8 Sep 2021 - 3:16 p. m.

Esta es la estrategia de Colombia para preservar sus cuencas

Con el objetivo de brindar una orientación a los prestadores del servicio del agua, la mesa de políticas públicas de la Coalición Agua para Colombia formuló la Caja de herramientas para inversiones ambientales inteligentes. ¿En qué consiste?

Redacción BIBO

“Media Colombia está inundada y las lluvias apenas empiezan”. “Aumentan a 42 el número de muertos por tormentas en Nueva York”. “En España las lluvias torrenciales causan inundaciones y daños millonarios”. “El Paraná se queda sin agua”. Estos hechos, como las sequías extremas o las graves inundaciones de las que hemos sido testigos recientemente, han acaparado los titulares de los noticieros y son algunas de las consecuencias generadas por el cambio climático, un fenómeno que ha provocado cambios en la temperatura que ha calentado la atmósfera, el océano y la tierra. Y que, además, ha provocado que en las últimas dos décadas se disminuya la disponibilidad de agua en varios países.

Una de las naciones en las que ya se están presentando síntomas de inseguridad hídrica es Colombia. En el país ya se reflejan problemas de “exceso, escasez y contaminación” del agua. Datos del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM) señalan que 391 municipios del país ya están expuestos al riesgo de escasez de agua. Ante este panorama, contar con cuencas abastecedoras sanas que brinden agua de calidad aceptable a lo largo del año es fundamental.

Sin embargo, hasta hace unos años en Colombia los costos asociados a las inversiones ambientales no estaban previstos dentro de la tarifa del agua. Con el propósito de impulsar la conservación de las cuencas hídricas del país, se expidió el decreto 1207 de 2018, en el que se establece un mecanismo para que los acueductos puedan incluir los costos de inversiones ambientales destinadas a proteger las cuencas abastecedoras en la tarifa. Y, recientemente, se expidió la resolución 907 de 2019 por la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico (CRA), en la que se estableció un incremento a los costos de las inversiones ambientales adicionales a las fórmulas tarifarias del servicio de acueducto y alcantarillado.

Pero, el entendimiento y la implementación de esta resolución puede ser complejo para los prestadores del servicio. Para brindar una hoja de ruta en estos procesos se lanzó, este 2 de septiembre, la Caja de herramientas para inversiones ambientales inteligentes. “Estas inversiones sobre las cuencas abastecedoras son fundamentales para que los acueductos puedan continuar contando con agua en el corto, mediano y largo plazo, en calidad y en cantidad según las necesidades de los usuarios. Por eso, la importancia de contar con un grupo de elementos técnico-prácticos como esta cartilla”, dice Claudia Vásquez Marazzani, directora TNC Colombia.

Esta caja de herramientas, que se encuentra en versión digital, surgió de la mesa de políticas públicas de la Coalición Agua para Colombia y fue desarrollado por TNC, como socio de la Alianza Latinoamericana de Fondos de Agua y en representación de la Iniciativa Internacional de Protección del Clima (IKI), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) y Fundación FEMSA. Su objetivo es contribuir en la implementación de inversiones ambientales y, al hacerlo, incentivar las inversiones ambientales planeadas, eficientes y complementarias que brinden bienestar en los territorios y aporten a la seguridad hídrica del país.

Jose Luis Acero, viceministro de Agua y Saneamiento Básico del Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio, explica que el gobierno, desde esta cartera, ha adelantado varias estrategias para la protección del recurso hídrico. “Una de ellas, la resolución 874 de 2018, define cuáles son las inversiones ambientales en las cuales esos recursos se pueden utilizar. Están, por ejemplo, proyectos para la recarga de acuíferos; restauración de las cuencas y arborización; protección y recuperación de las rondas de los ríos y recursos para el monitoreo del agua”. Estas iniciativas se trabajan de la mano con propuestas como los pagos por servicios ambientales y el involucramiento de las personas que viven en esos entornos para que contribuyan a cuidar las cuencas.

Fabián Caicedo Carrascal, director de Gestión Integral del Recurso Hídrico del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, asegura que lo más importante es determinar dónde se hacen estas inversiones. “Aquí tenemos una oportunidad muy importante que es el monitoreo, porque si no conocemos no podemos gestionar. Creo que esa línea que nos marca esa posible inversión, de poder conocer cuánta agua hay disponible en estos ecosistemas que abastecen las poblaciones, es fundamental. Con esas líneas de acción, de trabajo y conociendo dónde se pueden hacer esas inversiones adicionales, la cartilla se convertirá en una herramienta potente que tienen a disposición todos los prestadores del servicio”.

Además de contribuir en la implementación de inversiones ambientales, esta caja de herramientas busca brindar una orientación a los prestadores del servicio de acueducto sobre la resolución la 907 de 2019, expedida por la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico (CRA). Pero ¿en qué consiste? Leonardo Navarro Jiménez, director ejecutivo de la CRA cuenta que “esta resolución permite a los prestadores del servicio público domiciliario del acueducto que decidan aplicar las inversiones ambientales adicionales, que permiten la protección de las cuencas y las fuentes de agua. Aquí se pueden incluir los costos asociados a estas inversiones a la tarifa que vamos finalmente a cobrar, siempre y cuando cumplan unos criterios”.

Esta cartilla tiene una serie de elementos que se relacionan con la implementación de esta resolución. El primero es la planeación técnica y financiera; luego sigue un proceso de ejecución de las inversiones ambientales adicionales; y, finalmente, se pasa a la inclusión en la tarifa de los costos en los que se haya incurrido. “La idea es que los costos en los que se incurren después puedan llegar a ser incluidos dentro de la tarifa. Es importante aclarar que estas inversiones son adicionales porque vienen a sumar a los esfuerzos que están haciendo otras organizaciones”, aclara Juan Pablo Romero, especialista senior de Fondos de Agua de TNC Colombia

Pero, poner en marcha una resolución como estas conlleva una serie de desafíos, principalmente porque significa adicionar costos a las fórmulas tarifarias del servicio de acueducto. La inspección, vigilancia y control de este incremento estará a cargo de la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios. Víctor Arenas, director Técnico de Gestión de Acueducto y Alcantarillado de esta entidad dice que entre las estrategias que emplean cuando empieza una nueva regulación “está instalar mesas de trabajo y, en el caso que se requiera, hacer un proceso de reversión, que consiste en realizar ajustes, porque hay algunos asuntos de reporte de información que no son los adecuados. Y, para estar tranquilos de esas tarifas que se están cargando revisamos que no se hayan incluido dentro de los planes ambientales de las diferentes corporaciones”.

Otro de los temas que plantea esta cartilla es emplear las Soluciones Basadas en la Naturaleza en función de los acueductos. Estas soluciones se caracterizan por ser acciones de preservación, restauración y manejo sostenible de los ecosistemas naturales o modificados, que proporcionan beneficios al bienestar humano y la biodiversidad para responder a los desafíos de la sociedad, como por ejemplo la seguridad alimentaria, la seguridad hídrica, el cambio climático, el riesgo de desastres, la pérdida de biodiversidad, la salud humana, entre otros.

La implementación de las soluciones basadas en la naturaleza tiene un nivel de complejidad tan alto como el que puede llegar a tener el desarrollo de una vía o una represa, por ejemplo. Su puesta en marcha debe ser un proceso secuencial y tiene que estar basado en la ciencia. Entonces, ¿cómo podrían ser un aliado en la implementación de esta caja de herramientas? Romero señala que podría ser por medio de un portafolio de inversión. “Tomamos los servicios ecosistémicos que pueden llegar a generar las inversiones ambientales, nosotros miramos cuáles son las que podrían llegar a generar más bienestar y, con base en eso, las empresas de acueducto pueden tener un punto de partida para desarrollar priorizaciones y a la vez negociaciones o ejercicios de articulaciones con otras instituciones”.

Para Janine Muzau, Oficial de políticas del Ministerio Federal del Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza y Seguridad Nuclear BMU de Alemania, representante de la Alianza Latinoamericana de Fondos de Agua, “este trabajo en colectivo, en el que participan dos ministerios, resalta la importancia de la cooperación intersectorial para promover las medidas de adaptación, especialmente en el ámbito de la gestión de los recursos hídricos. Estos esfuerzos hacen de este documento un pionero en la región”.

Es importante comprender por qué las inversiones ambientales sobre las cuencas abastecedoras son fundamentales para que los acueductos puedan continuar contando con agua en el corto y mediano plazo, tanto en la cantidad y calidad que necesitan todos los usuarios. Sin embargo, esas inversiones requieren de un nivel de planeación igual de complejo al de las inversiones en infraestructura gris. Incluso, aquellas que se realizan sobre las cuencas abastecedoras pueden ser consideradas como una estrategia de gestión del riesgo. Por eso, la importancia de promover estrategias como la Caja de herramientas para inversiones ambientales inteligentes.

Comparte: