20 Dec 2018 - 8:41 p. m.

Holanda impone la primera multa por acoso sexual verbal en la calle

“Hola chicas. Sois muy guapas. ¿Qué hacéis? Cielo ¿ya te vas? Quédate un rato conmigo” fueron las palabras del hombre a quien la justicia multó con una suma de 200 euros. El acusado afirmó que lo hizo porque estaba soltero y le gustaría tener una novia.

- Redacción Actualidad

Un holándes de 36 años fue multado en Róterdam, Ámsterdam, después de acosar verbalmente a un grupo de mujeres que iba caminando por la calle. Esta sería la primera  multa que impone el país por acoso verbal de índole sexual. De acuerdo con el diario español El País, esta sanción penaliza los silbidos ofensivos, insultos, intimidación o groserías en las calles de la ciudad portuaria, al igual que en Ámsterdam. Dicha penalización brinda especial atención hacía las mujeres, gais, lesbianas y transexuales. La suma asciende a los 200 euros.

“Hola chicas. Sois muy guapas. ¿Qué hacéis? Cielo ¿ya te vas? Quédate un rato conmigo. Preciosa, eres muy atractiva”, fueron las palabras del hombre quien siguió al grupo de mujeres.

Puede leer un editorial sobre el tema: La prohibición de los piropos

Según el diario español, el holándes primero siguió a las mujeres y luego se sentó a su lado haciendo gestos de lanzar besos con la mano. Por su parte, el acusado durante el juicio, indicó que intentó entablar una conversación con las desconocidas porque está soltero y le gustaría tener una novia.  “Solo eran cumplidos. No sabía que fuera un delito. No tenía mala intención”, aseguró en su defensa.

Cabe recordar que desde 2017 se pueden multar a las personas por este tipo de actos de abuso. No obstante, y a pesar de las ocho reclamaciones que habían llegado a los tribunales del país por este tipo de hechos, la sanción de este hombre es la primera que la Fiscalía decide resolver, para “advertir de que la normativa municipal va en serio”.

Las multas, que se pueden hacer por medio de una aplicación llamada StopApp, pueden ascender a 4.100 euros o tres meses de cárcel.

Lea también: Freeya, una app colombiana que denuncia el acoso callejero

Comparte: