19 May 2021 - 1:25 a. m.

Áreas protegidas, elementos claves para la protección y conservación del agua

Una adecuada gestión de los ecosistemas asegura la disponibilidad de los recursos vitales, entre ellos el agua, indispensables para el bienestar de los territorios y nuestra operación. Información institucional.

Redacción BIBO

Una adecuada gestión de los ecosistemas asegura la disponibilidad de los recursos vitales, entre ellos el agua, indispensables para el bienestar de los territorios y nuestra operación.

Trabajamos por la recuperación y protección de las cuencas de nuestras centrales de generación y su biodiversidad con programas e iniciativas para preservar los ecosistemas y cumplimos e incluso superamos nuestras metas.

En 2020 superamos la meta en las Coberturas vegetales protegidas y restauradas en los predios de ISAGEN con administración y cuidado 16.190 hectáreas (161,9 Km2), con un incremento de las áreas por cobertura vegetal en Sogamoso gracias al avance de la sucesión vegetal a estadios más avanzados. Estos logros fueron posibles gracias a actividades como:

• Conservación de áreas forestales.

• Proyectos para mejorar las prácticas agropecuarias.

• Procesos de reconversión productiva en las áreas de influencia.

• Fortalecimiento de la infraestructura para el tratamiento de aguas.

• Proyectos de cuidado de la fauna de los ecosistemas de las áreas de influencia.

• Participación en iniciativas para reducir presiones asociadas a uso, ocupación y tenencia en los Parques Nacionales Naturales.

• Incidencia en el ordenamiento ambiental y planeación integrada de los subsistemas que afectan las cuencas.

• El Plan de gestión sostenible de embalses, comprende una serie de estudios que incluyen batimetrías, propuestas de monitoreo de sedimentos y de solución de problemas en los embalses para orientar la toma de decisiones frente a las inversiones para optimizar la vida útil de los mismos.

Trabajo conjunto y articulado

Desde hace 12 años, ISAGEN, Parques Nacionales Naturales, Patrimonio Natural y recientemente WWF trabajan por la conservación de ecosistemas estratégicos en los que prevalezca el recurso hídrico.

En el oriente de Caldas se esconde uno de los bosques húmedos más importantes de Colombia. La conservación de esta zona se debe en gran medida a un trabajo articulado entre Parques Nacionales Naturales e ISAGEN. A partir de información científica, de material cartográfico y de recursos económicos, la Empresa contribuyó significativamente a la declaratoria del Parque Nacional Natural Selva de Florencia, en 2005, y, después, al plan de manejo que ha garantizado el buen funcionamiento de esta área protegida.

“El proyecto surgió, en un comienzo, por la inversión de recursos obligatorios del 1 % que debía realizar la empresa como compensación ambiental por la construcción de la Central Hidroeléctrica Miel I”, explicó Huber Vanegas, profesional ambiental de ISAGEN.

Al conseguir que la Selva de Florencia fuera declarada Parque Nacional Natural, ISAGEN decidió transformar su iniciativa en un proyecto más ambicioso. Desde hace 15 años su objetivo era contribuir a la conservación de zonas estratégicas para incidir en sus áreas de influencia, promoviendo la preservación de la biodiversidad y del agua, por ello debía seleccionar áreas protegidas que tuvieran una relación directa con la ubicación de sus centros productivos. Así fue como eligió al Parque Nacional Natural Serranía de los Yariguíes, en Santander, y al Parque Nacional Natural Las Hermosas – Gloria Valencia de Castaño-, en Tolima.

“Había que impulsar actividades que apuntaran a la sostenibilidad y a la regulación del recurso hídrico, porque sabemos que es un beneficio para todos. Las acciones están orientadas a prevenir, mitigar y compensar impactos, además de mejorar las condiciones de vida de los habitantes de la zona de influencia”, añadió Vanegas.

Así fue como desde 2010 ISAGEN inició una estrategia para restaurar 4.057 hectáreas del Parque Nacional Natural Serranía de los Yariguíes, hogar de los últimos bosques altoandinos que quedan en Colombia.

Pese a que se han enfrentado a varios desafíos, como impulsar el compromiso a largo plazo de los actores locales, con quienes se lograron acuerdos o motivar a nuevas personas para que se involucren en este modelo, ISAGEN, Parques Nacionales Naturales y más recientemente WWF, buscan seguir teniendo un mayor impacto en las estrategias de conservación.

En 2021 se esperan sanear 283 hectáreas y restaurar 20 hectáreas de estos tres ecosistemas estratégicos. Además, a largo plazo, quieren consolidar un corredor de áreas protegidas en el ámbito andino, partiendo de la articulación de actores locales, la incidencia en la gobernanza del territorio y haciendo gestión regional. Este proyecto pretende ser un ejemplo de cómo las áreas protegidas son elementos claves para la protección, preservación y conservación del agua.

Comparte:
X