Apagón en Venezuela: el país está en riesgo de quedarse un mes sin luz

hace 5 horas

Los británicos dominaron las grandes vueltas de ciclismo en 2018

Chris Froome, Geraint Thomas y Simon Yates se ubicaron en lo más alto del podio en el Giro de Italia, Tour de Francia y Vuelta a España, respectivamente.

Simon Yates, campeón de la Vuelta a España.AFP

Gran Bretaña se quedó en lo más alto del podio en las grandes vueltas de ciclismo. Chris Froome, Geraint Thomas y Simon Yates se quedaron con el título de las tres competencias más importantes del ciclismo internacional: Giro de Italia, Tour de Francia y Vuelta a España. Los tres tuvieron una participación increíble, con momentos mágicos como el ataque trepidante de Froome en la etapa 19 del Giro o la defensa incansable de Yates en la tercera semana de la Vuelta.

Después de los británicos, se destacó la presentación de Tom Dumoulin: segundo en el Giro y en el Tour. Cerca de tocar el cielo con las manos, de convertirse en el primer corredor en 20 años en lograr un doblete añorado por todos, pero alcanzado por pocos. El último, el italiano Marco Pantani. Y un escalón abajo del holandés sobresale la figura de Miguel Ángel López, quien finalizó en la tercera posición en el Giro de Italia y en la Vuelta a España.

Tan solo tres ciclistas del pelotón internacional lograron repetir podio en las grandes vueltas del año. Chris Froome se une a la lista, con el título del Giro y el tercer puesto en el Tour de Francia. Los otros dos fueron los ya mencionados Dumoulin y Miguel Ángel López. También se destacó el español Enric Mas, quien se quedó con el segundo puesto en la Vuelta a España. El joven ciclista del equipo Quick Step Floors demostró su fortaleza en el ascenso e ilusiona al pueblo ibérico con grandes presentaciones a futuro.

Froome acabó con todos en el Giro

Después de días complicados, en los que incluso daban a Froome como descartado para luchar por el Giro, el británico hizo que la memoria de los fanáticos románticos del ciclismo se regresara a las décadas del 50 y el 60 para encontrar algo parecido a lo que hizo en el Colle della Finisterre. Apareció un Froome desbocado, que sepultó las esperanzas de Simon Yates en los primeros kilómetros del ascenso y posteriormente se marchó en solitario, a 80 kilómetros de la llegada.

El tetracampeón del Tour de Francia salió con la firme intención de vencer o morir y con su estilo desarmado fue aumentando segundos a todos sus rivales. Lo que hizo el líder del Sky dejó muy atrás etapas de leyenda que protagonizaron, tanto en el Tour de Francia como en el Giro de Italia y en La Vuelta a España, corredores como Fausto Coppi, Eddy Merckx, Luis Ocaña y en tiempos más recientes Alberto Contador. Gracias a esa gesta se quedó con el liderato del Giro en un día en el que Simon Yates se hundió y perdió hasta su posición dentro del top-10.

Thomas sentenció el Tour en una CRI de 31 km

Con fuerza, coraje y sin dejar espacio para las dudas de que es quien merece estar vestido de amarillo, Geraint Thomas afrontó los 31 kilómetros que separaban a Saint Pée Sur Nivelle de Espelette. Finalizó con un tiempo de 41:07, a tan solo 14 segundos de Tom Dumoulin, su rival más temible en el Tour de Francia. Una diferencia que le sirvió para mantenerse en el primer puesto de la clasificación general y que lo hará recorrer los 116 kilómetros del domingo entre Houilles y París vestido de amarillo, tocando a su vez el cielo con las manos.

Había avisado el viernes, "necesito hacer una buena contrarreloj". Lo decía sabiendo que la renta de 2:05 minutos sobre Tom Dumoulin no le aseguraba nada y menos con una prueba contra el reloj por delante. El holandés, con ese pedalear potente e incansable que lo caracteriza, era el rival a seguir con lupa. El que le amenazaba el sueño de vestirse de amarillo el domingo en París. Aunque el holandés ganó este sábado, su renta no fue suficiente para superar al británico, quien supo defenderse y cerró la crono con un tiempo soñado. Solo perdió segundos con los dos mejores en esta especialidad: Dumoulin y Chris Froome, quienes finalizaron segundo y tercero, respectivamente.

Simon Yates el más regular de la Vuelta

En Andorra, Simon Yates definió la Vuelta a España. El británico entró en la segunda posición en Andorra, llegó detrás de Thibaut Pinot. El británico hizo la mayor parte de la subida solo, atacó para alcanzar a Steven Kruijswijk, Nairo Quintana y Thibaut Pinot y desde allí no soltó la punta. Dejó pegado en el pavimento a Alejandro Valverde, Miguel Ángel López y Enric Mas. Ninguno de los tres pudo responder al arranconazo del pedalista del Mitchelton Scott, quien amplió la diferencia en la clasificación general y dio un golpe sólido sobre la mesa para reafirmarse como el líder de la competencia.

El perjudicado del día fue Alejandro Valverde. El español no pudo seguir el paso de Yates. Se vio falto de fuerzas, necesitó del apoyo de Nairo Quintana para no quedarse estacionado entre las rampas del Coll de la Rabassa en Andorra. Y perdió tiempo. Un minuto largo, empezó el día a 25 segundos y lo terminó a 1:38 minutos. Lejos del británico y apurando para que Steven Kruijswijk no le arrebatara el segundo puesto. El esfuerzo que ha hecho el pedalista del Movistar en estas dos semanas largas, le pasaron factura en un momento crucial.

 

últimas noticias