Publicidad
13 Apr 2022 - 3:10 p. m.

Cinco consejos para una alimentación saludable y sostenible en Semana Santa

En esta época del año aumenta el consumo de peces y otras especies que, en algunos casos, están amenazadas. Estas son algunas de las recomendaciones que entrega WWF para contribuir con la conservación del medio ambiente.
Cinco consejos para una alimentación saludable y sostenible en Semana Santa
Foto: Pexels

Decidir comer diferente y saludable es un tema clave a la hora de tener un estilo de vida amigable con el medio ambiente. Cada alimento que ingerimos tiene un proceso antes de convertirse en un plato, desde su producción hasta la comercialización y transporte. En Semana Santa, según WWF, hay, además, otros riesgos, como que aumenta el consumo de peces y otras especies que, en algunos casos, están amenazadas.

En varios ocasiones esta ONG ha señalado que la evidencia demuestran que los sistemas alimentarios son el principal impulsor de la pérdida de biodiversidad en el mundo. “La forma en que producimos los alimentos está degradando los ecosistemas y usando ineficientemente recursos valiosos como los suelos, el agua y la energía. Ejemplo de ello son las miles de hectáreas de bosques devastadas para criar ganado o cultivar de manera extensiva”, aseguran.

Lea también: ¿Quiere aumentar su esperanza de vida 10 años más? Empiece por cambiar su dieta

Pero este problema tiende a empeorar debido al crecimiento de la población mundial, pues exige una mayor demanda de alimentos. En cifras, se cree que para 2050 en el mundo habrá 9.000 millones de habitantes. En Colombia se cree que serán 62 millones de personas para ese mismo año.

Ante este panorama, WWF entregó cinco consejos para comer de manera saludable y a favor del medio ambiente durante Semana Santa.

1. Consume más frutas y verduras:

Este es uno de los consejos al que más fuerza le dan los expertos. Se recomienda que la mitad de los alimentos que se tienen en el plato en cada comida sean productos de origen vegetal. “Aquí puedes usar vegetales que usualmente no usas, como las cáscaras de la papa y zanahoria o los tallos del brócoli o la coliflor para hacer una sopa”, explica WWF.

2. Apoya los productos locales, nacionales y que estén en cosecha:

Como ya sabes, todos los productos tienen un proceso detrás que genera gases de efecto invernadero, por eso, entre menos distancias recorren, el impacto ambiental será menor. Por esto la importancia de consumir productos que estén en oferta en los lugares donde vives.

Asimismo, en países como Colombia, las verduras y las frutas son alimentos que casi siempre están en cosecha, allí la importancia de aprovechar esta producción y así evitar que se pierdan o se desperdicien.

3. Aprovecha lo que hay y no consumas siempre lo mismo:

¿Te imaginas qué ocurriría si todos nos alimentamos con los mismos productos? Si esto llegará a ocurrir se necesitaría de muchas hectáreas para cosechar el mismo alimento, lo que, según WWF “desgastaría los suelos y afectaría los ecosistemas”.

Por el contrario, si se aprovecha la variedad de la oferta, se fomenta la biodiversidad de los productos y además, se enriquece la dieta diaria.

4. Respeta las temporadas de veda y apoya la pesca sostenible:

Como sabes, hay países donde existen las temporadas de veda, que es, como asegura WWF “esos períodos en que se prohíbe la captura de los animales para evitar la depredación de los recursos naturales y permitir su reproducción y subsistencia”. Entonces, si apoyas la compra de ciertos productos, sólo estarás fomentando la pesca ilegal.

5. Compra solo lo que vayas a consumir y evita los empaques:

Como último consejo, la WWF aconseja hacer una lista de lo que realmente se necesita antes de ir a hacer las compras, pues es importante comprar sólo lo que se va a consumir, de esa forma, se evita el desperdicio de comida y se ahorra dinero.

“También evita usar bolsas plásticas y comprar productos envueltos en plástico o icopor”, concluye la organización.

(Le puede interesar: Plan alimentario saludable, una tarea nada fácil de seguir)

Es importante reconocer la manera como nos estamos alimentando, recordando que anualmente cerca del 40% de los alimentos cultivados no son consumidos, el equivalente a 2.500 millones de toneladas de comida, según un informe de WWF publicado recientemente. De esta comida, que se pierde y desperdicia, se estima que se podría alimentar siete veces a las 870 millones de personas que padecen desnutrición en el mundo.

Síguenos en Google Noticias