14 Oct 2022 - 7:57 p. m.

Así afecta a las personas el aire del Valle de Aburrá

Entre las enfermedades que puede causar la contaminación atmosférica están la degeneración de la corteza cerebral, epilepsia, arritmias cardiacas, infartos, neumonías, enfermedad pulmonar y asma agravada.
Los vehículos generarían el 82% de las emisiones en Medellín y el Área Metropolitana.
Los vehículos generarían el 82% de las emisiones en Medellín y el Área Metropolitana.
Foto: Alcaldía de Medellín

Si vive en alguno de los diez municipios del Valle de Aburrá, Antioquia, seguro ha escuchado hablar sobre la contaminación del aire. Incluso, en múltiples ocasiones se ha mencionado que las estaciones encargadas de medir cuánta polución hay en la atmósfera se encuentran en alerta naranja o roja.

Es por eso que el Ministerio de Ciencias, la Universidad de Medellín, el Instituto Tecnológico de Medellín (ITM), la Universidad Pontificia Bolivariana y la Universidad San Buenaventura realizaron una investigación para comprobar que la contaminación atmosférica del Valle afecta el sistema cardíaco de las personas.

Las enfermedades más comunes que se podrían generar son la degeneración de la corteza cerebral, epilepsia, arritmias cardiacas, infartos, neumonías, enfermedad pulmonar y asma agravada.

Lea también: Las emergencias por lluvias no cesan en Medellín.

¿Cómo se hicieron los estudios?

Según Catalina Tobón Zuluaga, docente e investigadora de la Universidad de Medellín, se cultivaron células in vitro en los laboratorios de la UPB, donde se las expuso a diferentes concentraciones de contaminantes gaseosos y al material particulado extraído de filtros de diferentes estaciones de monitoreo del Valle de Aburrá.

“Se realizaron pruebas de citotoxicidad y genotoxicidad, mostrando un efecto dañino sobre la membrana celular y el ADN de las células cardíacas”, explicó Tobón.

Los análisis se hicieron en modelos in vitro y en modelos in silico, es decir, tanto en modelos celulares de tejido cardíaco como en modelos computacionales de tejido y cavidades cardíacas. Así fue como se evidenció que los contaminantes atmosféricos, como el dióxido de carbono, óxido nítrico y monóxido de carbono a mayor concentración, son los más dañinos.

Le podría interesar: Medellín: la incertidumbre de Interclub, urbanización vecina de Continental Towers.

¿Qué mostró el análisis de las estaciones de monitoreo?

Al caracterizar fisicoquímicamente el material particulado extraído de los filtros de las estaciones de monitoreo, los investigadores del ITM encontraron residuos de combustibles y lubricantes, junto a materiales como el hierro, plomo, silicio, titanio, aluminio.

Estos, según el docente e Investigador Róbinson Buitrago Sierra, pueden llegar a ser bastante perjudiciales para la salud humana, pues su tamaño les permitiría penetrar hasta el sistema cardíaco.

Asimismo, en el marco de la investigación, se desarrollaron actividades con estudiantes de instituciones de básica primaria del Valle de Aburrá, junto a encuestas a niños y adultos para conocer la percepción y conocimientos de la contaminación del aire y sus efectos sobre la salud humana.

¿Por qué el Valle de Aburrá?

Debe recordarse que sus 10 municipios se diferencian de las demás ciudades de Colombia por varias características, entre ellas el hecho de que el casco urbano está encerrado por la cordillera central. Es por eso que el centro de ciudades como Medellín se encuentran en la planicie, y las periferias de la ciudad están en las laderas, semejando una especie de bañera.

Así, las montañas actúan como barreras y afectan la circulación del viento. “Esto, sumado a otras variables como las condiciones climáticas y meteorológicas, propician la concentración de materiales contaminantes”, dijo el Área Metropolitana de Medellín.

Lea también: Las razones por las que Medellín se inunda.

El viento, las lluvias, la radiación solar, la temperatura y la humedad también favorecen la contaminación del aire. En condiciones normales, los rayos del sol calientan los gases y el material particulado permitiendo que asciendan por encima de las montañas y se los lleve el viento.

“Sin embargo, en meses en los que se presentan nubes de baja altura, los contaminantes se quedan atrapados y sólo empiezan a dispersarse cuando los rayos del sol actúan”, explicó el Área Metropolitana.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.