Publicidad
Actualidad 24 Oct 2013 - 6:26 am

Cuestionamientos al científico colombiano

Los dudosos honores del científico colombiano Raúl Cuero

El investigador no trabaja en la NASA ni tiene las patentes que dice tener, según concluye una investigación de exprofesor de la U. Nacional.

Por: Rodrigo Bernal* / Especial para El Espectador
  • 13361Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/actualidad/los-dudosos-honores-del-cientifico-colombiano-raul-cuer-articulo-454167
    http://tinyurl.com/lduekld
  • 0
  • 788
Según la investigación de Rodrigo Bernal, profesor en la Universidad Nacional hasta 2007, hay dudas sobre los reconocimientos, número de artículos científicos y patentes de Raúl Cuero. / Cortesía Federación Nacional de Cafeteros

El precario estado de la ciencia en Colombia y la pobre percepción que de ella tiene la sociedad se han puesto en evidencia en los últimos años, con el endiosamiento que los medios de todo el país han hecho del científico colombiano Raúl Cuero. Numerosos periodistas han escrito impresionantes panegíricos sobre este científico, sin el menor espíritu crítico y sin verificar fuentes, basados únicamente en la información suministrada por él mismo. Lo cual no sería problema si esa información fuera exacta. Pero no lo es. ( Vea la respuesta de Raúl Cuero)

La primera vez que oí mencionar a Raúl Cuero fue en un artículo de prensa en el que hablaban de sus innumerables logros científicos. Lleno de orgullo nacional corrí a buscar en Google para conocer más sobre ese compatriota genial, que dejaba tan en alto el nombre de Colombia. Fue así como llegué a su propia página de internet (www.raulcuerobiotech.com). Pero a medida que la examinaba en detalle, empecé a descubrir, con profunda frustración, que los logros científicos de Cuero son mucho menos grandiosos de lo que se nos ha hecho creer; que se ha construido de él una imagen gloriosa, enriquecida con mentiras, verdades a medias y distorsiones, que no resisten un análisis minucioso. (Vea la galería: Lo que dijeron los medios sobre Raúl Cuero)

Creí justo dar a conocer la verdadera dimensión del ídolo, para que la admiración que se le brinde sea una opción informada. Así que realicé una investigación minuciosa sobre su producción científica, y en julio de 2012 escribí un artículo, que finalmente archivé. Al ver la entrevista que la periodista María Isabel Rueda acaba de hacerle en El Tiempo al científico y leer su pregunta de si aspira alguna vez a ganarse el Premio Nobel, entendí que el mito de Cuero se había desbordado. El despropósito de asociarlo con un Premio Nobel me produjo una confusa mezcla de lástima por el investigador, vergüenza ajena por la periodista y desolación por Colombia toda y su ciencia, manejada por los medios con la misma ligereza con la que se manejan las trivialidades de la farándula. Así que decidí publicar el artículo. Sé que al hacerlo me expongo a duras críticas, pero qué le vamos a hacer: yo me limito a presentar los hechos.

Para comenzar, la lista de publicaciones científicas que Raúl Cuero presenta en su página de internet es una confusa mezcla en la que es difícil discernir lo publicado de lo soñado, lo escrito por él de lo escrito sobre él, lo relevante de lo irrelevante. Incluye, por ejemplo, una nota acerca de uno de sus inventos, que apareció en el Houston Chronicle, un diario de Texas, y otra que salió en el Wall Street Journal, en la que Cuero no es siquiera el personaje central. El modo como Cuero cita las publicaciones es ya de por sí sospechoso para quien esté familiarizado con la literatura académica. Pero a cambio de esto, la página está llena de honores y reconocimientos de toda clase, y muchas, muchas notas de prensa que hablan de su grandeza. Da la impresión de que el doctor Cuero gasta más tiempo en ocuparse de su imagen de gran científico, que en hacer verdadera ciencia. Baste con decir que es una de las pocas personas del mundo que ha escrito dos autobiografías.

La última de ellas, De Buenaventura a la NASA (Intermedio Editores, 2011), lo presenta como “uno de los científicos más importantes del mundo, aunque prácticamente desconocido en su patria”. Genio de la NASA, lo llamó en 2012 una periodista de El Tiempo. La glorificación ha sido tal, que incluso la Universidad de Caldas y la Universidad de Antioquia le han conferido sendos títulos de Doctor Honoris Causa. ¿Acaso esas instituciones no revisaron en detalle su hoja de vida antes de tomar tal decisión?

Veamos cuáles son las mentiras, distorsiones o imprecisiones que Raúl Cuero les ha presentado a los colombianos y que la prensa ha magnificado. La más llamativa, por supuesto, el cuento de la NASA: que Cuero salió de la pobreza y llegó a ser uno de los grandes científicos de la agencia espacial norteamericana. Aclaremos: el doctor Cuero no trabaja en la NASA. El doctor Cuero es profesor e investigador de la Prairie View A&M University, una universidad en Texas que ocupa el puesto 1.211 en la calificación de las universidades de los Estados Unidos y el puesto 41 entre las universidades de Texas.

La NASA ha puesto dinero para las investigaciones del doctor Cuero, para lo cual se firma un contrato, pero eso no quiere decir que el doctor Cuero trabaje en la NASA. Como no trabajan en Colciencias ni en la National Geographic los científicos que hacen investigación con dinero de esas organizaciones, y que también firman contrato con ellas. Los investigadores consiguen recursos para sus pesquisas de múltiples instituciones, sin que eso quiera decir que trabajen allí.

La otra historia de Cuero con la NASA es la de los premios que ha recibido de esa agencia, y que han dejado boquiabiertos a todos los periodistas. La realidad es mucho menos impresionante, según me lo aclaró en julio de 2012 Jesse Midgett, jefe técnico de la Junta de Inventos y Contribuciones de la NASA, que es la encargada de dar los reconocimientos. Esa junta, me explicó Midgett, otorga de manera rutinaria a cada invención que resulte de investigaciones financiadas por la NASA, un Certificado de Reconocimiento en el que consta que el invento en cuestión fue presentado para solicitar una patente. Dicho certificado va acompañado, de manera automática, por una pequeña suma de dinero, que en el caso del doctor Cuero fueron 500 dólares por un invento que hizo en colaboración con David McKay, del Centro Espacial Johnson. Pero son reconocimientos rutinarios para cada una de las patentes que, por centenares, solicita cada año la NASA. En 2008, el año en que Cuero recibió el suyo, la agencia solicitó 529 patentes. Para el invento más impactante de todos existe un premio de verdad, el Premio al Invento del Año (Invention of the Year Award), ese sí seleccionado minuciosamente de entre todas las invenciones del año.

El otro reconocimiento del que Cuero se vanagloria es aún más trivial. A raíz del invento mencionado atrás, Cuero y McKay escribieron para la revista NASA Brief Tech Magazine, que es una publicación divulgativa de esa agencia (no una revista científica), una nota de catorce líneas sobre su invención. Y cada autor que escribe una nota como esa recibe, también de manera rutinaria, el NASA Brief Tech Award, que no es otra cosa que un certificado, acompañado, cuando Cuero lo recibió, de una bonificación de 350 dólares. En la actualidad el certificado ya no va acompañado de dinero.

Entre certificaciones de patentes en trámite y artículos para NASA Brief Tech Magazine, la NASA entregó en 2008, además del que le dio a Cuero, otros 2.103 reconocimientos. Así que los famosos premios de Cuero en la NASA son simples bonificaciones de rutina. De hecho, esos reconocimientos son, en todo, equivalentes al puntaje o la bonificación que nuestras universidades le otorgan a cada investigador por sus publicaciones o sus patentes. Y ningún científico colombiano sale a alardear de esos reconocimientos.

Pero Cuero sabe cómo presentar la información para que suene más impresionante, conocedor de la admiración reverencial que la gente del común siente por la NASA. “Colombiano Raúl Cuero recibe otro premio de la NASA”, rezaba un titular de El Tiempo a mediados de junio de 2012. Cuando le pregunté a Jesse Midgett, de la Junta de Inventos y Contribuciones, por este nuevo premio, el 3 de julio de 2012, me respondió que los únicos reconocimientos a Cuero de los que él tiene noticia son los dos mencionados atrás. Me pregunto de qué premio se trataría, entonces, si el jefe técnico de la junta encargada de otorgarlos no tenía noticia.

Los inventos del doctor Cuero tampoco resisten un análisis detallado. Aunque hace unos días le dijo a María Isabel Rueda (y lo ha dicho a todo el que ha querido escucharlo) que tiene 13 patentes concedidas, la realidad es que sólo dos inventos suyos han sido patentados en los Estados Unidos, donde trabaja (patentes 5830459 de 1998 y 7309437 de 2007), y dos más fueron presentados para obtener una patente (solicitudes 10/740514 del 22 de diciembre de 2003 y 12/288818 del 23 de octubre de 2008), pero ambas solicitudes fueron abandonas al no responder el inventor a los requerimientos adicionales de los evaluadores, según consta en la Oficina de Patentes y Marcas Registradas de los Estados Unidos. ¿Y los otros inventos? Cuando muestre documentos, sabremos. Por ahora no son más que nombres pomposos: Producción de nanopartículas naturales; Producción de una batería natural. Sin más información; sin al menos una breve explicación del invento. De esta manera es difícil saber de qué se trata. Mientras uno no muestre una patente, aunque sea en trámite, o una publicación que describa su invento, uno puede decir que inventó cualquier cosa.

El año pasado anduvo Cuero deslumbrando a periodistas incautos, y a través de ellos a los colombianos todos, con la historia de la supuesta proteína que creó, que permitirá desarrollar vida en Marte. Un descubrimiento de semejante magnitud ameritaría, por lo menos, una solicitud de patente y un artículo en alguna de las revistas científicas más prestantes del mundo, como Nature o Science. Pero nada de eso se ve por ninguna parte. ¿Por qué? Porque una patente o un artículo científico están sujetos a una minuciosa evaluación por parte de investigadores de alto nivel, que revisan en detalle cada afirmación, cada proceso, cada resultado. Así que es más fácil irse a Colombia y presentar los inventos en las páginas de un diario, a través de periodistas que se limitan a repetir todo lo que Cuero les diga, sin preguntarle a nadie más, sin profundizar en el asunto.

También afirma el doctor Cuero en su página de internet que es investigador principal del SynBERC, el Centro para la Investigación en Ingeniería de la Biología Sintética, una prestigiosa alianza de renombradas universidades que incluye al MIT, Stanford, Harvard y la Universidad de California en Berkeley. Sin embargo, su nombre no aparece por ninguna parte en la página de internet de ese centro (www.synberc.org), ni como investigador principal, ni como investigador afiliado ni como nada. “El doctor Cuero hizo parte del SynBERC por varios años” —me respondió diplomáticamente el Dr. Jay Keasling, director de ese Centro, cuando le pregunté en junio de 2012—, “pero ya no recibe fondos de nosotros”. No sé si al SynBERC le importe saber que el doctor Cuero anda por ahí presentándose como uno de sus investigadores principales sin serlo.

Pero la más inexacta de todas las afirmaciones de Cuero es la de las publicaciones científicas, que en el mundo de la ciencia son uno de los indicadores universalmente usados para reconocer a los investigadores. En un ensayo que escribió para la Universidad de Antioquia, Cuero dice que el número de artículos publicados por él en revistas científicas es de más de 90. Pero después de espulgar minuciosamente su página de internet, y tras una búsqueda exhaustiva en las más importantes bases de datos de literatura científica del mundo, he podido rastrear sólo 24 artículos científicos y once capítulos de libros colegiados, es decir, un total de 35 publicaciones científicas escritas por Raúl Cuero a lo largo de 34 años. Y sólo ocho de ellas fueron producidas en los últimos catorce años. Cifras bastante bajas para un científico, incluso bajo los estándares de Colombia. Pero si sólo ha publicado 35 artículos, entonces ¿dónde están los otros 55 de los que Cuero habla? Se trata en realidad de resúmenes presentados en congresos, informes técnicos inéditos, guías de laboratorio, un artículo de prensa y otras cosas por el estilo.

Pero tan grave como los 55 artículos que no aparecen por ninguna parte son los artículos de su supuesta autoría que están citados en su página en internet, pero que aparentemente no existen. En vano he tratado de localizar dos de ellos: incluso le envié un mensaje al propio doctor Cuero pidiéndole una copia de cada uno, práctica común en el medio académico, pero no obtuve respuesta.

La hoja de vida de Cuero está desfigurada, incluso, en los reconocimientos y honores recibidos, a los que él les da tanta importancia. Un ejemplo es la supuesta Medalla de la Orden Simón Bolívar, Título de Caballero, que según su página web le fue concedida por el Congreso de Colombia el 21 de mayo de 2004, “en reconocimiento a sus invenciones, su brillante carrera científica y su contribución a la sociedad”. Pues bien, cuando investigué el asunto en la Cámara de Representantes, la corporación que otorga esa medalla, no lograron encontrar en los archivos ninguna resolución que le otorgara a Cuero esa u otra distinción.

¿Corresponde el perfil académico que acabo de presentar al de uno de los científicos más importantes del mundo? Un investigador que publica ocho artículos científicos en catorce años es visto en los círculos de la ciencia como alguien que ya prácticamente no investiga más. Para poner en contexto la producción científica de Cuero, tomemos como ejemplo a una colega suya de la Universidad de Antioquia, la doctora Lucía Atehortúa, quien ha recibido cuatro patentes de la Oficina de Patentes y Marcas Registradas de los Estados Unidos, sólo en los últimos cinco años. Es que de eso se trata en gran medida la biotecnología: de inventar. Y los inventos se patentan, porque si no, es como si no existieran. Y un colega de Cuero en la Universidad de Berkeley, el doctor Jay Keasling, ha publicado 166 artículos científicos sólo en los últimos siete años, lapso durante el cual nuestro potencial Premio Nobel publicó tres. Pero ni el doctor Keasling ni la doctora Atehortúa alardean. Prefieren invertir el tiempo en investigar.

No pretendo decir que el doctor Raúl Cuero es un mal científico o que no ha hecho nada en su carrera académica. Ya sus colegas juzgarán si su trabajo es bueno o malo. Lo que quiero es poner las cosas en su justa dimensión; señalar lo grave que es construir el prestigio de nuestros científicos sobre mentiras o tergiversaciones, como se construyen tantas otras cosas en Colombia; resaltar el peligro que representa para el futuro de la ciencia en el país el que los científicos maduren a punta de periódico, como los aguacates, y no con base en sus verdaderos logros. No puede ser ese el mensaje que les demos a los jóvenes investigadores que serán los científicos de mañana.

Y los periodistas tienen aquí una gran responsabilidad, pues son ellos quienes han propalado la grandeza del doctor Cuero sin una rigurosa pesquisa independiente. De hecho, la investigación para este artículo debería haberla hecho un periodista, no yo. Pero ellos han preferido tomar el camino fácil de la adulación. En vano traté de animar en 2011 a una periodista de El Tiempo que ha escrito sobre Raúl Cuero, a que profundizara en las inconsistencias que yo había detectado en sus afirmaciones.

Lo más grave de este asunto es que precisamente el doctor Raúl Cuero es el fundador del Parque Internacional de la Creatividad (www.parquedelacreatividad.org), una institución que además de mantener el mito de grandeza del científico, desarrolla talleres de creatividad para jóvenes inventores en varias partes del país. Pero también en ella se ven cosas extrañas. En la página de internet del parque se afirma que “la prestigiosa revista Discovery Magazine (sic) presentó varias de nuestras tecnologías desarrolladas en el Parque de la Creatividad”. En realidad se trata al parecer de un anuncio pagado, de página entera y a todo color, en la revista Discover, una publicación popular sobre ciencia, de amplia difusión en los Estados Unidos. La publicación de un anuncio de estas características en esa revista cuesta actualmente 49.000 dólares. Toda una inversión. Si el Parque Internacional de la Creatividad se dedica en verdad a formar inventores, resulta preocupante que tanto joven prometedor se forme al lado de alguien propenso a distorsionar la realidad, el objeto mismo de estudio de la ciencia. ¿Es ese el ejemplo que queremos darles a las nuevas generaciones? ¿La jactancia en vez de la verdadera investigación? ¿La distorsión en vez del rigor académico?

Pero como ya endiosaron al doctor Cuero, así haya sido con base en méritos inflados, ahora lo consultan para todo. Escribió, por ejemplo, un ensayo para la Universidad de Antioquia sobre la educación, en el contexto del programa de gobierno departamental “Antioquia la más educada”, el cual apareció publicado en la revista Debates a comienzos de 2012. Es una pieza que vale la pena leer. Contiene frases como esta: “Hoy en día, en el paso de la antología a la epistemología, tiene que haber una praxia” (sic). Yo tampoco entendí, pero intuyo que no es nada muy profundo, a pesar de la jerigonza.

Hasta de nutrición humana le consultan ahora. El Tiempo publicó el 29 de junio de 2012 un artículo en el que un periodista habla con él sobre el tema, creyendo, doble ingenuidad, que uno de los mejores científicos del mundo “es el personaje indicado para definir una dieta balanceada”. Y Cuero, muy orondo, se explaya hablando sobre el tema, y hasta describe la que él llama la ‘dieta especial intelectual’.

Lo más triste de todo es que el doctor Cuero no necesitaría distorsionar la verdad para ganarse la admiración de sus compatriotas y ser un paradigma de verdad. Salir de la Buenaventura de los años cincuenta y llegar a ser profesor de una universidad en los Estados Unidos, publicar artículos científicos en revistas de prestigio y patentar inventos son grandes logros, que requieren de una enorme capacidad académica y un gran tesón. Pero inflar ese mérito atribuyéndose más producción científica de la que tiene y magnificar hasta la distorsión los alcances de su investigación para engañar a una sociedad incauta, son acciones que desdicen de su calidad de académico y lo desprestigian como científico. Al doctor Cuero le podría pasar como al noni: le atribuyeron tantas virtudes medicinales que no tiene, que al final la gente acabó por no creer ni en las que sí tiene. Y pasó al olvido.

Los artículos publicados por el Dr. Cuero

Al rastrear en bases de datos las publicaciones científicas de Raúl Cuero, sólo aparecieron 22 artículos. Al preguntarle por el resto de las 90 de las que dice ser autor, nos remitió un listado con cada una de ellas.

En la ciencia, el valor de una publicación depende de la calidad de la revista donde se publica (que sea una revista indexada) y su impacto en la comunidad científica.

En el listado enviado a El Espectador por Raúl Cuero, el número de artículos científicos publicados es 24. Once de las referencias que envió corresponden a capítulos de libros. El número de resúmenes o presentaciones en congresos es de 43. Las guías de laboratorio, informes técnicos o manuscritos inéditos suman cuatro. Tiene además: libros autopublicados (uno), conferencias magistrales (una), artículos de prensa (uno) y documentos repetidos (uno).

 * Ingeniero agrónomo de la U. Nacional y Ph.D. en Ciencias de la U. Aarhus, Dinamarca. Profesor del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Colombia entre 1984 y 2007. Actualmente es consultor independiente.

Relacionados

  • 788
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Juez rechaza exonerar a Messi por fraude fiscal
  • Familia de Luis Alfredo Ramos insistió en la inocencia del exgobernador
  • Niegan ingreso de Cano Estremera a Cali tras burlarse de las casas de pique

Lo más compartido

788
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Jeanel

Mar, 06/10/2014 - 15:32
Pues señores, entiendo como es la cosa. a uds los blancos sin escrupulos, meztisos hijos de los españoles violadores. Siempre ha sido asi, siempre buscan descalificar el logro cientifico de las personas negras, siempre buscan minimizarlos. Porque no tienen buscan tambien si Bill Gates es verdedaramente genio en la informatica. los elites del racismo ustedes no cambiaran nunca su pensamiento de destractor. que verguenza. publican mentiras y nada mas. busca a la nasa y la nasa les diran la verdad. jamas he visto un comentario los dudodos inventos de los blancos. Louis Pasteur no fue el pionero en estudios de microbios, fue un suramericano. Ecuatoriano. buscan la verdad, no el odio.
Opinión por:

Positano

Jue, 11/07/2013 - 15:43
Compatriotas foristas. Colombia, gracias a Dios, es un país cuya fortaleza puede fundamentarla en su diversidad étnica. El hecho de verificar el alcance verdadero( no mediático) de los logros de cualquier colombiano sea de la region que sea (país de regiones: otra diversidad enriquecedora) no constituye racismo. A Elkin Patarroyo también se le cuestionó su vacuna contra la malaria después de haberlo elevado a alturas insospechadas si ustedes bien recuerdan. Entonces mermemole a la sensiblería de que el Dr Cuero es negro o que nacio en Buenaventura etc. Nada tiene que ver, solamente se trata de que corroboremos toda su obra ya que es el mismo el que está ponderando sus logros y Ma Isabel Rueda , muy a la ligera- nada raro en ciertos pseudoperiodistas- ha salido a endiosar lo. Esperemos con prudencia que sea verdad todo lo que el Dr Cuero dice que ha logrado. Nada hay de racismo en verificar.
Opinión por:

Bonny Samana

Jue, 11/07/2013 - 15:42
SE NOTA QUE NO TIENEN MUCHO QUE HACER ESTOS PERIODISTAS BARATOS Y FRACASADOS DEL ESPECTADOR.. CON ESTA NOTICIA MAS DE 2 MESES COLGADA,,COMO SI EN EL PAIS NO PASARA NADA MAS IMPORTANTE...IGUAL LO POCO O MUCHO QUE HAYA HECHO ESTE SEÑOR MUCHOS EN COLOMBIA NUNCA LO VAN A LOGRAR..EMPEZANDO POR EL FRACASADO DE BERNAL....SI NO TIENEN MAS TEMAS YO LES DOY UNA LISAT: BACRIM..JUSTICIA...SALUD....NARCOTRAFICO....
Opinión por:

julleras

Jue, 11/07/2013 - 11:15
Me ha parecido terrible el ataque al Doctor Cuero. No se sí a su atacante, el Dr. Bernal lo inspiran los celos, la indignación o la obsesión por la calidad de los investigadores. Hasta cuando el Dr. Bernal tenga dos patentes y pueda entrar libremente a un Instituto de clase mundial, me parece que no tiene mucha autoridad para criticar. Que el Dr. Cuero exageró. Bueno, pues que levante la mano quién no haya exagerado en un currículum. Es usual ver que un diplomado se convierte en especialista. Me parece que en este caso todo el mundo le cayó encima a Cuero, y creo que el hecho de pertenecer a la población afro-descendiente tuvo mucho que ver.
Opinión por:

Positano

Jue, 11/07/2013 - 10:31
Lo que sucede en Colombia, -aparte del tema en si que usted cuestiona con altura- es que el periodismo en Colombia es completamente superficial, " light" como se dice ahora. Ya el sr Plinio Apuleyo Mendoza les halo las orejas hace un tiempo cuando les dijo a periodistas y Facultades de Periodismo que aqui no habia periodismo investigativo si no , meramente informador ( o desinformador?) y hasta "chivero" como dician antes.Los verdaderos periodistas deben sentirse ofendidos cuando llamamos como tal a cualquier persona que tiene un microfono en la mano o que ayuda con los cables en TV .
Opinión por:

CONTROLCINCO

Jue, 11/07/2013 - 10:05
TODAVIA LE ESTNDO CUERO AL POBRE CUERO. YA DEJENLO DESCANSAR.
Opinión por:

piropos

Jue, 11/07/2013 - 08:30
Comento respecto al racismo: Aquí se dice racismo por que se le dice morocho, negro o moreno. Las personas siempre tildan a las personas por lo que creen ser defectos. Pero no he visto que el color sea un defecto es una raza y por tanto no se debe considerar racismo este señalamiento de una característica propia de una persona. Es enarbolar su color de piel. Es lo mismo que decirle a un blanco "ese blanco o ese color de pollo o los demás como cara pálida, es una característica propia de su raza. Respecto al Sr. Cuero, me he dado cuenta que el Espectador empieza a hacer personajes falsos para luego tirarlos a la palestra publica. El Espectador endiosa y luego publica, para, precisamente, en el momento que no tiene noticias importante, sacar a relucir estas noticias creadas por sus falsos periodistas y así tener los espectadores que quiere tener.
Opinión por:

enfocado

Jue, 11/07/2013 - 08:13
EL MISMO CUERO DIJO QUE HA HECHO MUCHAS INVESTIGACIONES Y HA REPORTADO PARA PATENTAR INVENTOS, (ALGO DEMORADO), ENTONCES CUAL ES LA BRONCA?
Opinión por:

enfocado

Jue, 11/07/2013 - 07:40
EL UNICO CIENTIFICO NEGRO QUE HA HECHO ALGO EN EL EXTERIOR Y LLEGA UN RESENTIDO RACISTA BLANCO Y LO QUIERE ACABAR
Opinión por:

Gordofredo

Mie, 11/06/2013 - 20:02
No es de extrañar que hubiera sido precisamente María Isabel Rueda, la que endiosó al Dr. Cuero. No es fácil olvidar, su activa colaboración en el desprestigio del sr. Almirante Arango Bacci, finalmente declarado inocente por la Corte Suprema de Justicia. Se trataba de un miserable montaje, del que la abogada metida a periodista, no investigó nada, como pasa con todos sus sesgados y peligrosos escritos. Debería esta, ser razón suficiente para rechazar sus escritos en un medio tan importante como el Tiempo.
Opinión por:

CONTROLCINCO

Mie, 11/06/2013 - 18:08
ES QUE YO SOY NEGRO TAMBIEN Y SI EL AVISPADO FUERA UN BLANCO, YO LE DIRIA UN CARA PALIDA, COMO LES DECIA JERONIMO A LOS BLANCOS. PERO ESO NO ES RACISMO.
Opinión por:

Toribioa

Mie, 11/06/2013 - 15:15
Algún forista dijo por ahí "ese morochito.." para referirse a Cuero. Entonces se va viendo desde ahí cierto componente racista en lamaprecición del científico....
Opinión por:

Toribioa

Mie, 11/06/2013 - 15:16
la apreciación*
Opinión por:

CONTROLCINCO

Mar, 11/05/2013 - 18:48
YO CREO QUE PARA ACABAR CON ESA DISCUSION SE DEBEN PUBLICAR LOS ESTUDIOS QUE HA HECHO EL MOROCHITO, TANTO DE LA PRIMARIA PASANDO POR EL BACHILLERATO Y UNIVERSIDAD, ADEMAS QUE ESPECIALIZACIONES HA HECHO Y CUAL ES SUFUERTE, Y POR OTRA PARTE, CUALES SON LOS ESTUDIOS Y DESCUBRIMIENTOS QUE HA HECHO Y PORQUE AUTORIDAD CIENTIFICA HAN SIDO AVALADOS. ESE CUENTICO QUE DICEN QUE TRIUNFA EN LA NASA, Y QUE HA HECHO GRANDES DESCUBRIMIENTOS, PARA MI ES PURO CUENTO SI NO SE PRUEBAN, YO ESAS NOTICIAS LAS RECIBO CON BENEFICIO DE INVENTARIO.
Opinión por:

goyorollo

Mar, 11/05/2013 - 11:21
Esta claro que el profesor Cuero se cansó de la investigación y ahora se dedica a la charlatanería, pasó de un extremo a otro: de buscar la verdad a fabricar la suya, de investigar a ocultar, de la humildad a la vanidad. Y los medios como raro ya no investigan antes de publicar... buena esa profesor Bernal, que buena investigación, lo felicito por buscar la verdad y tratar de abrirnos los ojos frente a lo que representa el profesor Cuero.
Opinión por:

Certero.33

Mie, 11/06/2013 - 00:00
Tiene razón. Un "científico" que tiene publicadas DOS AUTOBIOGRAFÍAS apesta a VANIDAD.
Opinión por:

CONTROLCINCO

Lun, 11/04/2013 - 18:00
POR INTERMEDIO DEL INTERNET YO ME MANTENGO ESCUDRIÑANDO Y NO ME ENTERADO POR LOS MEDIOS INTERNACIONALES DE LO QUE AQUI SE DICE DEL DOCTOR CUERO. ME PARECE QUE EL MOROCHITO ESTA METIENDO CAÑA (AUNQUE YO SOY NEGRO TAMBIEN).QUE NO VAYA A PASAR CON EL MOROCHITO, COMO PASO CON UNA VIEJA "EMBARAZADA", QUE LA SACARON POR LA PRENSA Y T.V., Y ESTABA ERA LLENA DE TRAPOS ,PORQUE DECIA QUE TENIA SIETE FETOS.
Opinión por:

DURDEN_AGAIN

Lun, 11/04/2013 - 11:33
mmm... le creo a Cuero. Recordemos que una persona por el hecho de nacer en bogotá.... se cree mas inteligente que el resto del país.... es como una especia de matoneo al negrito.
Opinión por:

pepadebrigard@yahoo.com

Dom, 11/03/2013 - 19:53
Si Rodrigo Bernal el autor de este artículo no se hubiera tomado tanto tiempo despellejando a Cuero, probablemente sería un mejor científico. Si Raúl Cuero no hubiera gastado tanto tiempo inflando su producción, probablemente su producción científica sería mayor. Si los periodistas no ahorraran tanto tiempo a la hora de investigar, no habría sido tan estruendoso el derrumbe de su catedral de lambonería mentirosa. Este artículo puede dar luces al respecto: http://www.razonpublica.com/index.php/politica-y-gobierno-temas-27/7153-la-producci%C3%B3n-cient%C3%ADfica-y-el-lugar-equivocado.html
Opinión por:

biciadicto

Sab, 11/02/2013 - 20:26
Idolo con pies de barro, vivo acá en USA y trabajo en una Universidad, no había escuchado hablar de este señor y por lo que pude investigar en Google, es un inventor pero sin llegar a ser llamado científico en níngun lado, honor a quien honor merece, no hay que inventarses honores o premios, científicos reconocidos a nivel mundial Patarroyo, Llinas, y demás.
Opinión por:

domingos da guìa

Sab, 11/02/2013 - 18:13
frases como la de dario echandia, cuando describió que Colombia es un país de cafres; con artículos como estos aun me convenzo mas, este artículo no es si no un vulgar y grosero panfleto farandulero ( por no ser verdulero) en contra de una persona, es un rio de tinta con veneno mezclado, y en vez de ser una seria disertación es un agresivo " saca clavos"; si el profesor cuero se equivoco y se dejo llevar por la vanidad y se comió de cuento a todo el país es la comunidad científica la que lo debe juzgar y rebatir sus tesis y no este pseudor articulo que parece redactado mas por la negra candela que por un científico.
Opinión por:

Gordofredo

Mie, 11/06/2013 - 20:10
Por favor señor Domingos da Guía; tómese la molestia de revisar quién es el escritor de la crítica que tanto le molesta. Se trata de un científico con suficiente formación. El doctor Rodrigo Bernal tiene total autoridad para criticar al Dr, Cuero.
Opinión por:

Gordofredo

Mie, 11/06/2013 - 20:07
Por favor señor Domingos da Guía; tómese la molestia de revisar quién es el escritor de la crítica que tanto le molesta. Se trata de un científico con suficiente formación.
Opinión por:

Helez

Sab, 11/02/2013 - 17:01
este comentario va dirigido a las mentes obtusas a las que la carencia de argumentos para afrontar el debate los obliga a insultar, desconociendo su propia ignorancia al olvidar que La ignorancia es el principio de la sabiduría y el alimento diario de los científicos y que la sabiduría es el principio de los ignorantes y el alimento diario de la ignorancia
Opinión por:

La Lupita

Sab, 11/02/2013 - 15:25
Muchos de los comentarios anteriores dmuestran una ignorancia casi absoluta del metodo cientifico y de la manera como un cientifico presenta su hoja de vida. Cuero NO es "professor" de ninguna Universidad Americana. Talvez sea Profesor Asistente. El Profesor require muchisimos mas meritos de los inventados por Cuero. Pero como en este pais cualquier pelagatos es "doctor". Ni Santos, ni Uribe, ni Samper (el Bojote o Daniel) son doctors como tampoco lo son miembros del congreso a de la CSJ. Esta gente ha pasado por Universidad pero un autentico doctorado require mucho mas studio. IGNORANTES!! NO ESCRIBAN SOBRE UN TEMA QUE DESCONOEN POR COMPLETO.
Opinión por:

Helez

Sab, 11/02/2013 - 05:59
Ojalá La violenta arremetida que este periodista ha hecho contra este científico colombiano, la utilizara contra los periodistas de fárandula y deportivos que con base en trivialid. y ligerezas y de pronto por intereses económicos personales, endiosan a individuos tan normales como el más normal de los normales. El estado y mucho menos el periodismo, poco o nada hace por destacar y reconocer las virtudes intelect. de los colomb. destacados. La labor científica ni la intelectual no produce dinero, ni genera fanatismos que permita la explotación económica de los fanàticos. la que puede generar riqueza son las trivialid. de la farándula y el fútbol, a ellas no se puede combatir por que sería patear la lonchera. Con verdades de sus logros plenas o a medias sigo siendo un admirador del dr cuero
Opinión por:

La Lupita

Sab, 11/02/2013 - 15:30
YO TAMBIEN ADMIRO EL CUERO PERO NO ME DEJO ENGANAR DE CUERO. CUANDO UN CIENTIFICO DISTORCIONA EN FORMA INTENCIONADA SU HOJA DE VIDA Y MEZCLA SUS PUBLICACIONES CON "ABSTRACTS" DE REUNIONES Y PUBLICACIONES EN LA PRENSA LAICA ES EVIDENTE QUE ESTA EMBAUCADO A SABIENDAS. ESTAS HISTORIETAS SE LAS TRAGAN LOS IGNORANTES. AQUI NO HAY RACISMO, NI ENVIDIA. ES LA REALIDAD DEL CHARLATAN. CUERO ES PAQUETE CHILENO, Y QUE AL QUE LE CAIGA EL GUANTE QUE SE LO PLANTE.
Opinión por:

minero1

Vie, 11/01/2013 - 21:07
pero cual de los que critican a el Dr cuero tiene siquiera la mitad de los estudios o los logros que tiene el? muchos o pocos pero los tiene! y no son ganados en la tapa de una gaseosa ! que pais! que gente! que periodistas! perdonalos señor !
Opinión por:

La Lupita

Sab, 11/02/2013 - 15:36
Porque tengo las publicaciones en autenticos "peer-reviewed journals" me atrevo a criticar la desfachatez de Cuero. He revisado su pagina de internet y seria risible si no fuera tan tragico que se haya demeritado por distorcionar en forma tan vulgar sus verdaderos meritos. Y no me venga con cuentos de racism, esa es la excusa de los incompetents. Digame si esta interesad@ en comprar un terreno bellisimo (100 fanegadas) en la Sabana de Bogota a 3.000 pesos por fanegada.
Opinión por:

conmemoria

Vie, 11/01/2013 - 11:46
BUENO.. EN UN PAIS EN DONDE IMPERA Y SE ADMIRA AL QUE MAS GAMINOSUDO SEA ANTE LOS MEDIOS, AL QUE MAS ESPETE BABOSADAS, MUERTES Y AMARILLISMOS..BIENVENIDA SEA LA EXAGERACION DEL CIENTIFICO. SI NO NUNCA SE HUBIERA NOTADO. POR QUE EL QUE VALE EN LOCOMBIA ES EL QUE ECHA BALA Y MOTOSIERRA. MEJOR QUE SE INVIERTA EN EDUCACION, CIENCIA Y TECNOLOGIA QUE EN LOS EFECTOS DE LOS DISCURSILLOS PARAURIBISTAS. NOTA: POR QUE CERRARON EL DAS, PERO RCN SIGUE FUNCIONANDO?.
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio