Publicidad
2 Nov 2021 - 12:58 p. m.

Anuncian pacto para reducir el metano, gas causante del 25% de la crisis climática

Unos treinta países (incluidos los mayores contaminantes del mundo) se unieron a un pacto internacional para reducir las emisiones de gas metano para 2030. La ambición del plan queda en entredicho.
La declaración será firmada por el primer ministro británico, Boris Johnson y el presidente de EE.UU. Joe Biden.
La declaración será firmada por el primer ministro británico, Boris Johnson y el presidente de EE.UU. Joe Biden.
Foto: CHRISTOPHER FURLONG

El metano es uno de los gases de efecto invernadero que aceleran el cambio climático de manera más drástica, aunque su participación en el calentamiento del planeta siempre ha sido eclipsado por el dióxido de carbono.

Según el último informe del IPCC, el metano es responsable del 25% del aumento de la temperatura global registrado en el planeta desde la era preindustrial. Y sus niveles no han parado de aumentar en los últimos dos siglos.

El día de hoy, en la Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático (COP26), se anunció un pacto en donde se supone que 90 países se unirán para reducir un 30% las emisiones de metano para 2030. Aunque suene vaga, esta podría ser una de las promesas más concretas de la COP26.

Este es otro más de los compromisos, metas y coaliciones que se han anunciado en los tres primeros día de la COP26. Como apunta El País de España, no hay que perder de vista que la COP es también un juego político de prestigio entre ciertos políticos. “Hay dos de ellos que necesitan más que nadie que la COP26 sea un éxito: Joe Biden y Boris Johnson. El primero, para demostrar claramente que Estados Unidos vuelve a ser un actor serio en la lucha contra el cambio climático. Y el primer ministro británico, para demostrar que el Reino Unido de la era pos-Brexit tiene su peso en la escena internacional. Los dos pretenden copar este martes los titulares del día, con los primeros avances de la cumbre del clima que se celebra en la ciudad escocesa”. Justamente, el padrino de esta iniciativa para reducir el metano es Biden.

El plan aún no está claro pero deberá incluir profundas reformas a la agricultura industrial, La fuente predominante de gases de metano. Las emisiones del ganado, provenientes del estiércol y de liberaciones gastroentéricas, producen aproximadamente 32% de las emisiones de metano causadas por el hombre. El crecimiento de la población, el desarrollo económico y la migración urbana han estimulado un apetito sin precedentes por la proteína animal y, con una población mundial que se acerca a los 10.000 millones, se espera que esta demanda aumente hasta 70% para 2050.

El asesor de Agricultura y Sistemas Alimentarios del PNUMA, James Lomax, dice que el mundo debe comenzar por “repensar los enfoques sobre el cultivo agrícola y la producción ganadera”. Eso incluye aprovechar nuevas tecnologías, optar por dietas ricas en vegetales y adoptar fuentes alternativas de proteínas. Lomax dice que esto será clave si la humanidad quiere reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y limitar el calentamiento global a 1,5°C, el objetivo más ambicioso del Acuerdo de París sobre el cambio climático.

Según cifras de Naciones Unidas, la meta propuesta en la COP es baja. Si las emisiones de metano causadas por el hombre podrían reducirse hasta en un 45% en esta década, esto evitaría casi 0,3°C de calentamiento global para 2045, lo que ayudaría a limitar el aumento de la temperatura global a 1,5°C y pondría al planeta en el camino correcto para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París. Cada año, la consecuente reducción de ozono a nivel del suelo también evitaría 260.000 muertes prematuras, 775.000 visitas al hospital relacionadas con el asma, 73.000 millones de horas de trabajo perdido por calor extremo y 25 millones de toneladas de pérdidas de cultivos.

Recibe alertas desde Google News