10 Jul 2018 - 1:57 a. m.

La mujer que dejó su trabajo en la prisión para ser actriz porno

Isabelle Deltore ganó el Miss Nude World 2018 y eso la motivó a tomar su decisión. También señaló que estaba cansada de que los prisioneros y algunos compañeros del trabajo la vieran como un objeto.

-Redacción Actualidad

Foto tomada de Instagram /isabelledeltore
Foto tomada de Instagram /isabelledeltore

Una guardia de seguridad de una prisión en Australia decidió dejar su trabajo para convertirse en actriz porno. La mujer identificada como Isabelle Deltore fue galardonada como Miss Nude World 2018, lo que motivó su decisión de cambiar de trabajo.

Deltore le dijo al portal australiano de noticias News, que también se aburrió de su trabajo en la prisión porque los criminales y algunos compañeros de trabajo la miraban como un objeto. La mujer añadió que era buena en su trabajo, pero “constantemente luchaba para ascender y nunca iba a ganar eso”.

(Le puede interesar: 18% de los colombianos infectaron sus celulares en 2017 al intentar ver pornografía). 

La australiana señaló que no valía la pena el trato que recibía en ese entorno, porque "no se veía remunerado ni en dinero o en mi autoestima". Tiempo después, Deltore recibió una oferta laboral en un club nocturno como bailarina. Allí se dio cuenta que podía ganar mucho más dinero que el que recibía en la cárcel. En una noche recolectaba lo que en su anterior trabajo le representaba un esfuerzo durante dos semanas.   

“Yo hago pornografía, pero el término correcto es ‘erótica’ porque únicamente he grabado con otras chicas o sola. Aunque la industria es tan pequeña que a menudo no hacemos la diferencia entre esas palabras”, le dijo la modelo a medios de ese país. La mujer también trabaja como modelo de cámara web.

Después de renunciar de manera informal a su trabajo en la prisión (por medio de un correo electrónico enviado en la madrugada) obtuvo varios éxitos.  

Deltore tiene su propia línea de productos, ha aparecido en varias portadas de revistas de la industria pornográfica y cobra aproximadamente 100 dólares por su actuación en cámara web o Skype.

La colombiana Alejandra Omaña, conocida como Amaranta Hank, también dejó su trabajo como periodista para ser actriz porno. La cucuteña dijo que “quemó la etapa del periodismo”, por eso se planteó lo que realmente quería hacer. “Dedicarme a la pornografía me hizo más feliz que cualquier cosa en el pasado", señaló Omaña en un video con Las Igualadas, formato de video de El Espectador en el cual se habla sobre temas de géneroAñadió que a pesar de que ama su trabajo ha recibido varias críticas por su cuerpo,lo cual le parece que es otra forma de violentarla.

Comparte: