30 Apr 2021 - 2:08 a. m.

Latinoamérica y el Caribe (LAC) es la región más protegida del mundo según informe de Planeta Protegido

El informe muestra las fortalezas y debilidades de la región, así como las oportunidades de acción que permitirán abordar de manera coordinada los retos de Latinoamérica y el Caribe para detener la pérdida de biodiversidad en áreas protegidas y conservadas. Información institucional.

Redacción BIBO

CIUDAD DE MÉXICO. En un planeta marcado por la incertidumbre, las áreas protegidas han probado ser el principal mecanismo de conservación de la naturaleza y los servicios ambientales de los que depende la humanidad. Esto es lo que sostiene el informe Planeta Protegido de Latinoamérica y el Caribe 2020 (IPP-LAC) que fue presentado hoy por la RedParques, el Centro Mundial para el Seguimiento de la Conservación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP-WCMC por sus siglas en inglés), la Comisión Mundial de Áreas Protegidas de la UICN, WWF y el Proyecto IAPA Visión Amazónica.

Este informe es resultado de un esfuerzo colaborativo que reúne a más de 58 expertos y 40 prestigiosas organizaciones de la región, compilando recomendaciones para la construcción de un plan estratégico al 2030 que permita fortalecer las áreas protegidas y conservadas, y sortear sus principales retos, entre los que destacan la falta de financiamiento y personal.

Con más de 8.8 millones de km2 en áreas protegidas terrestres y marinas, Latinoamérica y el Caribe (LAC) es la región más protegida del mundo, sin embargo, no todas sus áreas protegidas están siendo manejadas de manera efectiva. El 50% de los ecosistemas de la región no se encuentran suficientemente representados; y 33% no están bien conectados, es decir, aproximadamente una tercera parte de la superficie protegida en LAC corresponde a islas de conservación, lo que limita su capacidad de mantener procesos naturales clave.

El informe también presenta la diversidad de modelos funcionales de gobernanza en áreas protegidas y conservadas existentes en la región y expone la necesidad de generar mecanismos institucionales y legales para reconocerlos y darles operatividad.

Finalmente, el documento hace un llamado a unir esfuerzos para lograr una conservación más efectiva e inclusiva. Invita a incrementar significativamente los recursos financieros para los sistemas de áreas protegidas, mejorar las evaluaciones de la efectividad del manejo de manera sistemática, así como las condiciones laborales de los guardaparques.

Para más información, descargue el reporte completo en español, inglés y portugués http://redparques.com/publicaciones

Comparte:
X