Naomi Watts dará vida a la princesa de Gales en "Diana"

El multimillonario árabe Dody Al Fayed sera interpretado por el actor canadiense Cas Anvar.

La película de Oliver Hirschbiegel se centra en los dos últimos años de vida de Diana Spencer, interpretada por Naomi Watts.
La película de Oliver Hirschbiegel se centra en los dos últimos años de vida de Diana Spencer, interpretada por Naomi Watts.

La actriz australiana Naomi Watts, aunque nacida en Reino Unido y dos veces nominada al Óscar por "Lo imposible" (2012) y "21 gramos" (2003), asume el reto de dar vida a la icónica figura de Diana de Gales en el biopic "Diana", que tendrá su estreno mundial el próximo 5 de septiembre. (Ver el tráiler).

Dirigida por Olivier Hirschbiegel, nominado al Óscar por su película "El hundimiento", y con guion de Stephen Jeffreys ("El libertino", 2004), "Diana" es un retrato íntimo de los dos últimos años de vida de Lady Diana Spencer, Princesa de Gales.

Naveen Andrews, conocido por su trabajo en "El paciente inglés" o en series como "Lost", interpretará al doctor Hasnat Khan, el prestigioso cirujano pakistaní con el que Diana mantuvo una intensa relación tras su divorcio y fue el "amor de su vida", según algunos biógrafos.

De hecho, la película arranca en mayo de 1997, cuando la princesa voló a Pakistán para conocer a la familia de Khan, en aquel momento el hombre con el que quería casarse.

Diana había conocido al médico en 1995, poco antes de firmar su divorcio de Carlos de Inglaterra, cuando acudió al hospital Royal Brompton de Londres a visitar al marido de su amiga y acupuntora Oonagh Toffolo, Joseph, al que el doctor Khan había realizado un triple bypass.

Pero en la vida de Diana estaba a punto de aparecer el que fuera su último compañero, el multimillonario árabe Dody Al Fayed, al que dará vida el actor canadiense Cas Anvar.

En el reparto, junto a Watts, camaleónica como nunca, transmutada en la "princesa del pueblo" con su misma mirada lánguida, Douglas Hodge, en el papel del mayordomo Paul Burrell; Geraldine James, como Oonagh Toffolo, y Charles Edwards como el secretario privado de la princesa, Patrick Jephson.

Además de la historia de amor de la princesa, la película también aborda sus actividades benéficas en organizaciones no lucrativas e intenta explicar cómo trató siempre de hallar la felicidad, hasta el día de su muerte, el 31 de agosto de 1997, en un trágico accidente de tráfico en un túnel de París.