ANLA, una batalla de poder

Noticias destacadas de Ambiente

El ministro de Ambiente Luis Murillo enfrenta su primer reto político: que no le tumben su nuevo director de licencias ambientales.

El 19 de mayo el recién nombrado ministro de Ambiente Luis Murillo anunció un cambio esperado por gran parte del sector ambiental: “El ingeniero ambiental, Rodrigo Suárez Castaño, es el nuevo director de la ANLA”.

Tras los tropiezos, malas decisiones, mentiras y polémicas que rodeaban al abogado Fernando Iregui Mejía era obvio que la entidad necesitaba una nueva dirección para recuperar la credibilidad.

La posesión de Suárez, quien se desempeñaba como director de Cambio Climático del Ministerio de Ambiente, estaba programa para el próximo 13 de junio. La renovación en el sector ambiental parecía estar por fin en marcha. Pero una petición del vicepresidente Germán Vargas Lleras y el Partido Radical se atravesaron en el camino. Según la periodista Dárcy Quinn, a través de Caracol Radio, el vicepresidente quiere que Iregui siga en el puesto.

La noticia, aún no confirmada oficialmente por el gobierno, ha despertado muchas preguntas y tensiones políticas. Vargas Lleras parece estar recordándole sus límites al nuevo ministro de Ambiente, al tiempo que lo pone jaque. Aceptar la imposición de Vargas Lleras sería una desautorización pública vergonzosa. El nombramiento de Rodrigo Suárez, con un perfil técnico y reconocido como un funcionario honesto, fue su primera decisión importante al frente del Ministerio. 

Queda claro que la autoridad de licencias ambientales es una trinchera política de mucha importancia. Perder el control de la entidad es poner en riesgo la intervención directa en muchos territorios y proyectos de infraestructura. De hecho, en la primera rueda de prensa ofrecida por el Ministro Murillo y el “virtual” director de la ANLA Rodrigo Suárez, anunciaron que comenzarían una revisión de las últimas licencias otorgadas bajo el mandato de Iregui. Algo que debió preocupar a algunos empresarios, mandatarios regionales y, por los rumores actuales, a todo un partido politico. 

 

Comparte en redes: