Mike Schmulson: ¡Con ojos lituanos para ver el béisbol!

A los 86 años, falleció el reconocido periodista Mike Schmulson, el hombre que impuso el béisbol en la televisión caribeña y colombiana. Un perfil del colega y amigo.

Mike Schmulson junto a Marcos Pérez, compañero de transmisión en Telecaribe. Foto: El Heraldo

Cualquiera podría jurar que era un barranquillero de raca mandaca. Pero la verdad verdadera es otra. Lo era de corazón, lo era por adopción, “porque en Barranquilla me quedo”, decía con el desparpajo que siempre lo caracterizó, parodiando la inolvidable pieza musical en la voz de Joe Arroyo.

Mike Schmulson nació en Lituania, el 16 marzo de 1930, y falleció este jueves 15 de diciembre de 2016, en Houston, Texas. Tenía dos años cuando llegó a tierras colombianas, a Ciénaga, Magdalena, debido a que sus padres, ambos médicos, fueron contratados para trabajar en la United Fruit Company, la empresa norteamericana que tenía a su cargo la explotación de la zona bananera, que por esos años, era ciertamente rica y valiosa para Colombia.

Pocos años más tarde, Mike se estableció en Barranquilla, donde obtuvo el grado de bachiller en el Colegio Americano de Barranquilla, y, posteriormente, estudió Ingeniería Química en la Universidad del Atlántico. Más tarde, se graduó en economía en la Universidad de Columbia, en Nueva York.

Con esas dos profesiones ni sus padres ni él esperaban que más temprano que tarde, aterrizara en las labores del periodismo, inicialmente como narrador de béisbol, y después, como periodista a carta cabal, que deja huella imborrable para las futuras generaciones.

De vez en cuando

Con nosotros mantuvo una cordial relación de amistad quizás más que de colegas. Cada vez que por labores del trabajo común nos encontrábamos, eran charlas inolvidables, apasionadas, discutiendo siempre sobre las cosas del béisbol, que lo apasionaba tanto como a mí. No tan frecuente como se pudiera creer, pero siempre estábamos en contacto.

“Oye Toño Andraus —me dijo recientemente desde el otro lado de la línea telefónica — Terry Francona tiene las de ganar con los Indios, porque está a un juego de asegurar la Serie; mientras que Joe Maddon tendría que ganar dos para romper todas las maldiciones y pronósticos adversos que tiene su novena”.

Ciertamente, la Cita de Otoño se trasladaba a Cleveland para los partidos seis y siete; los Indios estaban en ventaja de 3 victorias frente a 2 derrotas. Con un triunfo más, la tribu de Francona se hubiese llevado el codiciado trofeo del béisbol de las Grandes Ligas.

Los Cachorros ganaron la Serie Mundial y ese pasado 2 de noviembre, fue la última aparición de Mike en Telecaribe, narrando béisbol de Grandes Ligas, acompañado, entre otros, por Marcos Pérez Quintero, el hijo del inmortal Marcos Pérez Caicedo; pero compartía también su tarea con Orlando Palma, Rúgero Manotas y Eugenio Baena, entre otros.

Nunca se supo si fue un seguidor de los “elegantes” de Vanytor, o de los “eléctricos” del Willard, en la primera época dorada del béisbol profesional colombiano de los años 50; o si era aficionado de los Cardenales de San Luis o de los Dodgers de Los Ángeles, en las Grandes Ligas, pero si conocíamos que no le caían bien los Yanquis de Nueva York.

Con Jaime Jiménez, “el coloso”, trasmitió en noviembre de 1964 desde el estadio de fútbol El Campín, de Bogotá, la pelea de título mundial del peso gallo, entre el brasileño Eder Jofre y el colombiano Bernardo Caraballo.

Con Marcos Pérez Caicedo, por muchos años, por ejemplo; y con Ventura Díaz Mejía, otros tantos, Mike estaba al frente de los micrófonos para narrar béisbol. Y después describió para los colombianos el imparable de oro de Édgar Rentería, con los Marlins de la Florida en 1997, frente a los Indios de Cleveland, en el décimo episodio del séptimo y último juego; y el cuadrangular con los Gigantes de San Francisco, en el 2014, contra los Reales de Kansas City, batazos oportunos que coronaron a las novenas en donde jugaba el formidable pelotero barranquillero, con el título de la Serie Mundial.

De frente con Mike

Además de ser un consagrado hombre de la prensa, la radio y la televisión, Mike Schmulson fue un dirigente industrial reconocido no solo en Barranquilla sino en toda la Costa Atlántica, y por esas cosas de la vida, incursionó en la política, hasta el punto que, durante diez años, fue concejal de la capital del Atlántico.

Narraba con facilidad béisbol, con sus anécdotas y cosas curiosas, descripciones que expresaba por el Canal Telecaribe en juegos de la temporada del béisbol de las Grandes Ligas, incluyendo partidos de la postemporada y de las Series Mundiales, desde cuando apareció la pantalla chica regional en el caribe colombiano.

De frente con Mike”, era un programa televisivo que se transmitía por Telecaribe desde hacía más de una década, por donde desfilaban para “confesarse” destacados personajes de la vida barranquillera, atlanticense, de la Costa Caribe y del país, bien fuesen políticos, artistas, deportistas, de la vida social o de la vida empresarial, con tanto éxito, que se le calificaba como uno de los más reconocidos en la región.

Su carrera como narrador deportivo empezó en 1946, con motivo de los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla, cuando el 11 de diciembre, un día después de la victoria de Colombia sobre Cuba, con un magistral trabajo del lanzador derecho colombiano Carlos ''Petaca'' Rodríguez, se les olvidó a sus compañeros de radio que el torneo seguía, que había que transmitir los partidos de la jornada de ese día, pero que la gran parranda por la celebración de tan inolvidable triunfo, continuaba sin detenerse 48 horas más tarde.

Desde ese 11 de diciembre de 1946, Schmulson estuvo metido en la radio colombiana; luego en el periodismo y, finalmente, en la televisión.

La Gran Polémica

Schmulson hizo parte de la época brillante del programa de Caracol Radio de los años 70, ''La Gran Polémica Nacional de los Deportes'', al lado de grandes periodistas, como Humberto Jaimes Cañarete, Mike Forero Nougués, Miguel Zapata Restrepo, Álvaro Muñoz Cuéllar, y otros destacados colegas de diferentes regiones del país.

Schmulson es considerado como uno de los pocos periodistas barranquilleros que ha sobresalido en el ámbito nacional, y él recordaba que uno de sus grandes e inolvidables compañeros de transmisión, lo fue el sin par Marcos Pérez Caicedo, sin duda alguna, el mejor narrador deportivo que ha dado la Costa Atlántica en todos sus tiempos, con quien compartió muchos años en las transmisiones beisboleras, tanto nacionales como internacionales, incluyendo juegos de la temporada del béisbol de las Grandes Ligas y de Series Mundiales, en la época en que la radio colombiana dictaba cátedra en materia de transmisiones deportivas.

Casado con doña Susie Steckerl, de cuya unión nacieron seis hijos, cuatro varones y dos mujeres, y una prole de 16 nietos, Mike siempre dijo que Barranquilla le dio todo, ''que Barranquilla no es solo Júnior sino muchas otras cosas más, todas con el sabor caribe y vernáculo de la gente de la Costa Atlántica'', y que ''Barranquilla es el mejor vividero del mundo’’.

Paz en la tumba de Mike Schmulson, y nuestras condolencias a todos los miembros de su familia.

Temas relacionados