26 Jan 2019 - 9:18 p. m.

Bancada pide al Gobierno revertir medida de comercialización de piel de caimán aguja

El representante liberal Juan Carlos Lozada señaló que la resolución va en contravía de las normas de protección de los animales y, como representante de la bancada animalista del Congreso, le pidió al Ministro de Ambiente, Ricardo Lozano, reversar la decisión.

-Redacción Medio Ambiente

La Dirección de Bosques, Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS), por medio de la resolución 2298 de 2018, levantó parcialmente la prohibición para el comercio del caimán aguja o caretabla. Una medida que causó indignación y revuelo en el país. (Lea: Gobierno autoriza, parcialmente, el comercio de piel y huevos de caimán aguja)

El levantamiento parcial de la veda será en los manglares de la bahía de Cispatá, Tinajoes, La Balsa, en Córdoba. Según dicha resolución, será exclusivo y restringido a sus huevos y se permitirá "únicamente a los grupos de comunidades locales de la zona, autorizados por la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y San Jorge en el Plan de Manejo Específico. Quedará restringida a particulares o entidades". 

Sin embargo, la noticia no fue muy bien recibida en el Congreso. Una bancada ambientalista señaló que la medida va en contravía de las normas de protección de esta especie y le pidieron al Ministerio de Ambiente, Ricardo Lozano, reversar la resolución.

Juan Carlos Losada, representante del liberalismo, afirmó que “esa decisión es anterior a la Ley 1774 en la que los animales son considerados hoy como algo más que simples cosas, como lo pretende esta decisión, sino que son seres sintientes. Por lo tanto, echar reversa en una decisión que iba a favor de los animales, hoy está absolutamente injustificado y de ninguna manera puede ser argumentada como correcta”. 

A raíz de esta decisión fueron muchas las posturas. La bióloga Clara Sierra le explicó hace unos días a El Espectador que es muy común "la sensación de indignación al pensar que la piel de un cocodrilo colombiano que estuvo en peligro de extinción puede ser vendida en el mercado internacional o que su carne puede ser aprovechada. No es fácil conectarse con otros escenarios como el de una pequeña comunidad en Córdoba. Pero es un debate complejo que hay que dar, sin hacer señalamientos".  (Puede leer: Una guía para entender el debate sobre caimanes)

Por su parte, Brigitte Baptiste, directora del Instituto Von Humboldt, dijo que se está armando una tormenta en un vaso de agua. Argumentó que "la comercialización de piel de caimán en Colombia es legal desde hace muchos años" y señaló que hay una mala interpretación sobre la resolución.

Comparte: