Llegó la Navidad: Arroz con leche y naranja

Llegaron las fiestas de fin de año, y con ellas el gusto por compartir la mesa junto a la familia y los amigos.

La tradición dicta que en la noche de Navidad y el 31 de diciembre se deben preparar manjares especiales para brindar a los invitados. Sin importar que sea humilde o suntuosa, se trata quizá de la ocasión más esperada del año, y esto se ve reflejado en los platos que se sirven: elaborados con amor, con dedicación y con abundancia. Y yo les tengo un menú para estas fechas, para que tengan ideas e inspiración para su propia cena. Vamos a comenzar por el final, con el postre. Quiero proponerles un clásico de la cocina colombiana (aunque no es originario de aquí), esta vez con un toque diferente: un arroz con leche aromatizado con naranja fresca, que irá de maravilla como punto final para la cena más especial.

INGREDIENTES

200 gramos de arroz

75 gramos de azúcar

60 gramos de mantequilla

500 ml de leche

300 ml de crema de leche

300 ml de jugo de naranja fresco

Piel de una naranja

PREPARACIÓN

Lave el arroz en un colador bajo el grifo. En una olla a fuego medio caliente la leche, la crema de leche, la mitad del jugo de naranja y la piel de naranja. Cuando suelte el hervor, reduzca a fuego bajo, agregue el arroz y revuelva. Deje cocinar lentamente entre 30 y 35 minutos, revolviendo de cuando en cuando. Aparte, en una sartén, derrita la mantequilla, agregue el azúcar y el jugo de naranja restante. Cuando el arroz esté a punto, añada la mezcla de azúcar y mantequilla y revuelva todo muy bien. Termine de cocinar hasta que el arroz esté listo. Retire del fuego, deje enfriar un poco, vierta en una refractaria y refrigere hasta servir.

 

Refresco y sorbete de tomate de mesa

Productos como el refresco, el néctar y el sorbete de tomate de mesa se desarrollaron para aprovechar propiedades nutricionales de esta hortaliza, una de las más consumidas en el mundo. Para el néctar se licuaron 800 gramos de pulpa de tomate de mesa. El procedimiento se repitió, y luego a la mezcla se le agregaron 424 gramos de azúcar y 2,5 litros de agua, y se añadió 0,2 % de ácido cítrico para intensificar el sabor. El sorbete, por su parte, es un postre helado que en este caso se hizo sin agua, sólo con tomate y mango. La receta incluyó 500 gramos de la hortaliza y un kilogramo de fruta, 125 gramos de pepino y 10 gramos de menta; mientras que para el refresco se usaron 111 gramos de tomate para un litro de agua, 135 gramos de azúcar y cinco gramos de jengibre. Los ingredientes se licuaron, colaron y cocinaron durante tres minutos. Después se refrigeró. Autoires: Johan Camilo Vergara Ríos, estudiante de Ingeniería Agrícola de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín, quien trabajó con Daniela Agudelo Arboleda.

Temas relacionados