24 Aug 2021 - 7:46 p. m.

Hechos para entender y adaptarnos al cambio climático

ISAGEN trabaja de manera integral con el fin de prevenir, reducir y/o compensar los efectos de sus operaciones y su relación con el cambio climático; de esta forma tienen un mejor conocimiento sobre sus emisiones de gases de efecto invernadero y las medidas necesarias para mitigarlas.

Redacción Bibo

La gestión integral del cambio climático permite a ISAGEN no solo identificar potenciales riesgos para su continuidad y operación en el largo plazo, sino también descubrir un abanico de oportunidades que pueden generar beneficios tangibles para la sociedad en su conjunto.

Por ello, tienen un plan consolidado de mitigación y adaptación al cambio climático con líneas estratégicas que comprenden: conocimiento e información (mapas, instrumentos, pronósticos, caracterización de riesgos de desastres, protocolos de atención, entre otros); educación ambiental; eficiencia energética; cuantificación y transferencia del riesgo climático (vía modelación de escenarios); medición de huella de carbono; protección de cuencas; y, finalmente, desarrollo de proyectos como Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL).

Es así como las centrales hidroeléctricas Amoyá, en el Tolima, y Sogamoso, en Santander, así como el parque eólico Guajira I (actualmente en construcción), se encuentran registradas como proyectos de Mecanismos de Desarrollo Limpio, MDL.

Por ello, centran sus esfuerzos en la consolidación de un portafolio de proyectos de energía limpia que les permitirán complementar y diversificar nuestra canasta de generación de energía y en la búsqueda de alternativas de mitigación y adaptación a este fenómeno mundial, ya que el agua, que es nuestra principal fuente de generación, es un recurso natural sensible ante los efectos de las variaciones de la temperatura en el planeta.

Anualmente y desde el 2008, calculan una huella de carbono en todas sus instalaciones, empleando el GHG Protocol con sus alcances 1, 2 y 3. Nuestras emisiones están determinadas principalmente por la generación térmica de su planta de respaldo Termocentro (134 MW en Santander) y las tierras inundadas por el embalse Topocoro de la central Sogamoso (ubicada en Santander y cuarta en el país en capacidad instalada: 819 MW).

Estas son ampliamente compensadas por la generación de la central hidroeléctrica Sogamoso, que es el proyecto MDL de mayor generación de Certificados de Reducción de Emisiones, CER, de Colombia y por el efecto de la franja de protección del embalse como sumidero de carbono. Solo en 2020 obtuvimos 3.152.236 CER (1 CER = 1 tonelada de CO2 equivalente, ton/CO2e) de los períodos 2017-2018 y 2018-2019 de la central Sogamoso y 325.919 CER del período 2017-2019 de la central hidroeléctrica Amoyá, en el Tolima.

Comparte: