26 Mar 2009 - 1:37 p. m.

Robot con cerebro de rata

Investigadores ingleses crearon un androide que funciona gracias a las neuronas de un animal.

El Espectador

Los científicos se han inclinado a construir máquinas semejantes al ser humano. La semana pasada hasta se vio a una mujer androide desfilando en las pasarelas de Tokio. Pero la nueva creación de Kevin Warwick, profesor de Cibernética de la Universidad de Reading, Inglaterra, es una de las más sofisticadas y avanzadas: un robot con el cerebro viviente de una rata.

La vida de este nuevo androide inició cuando Warwick y su equipo esparcieron neuronas de rata sobre una colección de electrodos. Después de 20 minutos, las neuronas comenzaron a hacer conexiones entre ellas.
 
“Es una respuesta innata de las neuronas. Ellas tratan de reunirse y empezar a comunicarse”, dijo Warwick a la revista Seed.

Durante la semana siguiente el equipo alimentó el cerebro con un líquido rico en nutrientes y minerales. En el momento en que las neuronas consolidaron un sistema lo suficientemente capaz de responder a los impulsos eléctricos, conectaron el órgano al cuerpo de un robot sencillo, compuesto por dos ruedas y un sensor.
 
La transmisión de señales entre el sensor, las ruedas y el cerebro dictan el comportamiento del robot. Cuando éste se acerca a algún objeto, un número de impulsos eléctricos son mandados desde el sensor hacia el cerebro. Una alta estimulación eléctrica hace que ciertas neuronas se enciendan. Cuando los electrodos detectan esa actividad dan la señal al robot para que cambie de dirección.

Por supuesto, al principio el robot se estrellaba continuamente. Pero después de algunas semanas de práctica, comenzó a hacerlo mejor.  “Esta es una forma específica de aprendizaje, en la que, de tanto realizar una acción, uno empieza a ejecutarla mejor”, explicó Warwick.

De ahora en adelante los investigadores se encargarán de perfeccionar este modelo, de tal forma que el robot tenga mayor campo de acción.
 
Pero, además, están interesados en estudiar la forma en que funciona el cerebro humano y así contribuir a la investigación de desórdenes neurológicos como el Alzheimer. Eso sí, son conscientes de que no tienen mucho tiempo, pues, como el robot depende de células biológicas, no vivirá para siempre.

Temas relacionados

Robótica
Comparte: