Publicidad
10 Jun 2022 - 3:24 p. m.

Las estrategias de ISAGEN para adaptarse a retos ambientales y sociales

Información institucional.

ISAGEN

La compañía cerró 2021 con inversiones cercanas a los 3 billones de pesos,
La compañía cerró 2021 con inversiones cercanas a los 3 billones de pesos,
Foto: ISAGEN

La responsabilidad de ISAGEN es crear valor en el largo plazo y para ello, tienen siempre presentes criterios económicos, ambientales, sociales y de gobernabilidad (ESG) para seguir firmes hacia el futuro.

Su aspiración es “Crear valor con energía limpia” y cerró el año 2021 con 16 centrales de generación en operación, con más de 3.000 megavatios (MW) de capacidad, ubicadas en los departamentos de Antioquia, Caldas, Tolima y Santander. Nueve de ellas fueron adquiridas durante el 2021 y suman 190 MW hidroeléctricos a su operación en el departamento de Antioquia, que implicó la vinculación de 31 personas, que habitan en las zonas de influencia de las centrales.

El principal reto seguirá siendo evitar los eventos de alto riesgo en las operaciones. A pesar de la pandemia, evitaron contagios masivos en sus operaciones y preservaron la integridad de trabajadores, contratistas, comunidades, medio ambiente y público en todas las actividades. Siguen fortaleciendo sus prácticas HSSE asegurando óptimas condiciones para cumplir el objetivo, reduciendo riesgos.

El cambio climático también es una amenaza por su impacto en las cuencas, los ciclos de lluvias y los precios de energía y la capacidad de generación. Los eventos de clima extremo son más frecuentes y severos y pueden llegar a afectar los activos, la infraestructura de transmisión y a trabajadores y comunidades. Por ello, la empresa avanza en el análisis de riesgo climático y la medición huella de carbono de las operaciones, así como en mantener las certificaciones como Mecanismo de Desarrollo Limpio, MDL, que han alcanzado.

Especial atención merece la adaptación por la vulnerabilidad del país frente a desastres naturales. La regulación ambiental se ha fortalecido al igual que los riesgos catastróficos, haciendo más exigente esta labor. Este reto se debe resolver de forma conjunta y la industria energética ha tomado conciencia de su rol para mitigarlo con la transición energética y la integración de Fuentes de Energía Renovables No Convencionales (FERNC), como la eólica y solar.

El país ha tomado la iniciativa y esto abre grandes oportunidades. La compañía cerró 2021 con inversiones cercanas a los 3 billones de pesos, como una muestra de confianza de la Junta Directiva en el país y un aporte a la reactivación, con el fin de reforzar la matriz con 360 MW renovables: 190 MW en operación adquiridos en 2021, 70 MW en construcción (dos parques eólicos y dos solares) que entrarán en 2022 y 100 MW solares adicionales para 2023.

El reto es seguir construyendo con las comunidades en estos nuevos territorios, para mantener las buenas relaciones de confianza alcanzadas. Los criterios ESG son el complemento de la estrategia de crecimiento y gestión. Este enfoque disminuye riesgos, aumenta la rentabilidad, atrae inversión y aporta a la sostenibilidad del entorno. Priorizan acciones para cumplir las obligaciones de ley, ser buen vecino y contribuir a la protección de uno de los países más biodiversos; generan confianza entre grupos de interés, clave para la creación de valor; e implementan instrumentos que promueven la integridad, la eficiencia y el cumplimiento de la ley.

En ISAGEN seguirán promoviendo la incorporación de altos estándares en la operación de las centrales y proyectos, que los han convertido en referente de buenas prácticas. Se proponen continuar afianzando su liderazgo en la industria eléctrica y cumplir sus metas, generando valor económico con fuentes renovables, con rentabilidad social y ambiental, a través de una matriz limpia y confiable y con estándares de clase mundial.

Síguenos en Google Noticias