Un diamante en la corona