10 May 2010 - 2:00 a. m.

“Hay que buscar sistemas de producción más sostenibles”

Entrevista con César Serrano Novoa, presidente del Consejo Profesional de Veterinaria y Zootecnia.

El Espectador

César Serrano Novoa, presidente del Consejo Profesional de Medicina Veterinaria y Zootecnia, en diálogo con El Espectador, presenta una radiografía de una carrera que crece cada día. Sostiene que la profesión ha tenido avances notables en muchos campos, pero que aún el trayecto es largo, y que se debe trabajar en sistemas “más sostenibles y consecuentes con las condiciones sociales y ambientales del país”.

¿Qué investigaciones desarrollan en el momento?

Parte de la misión del Consejo es generar orientaciones que permitan un mejor criterio en las investigaciones. Se tiene la tarea de diagnosticar el ejercicio y la formación de nuevos profesionales. Desarrollamos un primer proyecto que tiene que ver con el diagnóstico del estado curricular de la formación de los médicos veterinarios y zootecnistas. Tenemos el Plan Decenal de la Medicina Veterinaria y de la Zootecnia, que pretende diagnosticar necesidades del país en formación de competencias, que nos permite ingresar al mercado internacional, lo cual es una realidad.

¿Qué proyectos se desarrollan para evaluar el nivel técnico?

Tenemos uno sobre el diagnóstico de los requerimientos de formación a nivel técnico y tecnológico de auxiliares de los veterinarios, para que podamos sugerirles a las instituciones educativas cuáles deben ser los perfiles que requiere el país. Además existe un proyecto sobre formación en responsabilidad social de los profesionales para regular el ejercicio en el país.

¿Cuántos egresados de veterinaria tiene el país?

Tenemos cerca de 30 mil con matrícula profesional, y registrados en el Consejo 18.096 profesionales que pueden ejercer. Puede ser una cifra elevada que podría significar una cierta saturación del mercado profesional. Se debe pensar en una reinvención del currículo de la profesión, hay que descentralizar a los egresados, ya que el grueso de profesionales —casi el 80%— está en las capitales. Por darle un ejemplo, en Arauca apenas hay cerca de 50 ó 60 profesionales y es una región que necesita mucha presencia; en cambio en Santander hay cerca de 600 egresados y 250 de ellos están en Bucaramanga.

¿Qué hacer entonces?

Uno podría creer que hay muchos veterinarios, pero lo que pasa es que son los espacios los que están saturados. Tenemos todo un terreno en ciencia, tecnología e innovación para buscar que los profesionales no se queden en el nivel de pregrados, sino que tomen maestrías o doctorados. Hay  que hacer esfuerzos desde el sector educativo, oficial, industrial y empresarial para que los profesionales crezcan.

¿Cómo está la oferta educativa y cuáles son las mejores facultades?

Hay tres campos ocupacionales: la veterinaria, enfocada en resolver problemas sanitarios, diagnóstico, prevención, control y transmisión de enfermedades; la zootecnia, que busca mejorar la producción del recurso animal, y la medicina veterinaria y zootecnia, que busca unir tanto la sanidad como la producción animal. Tenemos en el país nueve programas de medicina veterinaria, 16 de veterinaria y zootecnia y 17 programas únicamente de zootecnia. De éstos, cinco son públicos y el resto se dan en instituciones privadas.

¿Se nota la diferencia entre la educación pública y la privada?

Al comparar las calidades se ve que de las universidades públicas, dada la tradición y trayectoria, salen los mejores estudiantes, sus sistemas de selección hacen que lleguen los mejores. En las universidades privadas el perfil de ingreso es distinto. Este país es muy diverso cultural y geográficamente, y las condiciones son diferentes en las regiones. Así que los programas ofrecen perfiles únicos. Hay facultades que tienen una mayor trayectoria, como la de Medicina Veterinaria y Zootecnia, que es la facultad madre en el país. El programa de la Universidad de Caldas ha venido generando cantidad de aportes, así como la Universidad CES en Medellín o la Universidad de Antioquia, entre otras instituciones.

¿Cuál diría que es el mayor problema que afronta la veterinaria hoy en Colombia?

Hemos tenido grandes desarrollos, se ha avanzado en tecnología, en desarrollo de software para modelos estadísticos o predecir epidemiológicamente el comportamiento y la enfermedad. El mayor reto que afronta la profesión hoy es empezar a trabajar multidisciplinariamente con distintas profesiones en la solución de problemas que aquejan la sociedad, como la pobreza. Un país más productivo en el sector agropecuario necesita ser más organizado. Hay que trabajar en garantías de producción sostenible. Nuestra profesión se ha nutrido de desarrollos en otros países, pero nos falta tecnología propia; tenemos que trabajar en adquisición de recursos zoogenéticos, no hemos terminado de comprender la riqueza de las diferentes especies en Colombia. Se debe trabajar en sistemas de producción más sostenibles y consecuentes con las condiciones sociales y ambientales del país.

¿Cómo van a celebrar su día?

Tenemos preparado el 14 de mayo una serie de reuniones del Consejo Profesional con diferentes sectores gremiales y profesionales; estamos con una agenda desde diciembre de 2009 para aprender a escuchar las necesidades de los profesionales y usuarios del servicio. Vamos a tener una agenda muy apretada de reuniones con el sector oficial también para culminar con dos conferencias, una sobre responsabilidad social con una mirada desde la bioética y la otra sobre las posibles implicaciones de comercio con Europa.

Comparte: