A ritmo de ron

El mundo del ron es tan amplio como el Caribe mismo, ya que casi en todos los países de esta enorme y rica cuenca se destila el jugo de la caña, produciendo en muchos casos licores de magnífica calidad.

Son famosos los venezolanos, por ejemplo, con el Diplomático y el Santa Teresa a la cabeza; o los panameños, cuyo embajador es el ron Abuelo. En Nicaragua ha hecho carrera el Flor de Caña, mientras que Guatemala es territorio del Zacapa. En Cuba manda el Havana Club, en Puerto Rico el Bacardí, en República Dominicana el Barceló y de ahí hacia abajo cada isla tiene uno o varios representantes. Colombia no se queda atrás. Además de muy buenos rones de tradición, como el Viejo de Caldas o el Medellín, ahora han aparecido algunos rones especiales, como el rico La Hechicera que están elaborando con mucho éxito unos emprendedores en Barranquilla. Y cada uno de estos que he mencionado tiene su propia personalidad, su propio estilo… Unos más secos, otros más aromáticos, unos dulces como la miel, otros especiados… El destilado que mejor define nuestra herencia Caribeña, y si bien los buenos rones se toman puros, este es un corto homenaje creado por Haimer Ramírez en el bar de mi restaurante.

Ingredientes:

1/4 de naranja con piel
60 ml de ron añejo (ojalá de tipo agrícola)
1 dash de Angostura
Hielo
Soda

Preparación:

Ponga la naranja en un vaso corto, macérela suavemente con el lomo de una cuchara, vierta el ron y las gotas de Angostura. Llene con hielo y complete con soda.

[email protected] / www.harrysasson.com

Temas relacionados