¿Cómo responder a los retos en materia de medio ambiente y desarrollo sostenible?

hace 1 min

Estos son los exámenes que debe hacerse después de los 40

Pruebas para los ojos, la sangre y la presión arterial son algunas de las recomendaciones que hacen los expertos a quienes superan esta edad. Comience un año saludable y compruebe que todo está bien en su cuerpo.

iStock

Los años no llegan solos. Después de los 40, el cuerpo es más propenso a enfermarse y, aunque muchos males dependen de antecedentes familiares y factores como el género o el estilo de vida, existen condiciones ante las que la mayoría de esta población es más vulnerable.

Por fortuna, pueden ser detectadas a tiempo a través de pruebas que conviene realizar cada año. Ana María Castillo, subgerente de medicina preventiva de Colsanitas, explica que existe una lista de exámenes mínimos a los que todas las personas deberían someterse. Fue creada por un grupo de expertos y se conoce como la “Guía de servicios clínicos preventivos”, de la Preventive Services Task Force de Estados Unidos.

Castillo explica algunos de los más importantes e invita a ponerse al día con la salud, aprovechando el comienzo de año.

Agudeza visual
Es una prueba sencilla que debe hacerse anualmente. Consiste en identificar letras, números o imágenes de distintos tamaños dispuestos en una tabla, desde una distancia de 6 metros con un solo ojo a la vez. De esta manera se diagnostican problemas o cambios en la visión que con el tiempo, si no se detectan y tratan, podrían ponerla en riesgo.

Uroanálisis y creatinina
Son exámenes de orina. El primero es útil para diagnosticar enfermedades como la diabetes, infecciones urinarias e insuficiencia renal. El otro permite evaluar cómo están funcionando los riñones y brinda información de proteínas en la sangre como la albúmina, cuya deficiencia indica desnutrición o trastornos intestinales.

Glucemia
Es un examen en ayunas que mide la cantidad de glucosa en la sangre. Permite confirmar o descartar un diagnóstico de diabetes o monitorear la evolución de quienes ya la padecen. Si el nivel oscila entre los 100 y los 125 ml/dL se habla de una prediabetes. Otros mecanismos para identificar esta enfermedad son la prueba de orina y la de tolerancia a la glucosa oral, que incluye dos exámenes de sangre, antes y después de tomar una bebida azucarada.

Medición de lípidos
Con una muestra de sangre en ayunas se miden los niveles de triglicéridos y el colesterol. Los primeros son un tipo de grasa que, en exceso, contribuyen al estrechamiento de las arterias, aumentando los riesgos de infarto o derrame cerebral. El colesterol en niveles muy altos se adhiere a las paredes de las arterias y puede llegar a obstruirlas.

Mamografía y citología
La realización periódica de ambos exámenes permite la detección temprana del virus del papiloma, el cáncer de seno y de cuello uterino. La mamografía es un tipo de radiografías de las  mamas, tomadas desde varios ángulos para identificar tejido dañado. La citología consiste en sacar una muestra de las células del cuello uterino.

Presión arterial
Con un esfigmomanómetro se ejerce presión en el brazo del paciente y se mide la fuerza de la sangre cuando bombea en las paredes de las arterias. Así se identifica la presión sistólica y la diastólica, que normalmente deben estar debajo de 120/80 mmHG; si superan los 140/90 mmHG se habla de hipertensión.

Temas relacionados