BIBO
Un compromiso para vivir mejor
Publicidad

Así está protegiendo Colombia sus ecosistemas más importantes y biodiversos

Paisajes Sostenibles - Herencia Colombia es el primer proyecto implementado bajo la sombrilla de la iniciativa nacional Herencia Colombia, que busca asegurar la conservación y financiación a largo plazo de áreas protegidas y sus zonas de influencia en los paisajes Caribe y Andes Centrales.

13 de octubre de 2022 - 10:08 a. m.
Paisaje Caribe.
Paisaje Caribe.
Foto: Vanessa Acevedo - FAO Colombia

Herencia Colombia (HeCo) es una iniciativa liderada por el Gobierno Nacional, que nació en 2015 durante la Cumbre de Naciones Unidas para el Cambio Climático con el objetivo de asegurar y conservar las áreas protegidas del país. En ese momento, el Gobierno priorizó ocho paisajes que cumplían tres condiciones: ser lugares afectados por el conflicto armado, ser áreas frágiles por el cambio climático y ser ecosistemas amenazados.

Hace poco, inició el primer proyecto de HeCo, llamado Paisajes Sostenibles - Herencia Colombia. Como explica María Isabel Ochoa, coordinadora general del proyecto desde la oficina de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el objetivo es iniciar el proceso de conservación de dos de los ocho paisajes: el paisaje Caribe y el paisaje Andes Centrales.

“Buscamos ir un paso más allá de mejorar las prácticas de producción, estamos apoyando temas de transformación, comercialización, encadenamiento productivo y generación de ingresos. Además de fortalecer los esquemas de gobernanza en cada paisaje y tener una plataforma de sostenibilidad financiera”, resalta Ochoa.

Otro de sus objetivos es que de este proyecto surja una estrategia de gestión del conocimiento que pueda servir para los otros seis paisajes. “Para esta iniciativa nos hemos asociado con Invemar, Instituto Humboldt, WWF, Ministerio de Ambiente, Parques Nacionales Naturales y FAO, y contamos con un fuerte apoyo de la Unión Europea”, añade la coordinadora.

“Este proyecto toca las prioridades que tiene la Unión Europea, ya que llevamos muchos años trabajando en el tema medioambiental con enfoques rurales en Colombia. Y también somos conscientes de que las personas más implicadas al hablar de conservación son las comunidades; por ello, no tendría ningún sentido conservar sin ellas”, explica Sonia Tato, jefa adjunta de la Cooperación de la Unión Europea en Colombia, quien agrega que, para lograr lo esperado, se requiere que el Gobierno cumpla con sus compromisos de perpetuidad con el programa.

Adicionalmente, el proyecto Paisajes Sostenibles - Herencia Colombia tiene dos marcos de actuación fundamentales: uno nacional y otro internacional. Por un lado, están las políticas de la Unión Europea, que incluyen el Pacto Verde (Green Deal), la política de biodiversidad, la reactivación socioeconómica y los Paisajes para Nuestro Futuro (Landscapes for Our Future). Y, por el otro lado, están las políticas nacionales, que comprenden el crecimiento verde, los pagos por servicios ambientales (PSA), la Estrategia Control a la Deforestación (Eicdgb), la Política Nacional de Páramos, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Política del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SINAP), entre otros.

“Si bien hay un Sistema Nacional de Áreas Protegidas en Colombia, que tiene unas figuras de declaratoria, y está la unidad de Parques Nacionales, que se encarga de conservar, debemos trabajar con las personas que viven ahí para reducir, por ejemplo, la expansión de la frontera agrícola y el uso poco sostenible de la tierra, no solo en las comunidades sino también con los empresarios”, afirma Ochoa.

Paisaje Caribe

En este paisaje está uno de los sistemas hídricos más importantes para el país, en términos de conservación del agua, explica Anny Zamora, jefa de la línea de cambio global y política marina del Invemar. “Además, tiene una conexión hídrica y ecológica con la Sierra Nevada de Santa Marta que es importante conservar, pues es un ecosistema único en el mundo”, añade.

Según Zamora, este paisaje nace de la necesidad que tiene la Ciénaga Grande de Santa Marta de fortalecer su gobernanza territorial y, sobre todo, promover el diálogo de las instituciones locales y las comunidades. También, dice Ochoa, “estamos trabajando con los pescadores para mejorar su pesca y tener unos acuerdos de comercialización basados en mercados justos. Además, queremos que encuentren en el turismo otras alternativas de ingresos”.

En el marco de este proyecto, Orfa Guerra, representante legal de la Asociación de Mujeres Cafeteras y Artesanas de la Sierra y miembro de la Red Ecolsierra, aliado de FAO para la implementación del proyecto en la Sierra Nevada, asegura que están trabajando en una marca de café para tener nuevos ingresos sostenibles. “La idea es que cada familia reciba una hectárea de café y al mismo tiempo reforestar otra de árboles maderables, con el fin de proteger la flora y fauna de nuestro entorno. Además, empezamos a utilizar un filtro verde que nos ayuda a descontaminar las aguas residuales que terminan en las quebradas”, dice.

En el paisaje Caribe está priorizado el manejo del Comité Técnico del Área Ramsar así como la Plataforma de Custodia del Agua (PCA), en la que se sientan el sector privado y las comunidades para gestionar proyectos de restauración en las cuencas.

Paisaje Andes Centrales

En este paisaje, dice Ochoa, están el 20 % de los páramos de Colombia. Se trata del corazón del sistema de alta montaña del país, fundamental por su oferta hídrica y su capacidad de captura de carbono. “Básicamente, el agua que toman todas las ciudades que estamos en la región andina depende de esta zona”, asegura la coordinadora del proyecto.

En la zona del Eje Cafetero, por ejemplo, trabajan con sistemas productivos de lácteos, hortalizas, tubérculos y la implementación de propuestas turísticas. “Nuestro objetivo es disminuir la presión sobre el páramo, que es ese ecosistema tan frágil que queremos proteger”, añade Ochoa.

Según Tatiana Londoño, miembro del Sistema Regional de Áreas Protegidas del Eje Cafetero (SIRAP EC), es necesario e importante trabajar en alternativas de sostenibilidad para quienes viven en estos territorios, a través de propuestas de manejo y reconversión de sistemas productivos menos impactantes con el entorno natural. “La ganadería y el cultivo de papa, por ejemplo, son sistemas productivos que afectan significativamente el páramo, ecosistema estratégico indispensable en la provisión del recurso hídrico y prioritario para la conservación de la biodiversidad del país”, dice.

Por eso, en el marco de este proyecto se adelantan sistemas de reconversión ganadera que buscan disminuir el impacto ambiental y mejorar los sistemas productivos. “También se han adelantado diplomados en turismo sostenible de alta montaña con los moradores tradicionales del páramo Los Nevados (comunidad de El Bosque), buscando consolidarlo como alternativa económica para sus familias”, añade Londoño.

“A veces es muy fácil decir ‘cuide el agua’ o ‘no tumbe árboles’, pero esas comunidades no tienen muchas opciones. Por eso, desde el proyecto Paisajes Sostenibles - Herencia Colombia proponemos alternativas sostenibles a las comunidades, al mismo tiempo que trabajamos con ellas”, finaliza Ochoa.

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar