1 Aug 2018 - 6:17 p. m.

Con lo que valen diez Jaguars, usted podría comprar un castillo de "Game of Thornes"

Por más de $1.800 millones podría ser el dueño de este complejo de 15 habitaciones, diez baños y diez zonas comunes.

Redacción Actualidad

El mismo castillo en que Robb Stark mata a Rickard Karstark en la tercera temporada de Game of Thrones podría ser suyo. Este martes se anunció la venta de esta fortaleza que sirvió de locación para la famosa serie de HBO.

El complejo en la historia de ficción era la morada de la familia Tully, que era mejor conocido como Aguasdulces, pero en la vida real su nombre es el Castillo de Gosford, ubicado en Irlanda del Norte.

Aunque muchos creerían que el precio de la fortaleza tendría una cifra astronómica, el valor de esta edificación no supera los $2.000 millones. O sea, unos diez carros de lujo de la marca Jaguar XF (de $200 millones cada uno) y menos que un apartamento en Chicó Norte, zona exclusiva de Bogotá (que podría costar $4.000 millones).

Le puede interesar: Así fue el matrimonio de los actores de "Game of Thrones".

Por ese precio, que en realidad son $1.881.956.059, la persona que lo adquiera tendrá a su nombre una construcción del siglo XIX que cuenta con 1.066 metros cuadrados, 15 habitaciones, diez baños y diez zonas comunes.

La fortificación tiene tras sus muros y bajo techo mucha historia. Fue construida para Archibald Achenson, segundo conde de Gosford, y durante la Segunda Guerra Mundial sirvió como refugio para las tropas británicas y la finca que posee, como campo de prisioneros de guerra.

Lea: “Fuego y Sangre”, ¿de qué se trata la antesala de “Game of Thrones”?

Luego de concluida la guerra, la familia del conde vendió la edificación al Ministerio de Agricultura de Irlanda, donde establecieron el Gorsford Forest Park, el primer bosque de conservación de ese país

En 1983, sirvió como hotel. Más adelante se restauró y se adecuaron 23 residencias de lujo, y en 2006, el castillo se lanzó a la fama al ser uno de los complejos que usó la producción de Game of Thrones para la grabación de la historia.

En la última temporada de la producción, que se estrenó en julio de 2017, se invirtieron US$70 millones, logrando así, posicionarse entre la lista de las cinco series más costosas. 

Comparte: