Amor en la cocina

Esta semana me escribió un amable lector solicitándome recetas vegetarianas.

Muchas gracias por sus amables palabras, y acá le vamos a dar gusto. Nada más sencillo pero sabroso que una buena sopa de tomates frescos, aromática y llena de amor.

Es una muestra de la cocina diaria, la que alimenta y reconforta, la que se queda en nuestra memoria. Cuando la preparo en mi restaurante, primero aso los tomates en el horno de leña para darles un rico toque ahumado, pero en casa se puede lograr un efecto similar en el horno o sobre la parrilla. Incluso, en una chimenea.

Esta sopita es ideal como entrada en una noche fría o para acompañar un asado. La clave está en licuar rápidamente los tomates para que queden trozos que aporten textura.

SOPITA DE TOMATES ASADOS

INGREDIENTES

2 kilos de tomates chontos bien maduros

Caldo de vegetales

1/2 taza de aceite de oliva

1/2 cucharada de sal de ajo

2 cucharadas de mezcla de hierbas aromáticas (orégano, tomillo, laurel…)

PREPARACIÓN

Retire la punta del pie a los tomates y hágales un corte en cruz en la otra punta para facilitar el pelado. Póngalos en una bandeja honda junto con el aceite de oliva, la sal de ajo y las hierbas, y áselos en un horno precalentado a 450 °F o sobre la parrilla, hasta que estén cocidos y bien marcados. Retírelos y déjelos enfriar. Reserve todo el líquido de la cocción. Pele los tomates y píquelos. Póngalos en una olla con los líquidos de cocción y caldo de vegetales y cocine durante 15 minutos. Licue brevemente; la idea es que quede con trozos de tomate. Rectifique la sazón con sal y pimienta y sirva acompañando con tostadas de buen pan campesino.

[email protected] / www.harrysasson.com