BIBO
Un compromiso para vivir mejor
Publicidad

Con Rutas PDET, la leche en Caquetá es producto de la ganadería sostenible

Información institucional.

Red ADELCO
17 de marzo de 2023 - 08:00 a. m.

En el Caquetá, donde la industria láctea juega un rol importante en la economía del departamento, el Programa Rutas PDET (una iniciativa financiada por el Fondo Europeo para la Paz e implementada por la Red Adelco, ICCO Conexión y la Alianza de Bioversity International y el CIAT) le apuesta a lograr una mejor y mayor producción de leche apoyando a las fincas en el desarrollo de una ganadería sostenible.

El acueducto ganadero distribuye el agua en los potreros a través de bocatomas donde se conectan los bebederos. Genera bienestar animal al disminuir las distancias de desplazamiento hacia el punto de suministro de agua.
El acueducto ganadero distribuye el agua en los potreros a través de bocatomas donde se conectan los bebederos. Genera bienestar animal al disminuir las distancias de desplazamiento hacia el punto de suministro de agua.
Foto: Cortesía

En un recorrido por algunas fincas caqueteñas productoras de leche que actualmente se encuentran vinculadas al Programa Rutas PDET, se pudo evidenciar el avance que han tenido con respecto al componente de innovación tecnológica para la implementación de buenas prácticas agropecuarias, siendo este uno de los cinco objetivos que busca ejecutar el Programa Rutas PDET para el mejoramiento de las cadenas productivas láctea y cacaotera en el sur del país.

Julián García, uno de los productores beneficiarios del Programa y dueño de la finca ‘Las Juntas’, en el municipio de El Paujil, comenta: “Hay que sacarse la idea de que la ganadería extensiva es lo mejor. Plantar árboles, conservar el agua y proveer sombra para el ganado son prácticas sostenibles y de esta manera estamos contribuyendo tanto con nuestra empresa ganadera como con el medio ambiente; estamos devolviéndole lo que de una u otra manera nosotros estamos aprovechando”. (Lea: Agricultura orgánica y educación para potenciar el campo colombiano)

¿Cómo se ve la ganadería sostenible en Caquetá?

En Caquetá ya se ha puesto en marcha la implementación de paquetes tecnológicos para garantizar una producción ganadera sostenible y además apoyar la comercialización del producto principal, que es la leche, y algunos de sus derivados cómo el queso y el yogurt. El componente de innovación contempla seis paquetes tecnológicos cuya implementación dependerá de las condiciones agroclimáticas y agroecológicas de la zona, teniendo en cuenta a la vez las necesidades y fortalezas de las fincas.

  • Cosecha de agua lluvia + Acueducto ganadero

El término de ‘cosecha’ hace referencia a la recolección de agua lluvia en una bolsa en geomembrana con capacidad de 10.5 metros cúbicos de almacenamiento empleados en épocas de sequía para el consumo animal y en labores de limpieza del hogar, aprovechando las altas, pero no constantes precipitaciones que se dan en la región. Esta ‘cosecha de agua’ es posible gracias al techo (en zinc) instalado sobre la geomembrana que capta el agua lluvia y a través de una canal y su respectiva tubería en PVC lleva el líquido hasta la bolsa.

l acueducto ganadero se deriva de este mismo sistema de ‘cosecha’ de agua lluvia, que funciona al conectar un tubo debajo de la geomembrana para distribuir por medio de una red de puntos hidrantes a los potreros. “De esos 10,000 litros colectados, una vaca toma unos 40 litros de agua al día. Entonces si yo tengo acá 20 vacas, en el día se tomarían 800. Me dura más o menos 12 días, suponiendo que en ese tiempo no volviera a llover”, explica Rufino Chindacué, uno de los beneficiarios del Programa y dueño de la reconocida finca ‘El Volga’, en el municipio de Doncello. (Lea también: Sin bosques y sin presas, las consecuencias de la deforestación para los depredadores)

Este sistema se pensó teniendo en cuenta que el consumo de agua por parte de los bovinos se realiza en muchos casos directamente sobre los ríos y quebradas, lo cual implica una afectación importante sobre las coberturas ribereñas y la calidad del agua.

“Cuando el ganado bebe directamente de los ríos o quebradas, el pisoteo del animal acaba con las plantas; también hay erosión y contaminación, porque los animales defecan, orinan y pisan esa agua”, dice Francy Martínez de la finca Villamaría, en el municipio de Paujil.

  • División de potreros con franja de árboles

La división de potreros (que puede hacerse con cercas eléctricas, franjas de árboles, cultivos y especies forrajeras) es una práctica que permite la adecuada ocupación y descanso de las praderas, favoreciendo la recuperación del pasto al rotar el ganado por los diferentes potreros y evita el desperdicio por pisoteo y sobrepastoreo. Francy, quien ha percibido la diferencia, comenta: “Anteriormente nosotros teníamos la ganadería tradicional y eran 19 hectáreas donde se echaban las vaquitas después del ordeño, pero resulta que ibas allá y las vacas por donde pisan no comen, entonces ese pasto se pierde. Si tienes una división de potreros, ellas llegan como si hicieran una fila y van comiendo a medida que van avanzando”. (Lea también: Así se ha gobernado la biodiversidad colombiana en 60 años)

  • Seguridad alimentaria

Dentro de la implementación de paquetes tecnológicos no solo está contemplado la siembra de especies forrajeras para la alimentación del ganado, también la siembra de especies que contribuyan a la seguridad alimentaria, por ejemplo: colinos de plátano, estacas de yuca, maíz, entre otros frutales nativos de la región. Estas especies pueden estar asociadas en las franjas de árboles o en un sector de preferencia del productor.

  • Bancos mixtos de forrajes

La implementación de este modelo es fundamental en fincas que no cuentan con grandes áreas para el pastoreo de los animales y en zonas con períodos prolongados de escasez de alimento para ganado, ya que esta asociación dentro de un mismo lote de varias especies forrajeras, arbustivas y cultivos ricos en proteína sirven para hacer ensilaje o para ramoneo directo por parte del ganado. Estas se distribuyen en franjas y pueden incluir maíz, botón de oro, caña de azúcar, yopo, matarratón, pasto de corte, entre otras.

  • Establecimiento y/o renovación de praderas + aplicación de enmiendas

Los últimos dos paquetes tecnológicos están pensados para asistir a los ganaderos, bien sea en la renovación de praderas cuya capacidad productiva ha disminuido y/o presenta degradación por múltiples factores: en estas se establecerán forrajes mejorados. En caso que ya cuenten con pasturas mejoradas, se implementan buenas prácticas de manejo, como la aplicación de enmiendas (productos para mejorar las condiciones del suelo), para aumentar la productividad de los potreros existentes, y con esto desincentivar la deforestación para establecer nuevos potreros. (Lea: Alianza colombo-alemana para descarbonizar, usar hidrógeno verde y construir paz)

  • Empoderamiento de las mujeres en la cadena productiva

Del programa Rutas PDET se resalta su carácter inclusivo con enfoque de género, que se evidenció en el proceso etnográfico y de talleres de co-diseño llevado a cabo por los investigadores de la Alianza de Bioversity International y el CIAT en las fincas caqueteñas, estos con el fin de observar las dinámicas de género que se dan en las fincas y proponer la mejor forma de integrar a las mujeres ganaderas en los distintos eslabones de la cadena productiva láctea bien sea como productoras, procesadoras o comercializadoras.

Para destacar, 40% de las fincas demostrativas establecidas son lideradas por mujeres ganaderas, como Mary Rodríguez, propietaria de la finca Buenos Aires; ubicada en el municipio de Puerto Rico, quien además forma parte de la asociación de Mujeres Innovadoras Amazónicas (MÍAS). Sobre su rol en la cadena productiva, comenta: “Se ordeña, se saca la leche a la carretera donde la recoge el carro y de ahí ellos la llevan a la quesera de aquí del municipio para procesarla. Sin embargo, nosotras podemos procesarla también, y para eso conseguimos los equipos y adecuamos el lugar, solo estamos esperando a que nos pongan energía para poder procesar la materia prima que nosotras mismas producimos”.

A la fecha ya se han intervenido 33 hectáreas con los paquetes tecnológicos, entre ellos 71 divisiones de potreros realizadas con franja de árboles forrajeros y cultivos de seguridad alimentaria, y 2 fincas con bancos mixtos de forrajes. En total se buscan beneficiar 370 familias ganaderas caqueteñas. Para Jacobo Arango, científico principal del componente de innovación en ganadería de Rutas PDET, “estos productores son un ejemplo para sus vecinos, apostándole a producir alimentos de origen animal ricos en nutrientes de una manera sostenible. La idea es que cada vez más productores conozcan estas innovaciones, las vean en práctica y se animen a implementarlas en su finca. Además de los beneficiarios del Programa, cualquier productor puede aprender de la experiencia de estos ‘campeones’ de la ganadería sostenible”.

Por Red ADELCO

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar