No enferme a su perro con comida casera

Mezclarla con concentrado les puede ocasionar problemas de hígado graso y sobrepeso. Conozca algunas claves para extender la expectativa de vida de su perro hasta cinco años.

Hay que evitar alimentar a perros de raza grande con comida para pequeños. / Cortesía

Si usted tiene mascotas o se considera un amante de los animales, es probable que les haya hablado como si fueran una persona, los bebés de la casa. Y es que no es extraño escuchar que, más que acompañantes, perros y gatos se han ganado el privilegio de ser miembros de la familia, por lo que muchos dueños se esfuerzan para que tengan una vida larga y saludable. Recientemente, un estudio de Eukanuba encontró una forma de hacer esto posible en los caninos.

La investigación, que duró diez años, señala que la clave estaría en tener un sistema digestivo sano. “Se encontró que, a través de una combinación de nutrientes precisos y de buena calidad, los perros labradores extendieron su expectativa de vida de 12 años, que es lo normal, hasta los 17”, explica la veterinaria Viviana Lozada.

Y agregó que se eligieron 70 ejemplares de esta raza por su tendencia a la obesidad y a la degeneración de articulaciones, “por lo que los resultados que los beneficien se pueden traducir al resto de razas”.

En la alimentación se encontró que es clave dar prioridad a las proteínas de origen animal sobre las vegetales, pues hay que recordar que se trata de una especie principalmente carnívora y este componente es importante para mantener músculos sanos.

Asimismo es necesario asegurarse de que el alimento contenga ingredientes como vitamina E, que revierte los cambios de la función inmunitaria asociados con la edad; Omega 3 y 6, que moderan los procesos de inflamación, y los hidratos de carbono dietarios y L-carnitina, “que regulan el metabolismo y favorecen la quema de grasa”, dándoles a los perros más energía.

Más allá de los ingredientes, Lozada explica que para extender la vida de un perro hay que ser cuidadosos en otros ámbitos, como las raciones y el tipo de alimento, que dependen de la edad y el tamaño. Un perro de raza pequeña llega a la adultez entre los 9 y 12 meses, mientras que el grande se puede demorar hasta 24 meses.

“Es un gravísimo error darle un producto de razas pequeñas a un perro grande, porque acelera su crecimiento y causa daños degenerativos en el hueso”, agrega la experta. Hay que buscar que los niveles de calcio, fósforo y proteína para razas grandes sea menor.

Por último, no se puede pensar que alimentar a una mascota con comida casera es positivo, aunque sea un gesto cariñoso. “En realidad, les estamos quitando años de vida”, señala la experta, y agrega que este comportamiento genera desbalances nutricionales. La cuestión empeora si, además, los perros consumen concentrado diariamente, pues esta sobrealimentación lleva a problemas de obesidad e hígado graso.

Recuerde que una buena alimentación no es la única clave. El cariño y las visitas periódicas al veterinario (por lo menos dos veces al año), son fundamentales para una vida larga y feliz.