¿Eres una procrastinadora crónica?

Aunque suene a trabalenguas, esta condición puede afectarte personal, profesional y hasta emocionalmente.