30 Oct 2008 - 3:00 a. m.

De desapariciones y otros demonios

“Hace un año y dos meses que no sé nada de mi hijo. Alguien del barrio pasó por la casa y le ofreció trabajo en una finca en Villavicencio. Yo llamé a la finca y me dijeron que no sabían nada de él. Quien se lo llevó me dijo que él se lo había vendido a los paramilitares por $150.000”.

El Espectador

El testimonio es de una madre de Ciudad Bolívar, quien denunció ante la Personería de Bogotá la desaparición de su hijo, quien habría sido reclutado por un hombre de su barrio y entregado a las autodefensas. “Una semana antes de que salieran todas las denuncias de los muchachos de Ocaña, alguien que vio a mi hijo me dijo que él y otros seis se habían fugado. No sé nada más. Yo puse la denuncia en la Sijín, pero, hasta hoy, nadie me ha dicho nada de él”.

El personero de Bogotá, Francisco Rojas Birry, había denunciado desde hace unos meses que grupos ilegales estaban reclutando a jóvenes de la capital para llevarlos a otras regiones con el fin de que colaboraran en actividades ilegales. Ayer, frente a las decisiones del presidente Uribe de llamar a calificar servicios a oficiales de alta graduación, dijo: “Esta es una nueva forma de limpieza social. En vez de fusilarlos acá se los llevan y lo hacen en otro lugar. Hay personas que se aprovechan de la pobreza de los muchachos para engañarlos y así los reclutan para que terminen como falsos positivos”.

Asimismo, la institución también ha conocido denuncias de otras localidades de Bogotá, como Usme, Bosa, Kennedy y Engativá. Otra madre, también de Ciudad Bolívar, denunció que tuvo que huir de la localidad por la presión que había de grupos armados de enrolar a sus tres hijos en las filas de organizaciones ilegales que, según ella, son paramilitares. “Yo sé de más de 20 casos de madres que están en la misma posición mía. Mi hijo fue quien denunció esto ante la Fiscalía, pero allá nadie hizo nada. Yo desconfío de las autoridades, de la Policía y el Ejército, porque siento que hay parte de ellos en todo esto”.

Por su parte, la secretaria de Gobierno, Clara López, afirmó que dentro de los desaparecidos de Soacha también hay jóvenes de Ciudad Bolívar, Bosa y uno de Engativá.

Comparte: