3 Sep 2014 - 4:10 a. m.

Carmen de Bolívar, epidemia de miedo

¿Un caso de histeria colectiva?

Redacción Vivir

El médico Iván Mendoza, director médico de electrofisiología del Jackson Memorial Hospital, una de las instituciones médicas más importantes del sur de Estados Unidos, entregó ayer un reporte independiente sobre el caso de las niñas de El Carmen de Bolívar.

En él concluyó que “no existen relaciones con la vacuna ni intoxicaciones” y que se “trató de una respuesta psicogénica masiva presíncope y síncope psicogénico masivo”.

Con este dictamen médico cobra más fuerza la hipótesis de que lo acontecido en este municipio del departamento de Bolívar hace dos semanas, cuando más de 250 niñas presentaron dolores de cabeza, adormecimiento de las extremidades y desmayos tras unas jornadas de vacunación contra el virus del papiloma humano, corresponde a lo que en otra época los psiquiatras conocían como “histeria colectiva”, pero que de un tiempo acá fue rebautizado como trastorno de conversión o trastorno psicogénico masivo. No es otra cosa que una constelación de síntomas compartidos por un grupo de personas sin que exista una causa identificable.

Algunos padres de familia y miembros de la comunidad de El Carmen de Bolívar se han sentido ofendidos desde que esta hipótesis fue puesta sobre la mesa por el propio ministro de Salud, Alejandro Gaviria. No es para menos, cree el médico epidemiólogo de la Universidad Javeriana Diego Rosselli, quien en 1998 documentó un caso similar entre mujeres jóvenes de una comunidad embera en Caquetá, “es un tema difícil de entender para la gente porque los síntomas son reales. No es una invención, ni actuación. Las niñas sí desarrollaron un cuadro clínico”.

John Clements, del departamento de vacunación e inmunización de la Organización Mundial de la Salud, documentó en un artículo publicado en 2003 una serie de casos en los que niños y adolescentes presentaron síntomas similares a los de las niñas de El Carmen de Bolívar después de programas de vacunación.

Uno de estos casos ocurrió el 29 de septiembre de 1998 en una escuela de Jordania. Durante los dos días siguientes al inicio del programa de vacunación en la escuela un total de 806 niños y niñas presentaron síntomas como dolor de cabeza, náusea, mareo, hiperventilación y desmayos. De estos, 122 fueron hospitalizados. Expertos concluyeron, luego de analizar minuciosamente el caso, que se trató de un trastorno de conversión o trastorno psicogénico masivo.

En su artículo, Clements también cita el caso de la ciudad de Mishan en China, donde unos 1.000 niños fueron hospitalizados por síntomas similares luego de implementar una jornada de vacunación contra la encefalitis japonesa.

El psiquiatra colombiano Rafael Salamanca señala que a la crisis de histeria conversiva que se presentó en El Carmen de Bolívar hay que sumar “al menos otras dos histerias colectivas: la de los medios y redes sociales y la del Gobierno”. Para él, unos y otros reaccionaron equivocadamente ante el caso, aumentando el miedo y el estrés en la población.

Comparte: