Más líos en las alcaldías locales de Bogotá

La Personería Distrital halló nuevas irregularidades en contratos suscritos por los alcaldes de Ciudad Bolívar, Engativá, Usme, Kennedy y Chapinero. Ya son 13 las alcaldías que están en la lupa de los entes de control.

Las posibles fallas se descubrieron en contratos de malla vial. / Archivo El Espectador

A pesar de los muchos anuncios y controles, las irregularidades en la contratación de las alcaldías locales no cesan. Al menos eso es lo que ha puesto en evidencia la Personería en el último año, tras el seguimiento al trabajo de las administraciones de cada localidad. En esta oportunidad, la lupa está sobre Ciudad Bolívar, Usme, Chapinero, Engativá y Kennedy, donde encontró posibles vicios en contratos firmados a finales del año pasado, en su mayoría, relacionados con obras de espacio público y malla vial. Estos casos se suman a ocho procesos abiertos contra funcionarios de las alcaldías de Suba, Teusaquillo, Los Mártires, Fontibón, Usaquén, Barrios Unidos, Santa Fe y Bosa.

En Kennedy encontró el fraccionamiento de un contrato de malla vial. Con cinco días de diferencias (22 y 27 de diciembre) adjudicaron dos licitaciones, una para rehabilitación y otra para mantenimiento del mismo tramo, por $10.923 millones y $11.396 millones. Para darle apariencia de legalidad, como documentos previos incluyeron en uno el estudio y diseño, y en el otro el diagnóstico. Para completar, adelantaron una sola licitación para adjudicar a un proponente la interventoría de estos dos contratos y cinco obras más, “hecho que se podría considerar una violación a los principios de planeación y vulneración a la participación plural de otras firmas y la selección objetiva”, explica la Personería.

>>> LEA: Contratación indebida, el mal de las alcaldías locales)

En Ciudad Bolívar hubo algo similar. Para el mantenimiento de un tramo vial, dividieron un contrato en tres. El primero, por $10.200 millones, para el mantenimiento; el segundo, por $1.450 millones, para la mezcla asfáltica, y el tercero, por $253 millones, para los conductores de la maquinaria. Y no solo eso. Al dividirlo, se omitieron compromisos claves para la contratación de la rehabilitación de malla vial. La licitación se adjudicó a finales de diciembre y El contratista recibió un anticipo de $3.000 millones, pero no se evidencian avances de obra.

En Engativá hubo una particularidad: se firmaron contratos para la intervención de seis tramos viales que, al parecer, ya habían sido intervenidos. El contrato se suscribió el 27 de diciembre y, como la priorización de los trayectos se derivó de la fase técnica, la Personería presume que no hubo estudios.

En Usme, las posibles irregularidades tienen que ver con obras de espacio público. Firmaron un contrato por $3.168 millones, al parecer sin estudios, para obras en cuatro barrios: La Fiscala, Yopal, Pedregal y San Juan. A la fecha, no hay pruebas del avances del trabajo.

>>> LEA: Advierten “graves irregularidades de contratación” en alcaldías locales de Bogotá

Finalmente, en Chapinero encontraron todos los males: fraccionamiento de contratos para obras en un tramo ya intervenido; contratos sin estudios y un posible direccionamiento. Se trató de un contrato por $4.831 millones para mantenimiento y rehabilitación de malla vial y espacio público, sin estudios. Para completar, se impusieron exigencias a los interesados, que solo cumplía un oferente.

Estos casos ya están en indagación preliminar, al igual que los ocho denunciados en el primer semestre del año. Se espera que, esta vez sí, más allá del anuncio, se puedan conocer avances concretos.