La propuesta es de Opción Ciudadana

Una ley para las especies amenazadas

Fue radicado un proyecto de ley que quiere crear un comité nacional para proteger la biodiversidad del país.

El oso de anteojos es una de las 407 especies animales amenazadas en Colombia. / Cortesía

Con cada año que pasa, la conmemoración del Día Internacional de la Biodiversidad, que se celebró esta semana, es cada vez más agridulce. Las presiones sobre animales y plantas son día a día más graves y en Colombia, calificado como el segundo país más biodiverso de la tierra, el panorama no es distinto al del resto del mundo: según el Ministerio de Ambiente, en el país existen 1.203 especies amenazadas, de las cuales 173 están en riesgo crítico de extinción.

El tráfico ilegal, la introducción de especies exóticas, la ampliación de la frontera agrícola, la transformación y fragmentación de hábitats y el cambio climático son la principales amenazas que deben enfrentar la fauna y la flora silvestres de nuestro país. Por eso, el senador Mauricio Aguilar, de Opción Ciudadana, radicó un proyecto de ley que busca asegurar la supervivencia de las especies amenazadas en el país.

“Ley de Protección de Especies Amenazadas de Colombia: definición de estado de conservación, hábitats críticos, determinantes ambientales e incentivos de conservación” es el nombre que lleva el borrador de 13 páginas que conoció El Espectador. El proyecto se enfoca principalmente en la coordinación de las entidades del Estado para garantizar la protección de las especies amenazadas.

Uno de los puntos claves de la iniciativa, que contó con el apoyo de Cambio Radical, tiene que ver con la creación del Comité Nacional de Especies Amenazadas, que, liderado por el Ministerio de Ambiente y con la presencia de otras 11 instituciones del orden nacional y local, así como de organizaciones ambientalistas, tendría la tarea de “investigar cuáles son nuestras especies de la lista roja y promover acciones para mitigar el daño a nuestros ecosistemas”, explicó Aguilar.

Además del Ministerio de Ambiente, en el comité tendrán asiento las carteras de Minas y Energía, Hacienda y Agricultura. La idea, señaló el congresista, es que el desarrollo de proyectos minero-energéticos o la expansión de la frontera agrícola se hagan teniendo en cuenta la presencia de especies amenazadas en aquellos lugares donde se desee adelantarse los proyectos. “Se necesita una acción coordinada entre ministerios para garantizar un desarrollo sostenible”, agregó.

Si bien en el comité el poder judicial también tendrá su silla, el proyecto no contempla un aumento en las penas o en las multas que deben pagar quienes trafiquen o dañen la flora y la fauna amenazadas del país. En su lugar, las labores del grupo se enfocarán en definir qué especies están amenazadas —añadiendo o eliminando—, teniendo en cuenta la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN), y qué acciones puede emprender el Estado para protegerlas.

Además, el proyecto contempla la creación de grupos de salvaguardas ambientales. Para su financiación, la ley contempla dos fuentes distintas: la primera, el fondo Colombia en Paz, encargado de repartir la plata del posconflicto, y la segunda, los pasivos ambientales, por ejemplo las regalías o los rubros que entran al Estado por compensación.