Los probióticos

Los productos lácteos, en especial los yogures, son vehículos principales de los probióticos que son una bacteria viva.

A pesar de que las bacterias tienen una mala reputación por causar enfermedades hay ciertos alimentos y suplementos que contienen bacterias vivas y que las combaten. Los europeos del norte consumen mucho de estos microorganismos llamados probióticos ( Pro y Biota significan “Para la vida”) porque dentro de sus costumbres está el ingerir alimentos fermentados con este tipo de bacteria como los yogures. Hasta hace relativamente poco, vimos en Colombia la inclusión de estas bebidas lácteas que contenían probióticos pero muchos desconocen para qué sirve su ingesta.

Dentro de los beneficios, los especialistas en enfermedades digestivas recomiendan los probióticos en especial para el síndrome del colón irritado. Las terapias de probióticos también son buenas para tratar enfermedades gastrointestinales como también retardar ciertas alergias en los niños y para tratar y prevenir infecciones urinarias y vaginales en las mujeres.

El yogur es la leche que se ha fermentado con la bacteria láctica. Las virtudes de su consumo, entre otras, tiene que ver con su acción en los intestinos y con el aporte de calcio, potasio, fósforo y vitaminas A y B. Además suele aportar pocas calorías y su digestión se hace en una hora si se compara con la leche que es más complicada de digerir.

¿Cómo hacer yogur en casa?

4 tazas de leche

¼ de Yogur entero sin endulzar del más fresco que consiga

Recipientes de vidrio que tengan una tapa

Un termómetro es ideal pero no esencial.

Caliente la leche lentamente pero sin que llegue a hervir. Se calienta hasta que se vean aparecer las primeras burbujas en la circunferencia de la olla. Hay que estar muy pendiente porque el punto puede pasar a ebullición en segundos.

Poner la olla de leche en un recipiente más grande que contenga agua fría para enfriarla hasta que llegue a los 38-40 grados.

Agregue el yogur a la leche y mezcle bien. Llene los tarros vacíos, tápelos y cúbralos con limpiones o alguna sabana que no use más para mantenerlos calientes durante 8 horas.

Póngalos en la nevera y disfrute endulzándolos con mermelada casera de frutas. 

Temas relacionados

 

últimas noticias

Ver crecer superhéroes

Horóscopo de la semana, ¡solo para mamás!

9 series de Netflix que toda mamá debería ver