5 Sep 2021 - 3:12 p. m.

Pueblos indígenas le exigen al mundo proteger el 80 % de la Amazonía para 2025

En el Congreso Mundial de la Naturaleza, que se celebra en Francia, las comunidades indígenas exigen frenar los múltiples males que acaban con la selva. Dicen que ya es hora de proteger el bosque tropical más grande del planeta.

Mario García Sánchez - Efe Verde

La Amazonía brasilera también padece los efectos de la frenética deforestación.
La Amazonía brasilera también padece los efectos de la frenética deforestación.
Foto: Marcelo Say„o

Los pueblos indígenas de la cuenca amazónica exigen proteger el 80 % de esta región para 2025, ante la amenaza de las invasiones territoriales, el narcotráfico y la deforestación. Así se lo dijo a Efe el líder indígena Gregorio Mirabal en el Congreso Mundial de la Naturaleza que se celebra hasta el 11 de septiembre en Marsella (sur de Francia). (Lea la entrevista con Wade Davis sobre su libro Magdalena. Historias de Colombia)

Mirabal, de la Amazonía venezolana, está “plenamente convencido” de que la propuesta será aprobada por todos los miembros, ya que la Amazonía, el bosque tropical más grande del planeta, “va a desaparecer, y con ello la humanidad”.

“Es el momento de que entiendan que nuestro modelo de desarrollo permite que la selva esté en pie. El modelo de los países desarrollados está destruyendo la naturaleza y eso tiene que parar”, afirmó Mirabal, coordinador general de COICA, la organización que representa a 500 pueblos indígenas. (Le recomendamos: Fragmento del libro «Magdalena. Historia de Colombia» de Wade Davis)

Esta moción será presentada este domingo en el Congreso Mundial de la Naturaleza, que se celebra en Marsella (sur de Francia), tras la aprobación de la agenda global indígena, en la que se recogen las principales peticiones sobre la gobernanza de sus tierras, territorios, aguas, costas y recursos naturales.

En total, esta agenda recoge diez propuestas y resultados de alto nivel relativos a cinco temas: la gobernanza; la conservación de la biodiversidad; la acción sobre el clima; los esfuerzos de la recuperación post-covid y seguridad alimentaria; y el establecimiento de políticas globales.

Las demandas de los indígenas tienen lugar a la vez que se suceden los conflictos medioambientales en la cuenca amazónica debido a las invasiones territoriales, el narcotráfico y la lucha por el control de los recursos naturales, lo que ha provocado recientemente protestas en Brasil, Ecuador, Colombia y Perú.

“Hacía falta que los indígenas tuviéramos la ocasión de celebrar un congreso antes de venir a negociar”, aseguró, por su parte, la líder indígena de la Guyana Francesa, Claudette Labonté, quien celebró que ayer comenzara la Cumbre Mundial de los Pueblos Indígenas en el marco de la UICN.

Esta representante de la COICA en el área de familias y mujeres pidió al presidente francés, Emmanuel Macron, que reconociera a los pueblos indígenas de la Guyana Francesa: “Si (Macron) se autodenomina guardián de la naturaleza hace falta que no olvide que hay pueblos indígenas en suelo francés”, exigió.

“Hay comunidades autóctonas que son obligadas a beber el agua contaminada por el mercurio”, puso como ejemplo Labonté, que criticó que no se respetaran los derechos humanos en estas comunidades y destacó que las “primeras víctimas” de todo ello son las mujeres.

Este “abandono” también lo sufren los jóvenes indígenas que se ven obligados a dejar sus casas y a sus familias para realizar sus estudios en Francia, y que atraviesan un enorme choque cultural que genera tentativas de suicidio, explicó Labonté. “Muchos están expuestos a la droga y a la prostitución”, añadió.

“La preocupación de los pueblos indígenas es que estamos dejando nuestra cultura para adaptarnos a la occidental”, declaró el presidente de la Nacionalidad Waorani del Ecuador, Gilberto Nenquimo, que representa el proyecto Amazonía 2.0, una iniciativa financiada por la UE y coordinada por UICN América del Sur.

Síguenos en Google Noticias