3 May 2018 - 12:16 a. m.

El negocio en torno a la historia de Griselda Blanco, la reina de la cocaína

Su hijo, a quien Blanco bautizó como Michael Corleone, por la admiración que decía sentir por el capo de la mafia siciliana, es el gerente de una marca que explota la imagen de la mujer que introdujo a Pablo Escobar en el mundo del narcotráfico. Este año se cumplen seis años de su muerte.

-Redacción Actualidad

Hace seis años, el 3 de septiembre de 2012, dos disparos en la cabeza acabaron con la vida de Griselda Blanco, la mujer que introdujo a Pablo Escobar en el mundo del narcotráfico. A la salida de una carnicería en Medellín, dos hombres en moto se acercaron a ‘La viuda negra’ y la asesinaron. Tenía 72 años.

Para entonces, Blanco no acumulaba deudas con la justicia colombiana, sin embargo, según información judicial de la época, ‘La Madrina’ aún tenía deudas con el mundo de la mafia. Por eso la mataron. Había sido capturada en 1985 y extraditada a los Estados Unidos por conspiración para introducir cocaína; 19 años después de su captura, en el año 2004, fue deportada a Colombia.

Investigadores del caso explicaron en su momento que antiguos socios de Blanco sospecharon que, durante su estadía en Estados Unidos, habían sido delatados y, en consecuencia, muchos de sus cargamentos no lograron aterrizar en el país del norte.

Lea también: Los narcos y la farándula: breve historia de un matrimonio eterno

Es una dualidad extraña. Mientras las autoridades y la sociedad civil tratan de eliminar de raíz cualquier cosa que relacione su pasado con el del oscuro mundo del narcotráfico, aún se siguen registrando situaciones que hacen imposible dejar atrás la relación de Colombia con la mafia. Ese matrimonio se convirtió en un lucrativo producto de exportación. El cine, por ejemplo, es uno de los escenarios que sigue recordando ese vínculo.

El pasado miércoles 11 de abril, el canal Lifetime estrenó ‘Griselda Blanco: la reina de la cocaína’, una película basada en la vida de la poderosa narcotraficante de los 80. La cinta es protagonizada por Catherine Zeta-Jones.

“Se comportaba como una estrella de cine que en su cabeza estaba protagonizando una película y yo no quise endulzarla, pedí que se viera como era de verdad. Era una mujer temeraria, hacía que los hombres le temieran”.

La descripción es muy cercana a la realidad. Durante dos décadas Blanco se consolidó como la dueña del negocio. Acumuló miles de millones de dólares, llegó a emplear a más de 1000 traficantes e incluso, se atrevió a planear el secuestro de John Kennedy Jr. Ni siquiera Pablo Escobar logró poner contra las cuerdas a la DEA. “Si Griselda Blanco no hubiese existido, no habría habido guerras de cocaína”, dijo el narcotraficante Max Merlmestein en su libro ‘El hombre que vio llover coca’. El escándalo de mafia que salpicó a la modelo y presentadora Vaneza Peláez

Jones, cuestionada por aceptar interpretar la vida de una mujer del mundo del hampa, señalo: “Está mal si queremos contar historias de mujeres duras y empezamos a buscarle excusas. No las tiene. Griselda era astuta, ambiciosa, creativa, manipuladora, fue la que le explicó a Escobar cómo meterle cocaína en la ropa interior a las mulas, todas modelos, para que no las detectaran en los vuelos desde Medellín a Nueva York. Y era capaz de todo si la hacían enojar”.

La actuación de Jones está dando mucho de qué hablar. No solo por el personaje que decidió interpretar, sino porque hace cerca de un año no aceptaba un papel.

“Cuido mucho los roles que acepto. No me siento forzada a tener que actuar, soy muy feliz criando a mis hijos, viajando, atendiendo a mi esposo. No es que me haya retirado, pero me permito el lujo de elegir. Quiero roles que me pongan adrenalina en las venas, no que me pongan a dormir”.

Esta película no es lo único que recuerda a Griselda Blanco. Michael Corleone Blanco, el hijo de extinta narcotraficante, montó toda una industria con base en la imagen de su madre.

Pure Blanco es una marca que ofrece, entre otras cosas, accesorios para fumar marihuana conocidos como vape, sacos con el rostro estampado de Griselda Blanco, camisetas, posillos y gorras, también con la imagen de la llamada ‘Reina de la Cocaína’.

Entre tanto, hace semanas un juez de extinción de dominio dejó en firme la ocupación de los bienes de Griselda Blanco en Medellín. En, 2015 fueron ocupados cuatro bienes por valor de 9 mil millones de pesos.

Comparte: