21 Oct 2021 - 4:09 p. m.

Meta y su compromiso con la preservación de fuentes hídricas

ISAGEN, con la dirección técnica de WWF y el apoyo de la campaña BIBO de El Espectador, organizaron el quinto Encuentro Regional por el Agua y la Energía Renovable en Meta. Un espacio para reflexionar sobre el potencial que la Orinoquia tiene para contribuir desde los procesos locales a la hoja de ruta del país en materia de mitigación y adaptación al cambio climático con un énfasis en transición hacia energías renovables, gobernanza participativa de las cuencas hidrográficas y desarrollo regional sostenible.
Colombia busca aportar a la lucha global contra el cambio climático
Colombia busca aportar a la lucha global contra el cambio climático

Colombia es un país altamente vulnerable al cambio climático, especialmente en materia de recurso hídrico, por eso es tan importante la creación de espacios de diálogo que permitan abordar esta amenaza desde las regiones y poner en marcha estrategias eficientes que contribuyan al buen uso de los recursos naturales y al cumplimiento de las metas climáticas nacionales.

En diciembre de 2020, el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, presentó ante Naciones Unidas la actualización de sus compromisos climáticos, conocidos como la Contribución Determinada a Nivel Nacional o NDC. A través de esta hoja de ruta, que incluye casi 200 acciones, Colombia busca aportar a la lucha global contra el cambio climático durante la próxima década reduciendo en un 51 % sus emisiones de gases de efecto invernadero para 2030, así como implementando estrategias de adaptación que le permitan al país ser menos vulnerable a los efectos climáticos extremos y facilitando la implementación de dichas acciones.

“Nuestro compromiso ha sido la reducción del 51 % de los gases efecto invernadero en 2030, lo que significa un esfuerzo importante, desde el punto de vista del Gobierno y de la sociedad, del sector productivo, la academia, de las organizaciones no gubernamentales y de los ciudadanos para poder llegar a esa meta”, dijo Álex Saer, director de Cambio Climático y Gestión del Riesgo del Ministerio de Ambiente.

Por eso, el pasado 6 de octubre, ISAGEN, con la dirección técnica de WWF Colombia y el apoyo editorial de la campaña BIBO de El Espectador, convocó el 5° Encuentro Regional por el Agua y la Energía Renovable, un espacio virtual que reunió las voces de representantes de la academia, sector privado, los gobiernos local y regional, jóvenes por el ambiente, activistas ambientales, ONG y expertos en temas ambientales, interesados en que en la Orinoquia se consolide una agenda en común para avanzar en materia de mitigación (reducción de emisiones), adaptación y gobernanza alineada con lo que la NDC plantea, especialmente en cuanto a agua y energía.

En términos de adaptación, la NDC de Colombia incluye nuevas y ambiciosas metas en temas de agua, como: i) Desarrollar acciones de protección y conservación en 24 cuencas abastecedoras de acueductos en los municipios susceptibles al desabastecimiento por temporada de bajas precipitaciones y temporada de lluvia, y ii) Ciento treinta y cinco Planes de Ordenación y Manejo de Cuencas Hidrográficas (Pomca) formulados y/o ajustados con consideraciones de variabilidad y cambio climático.

En cuanto a mitigación, para cumplir la ambiciosa meta de reducción de emisiones, Colombia deberá acelerar su diversificación de la matriz energética y la transición a fuentes de energías renovables, como la eólica (que se obtiene del viento), solar, entre otras. Al comienzo del encuentro se habló de todos los cambios que la pandemia por COVID-19 ha venido generando y la manera como esta emergencia sanitaria abrió la reflexión sobre nuestra relación con la naturaleza, así como la necesidad de impulsar un desarrollo que vaya en armonía con esta. “El año 2020 nos mostró que lo único constante es el cambio y para ser sostenibles debemos adaptarnos como única forma para permanecer vigentes. La pandemia global impactó todos los negocios, y en el sector eléctrico estamos acelerando tendencias de cambio en la normatividad y dándoles más impulso a las energías renovables”, agregó Camilo Marulanda, gerente general de ISAGEN.

Luego, el director de Cambio Climático y Gestión del Riesgo del Ministerio de Ambiente socializó con los asistentes la NDC de Colombia con la intención de recibir aportes de la región al plan de implementación de la misma.

Posteriormente, se dio paso al diálogo multiactor, el cual se dividió en tres grupos: adaptación, mitigación y elementos transversales o medios de implementación. En el primer grupo, que se enfocó en la adaptación a los efectos del cambio climático y el rol que una eficiente gestión del agua cumple en ese propósito, Clara Inés Caro, representante de la Universidad de los Llanos y relatora del grupo, resaltó que en la región “las iniciativas con alianzas son algo muy interesante para la región, ya que tenemos investigaciones, también desarrollo de proyectos y alianzas estratégicas, por ejemplo, los estudios sobro fondo del agua, el Pacto de la Orinoquia e iniciativas locales para la gestión del recurso. Por otro lado, los avances que se tienen desde la academia, en donde se han hecho trabajos particulares sobre temas centrales de gestión del recurso, que evalúa escenarios como lo que sucede con las tasas retributivas”.

Y se destacó lo que debería implementarse con un piloto de Planes de Ordenación y Manejo de Cuencas Hidrográficas (Pomca), con el que se hace una planeación del uso del suelo, de las aguas, de la flora y la fauna, y el manejo de la cuenca, en el que participa la población que habita en el territorio de la cuenca, donde lo que se propone es que tendría que estar articulado desde el nacimiento del agua hasta la desembocadura y proyectos que tienen que ver con las diversas acciones en cuanto a contaminación de cuencas. Todos estos esfuerzos son una muestra de gobernanza direccionados a la sostenibilidad y los cambios, un ejemplo son los centros regionales del diálogo ambiental, que ha propuesto el Instituto Humboldt y que ha venido tomando bastante fuerza.

Igualmente, se expone el tema de diálogo del agua entre los departamentos de Meta y Cundinamarca, y Bogotá, donde ya existen unas decisiones que son vinculantes, como lo son los Acuerdos de Emergencia Climática de Bogotá y el próximo que se va a adoptar en la ciudad de Villavicencio, en municipios como Castilla y Cumaral, avanzando en estos mandatos de emergencia climática, donde el ordenamiento del territorio debe ser en torno al agua y del cual se puede mirar el enfoque de gobernanza colaborativa con mayores niveles de participación, y la inclusión de los acuerdos comunitarios debe ser el objetivo a lograr.

En el grupo de mitigación se resaltó el Plan Regional Integral de Cambio Climático de la Orinoquia (Pricco), porque ha sido un epicentro de trabajo, que lo que busca es la migración de las energías convencionales hacia energías renovables. Por eso el gran reto es lograr que los actores unan fuerzas con un único objetivo ambiental.

Uno de los principales desafíos que enfrenta esta región para contribuir a la reducción de emisiones es que, según cifras del Ideam, Meta es uno de los departamentos con mayor deforestación del país (35.556 hectáreas en 2020). Adicionalmente, al ser una zona intensiva en explotación minero-energética, su aporte a las emisiones de gases de efecto invernadero es representativo.

Además, en Meta se está generando una actualización que tiene que ver con la mesa departamental de cambio climático, el sistema departamental de áreas protegidas en el que Parques Nacionales tiene el compromiso de lograr bajar los índices de deforestación y cuidar y proteger las áreas protegidas mediante el Programa Desarrollo Local Sostenible (DLS).

“Todo el trabajo se está migrando a energías limpias y uno de los mayores retos es pensar en la articulación interinstitucional, es decir, que todos los actores puedan estar hablando el mismo idioma y planteando objetivos. Y tenemos un grave problema de deforestación en el sur del departamento, eso plantea retos de cómo podemos frenar la deforestación”, afirmó Lina Rodríguez, representante de Biocarbono Orinoquia.

Adicionalmente, cuentan con espacios como la mesa de ganadería sostenible, la mesa forestal y la mesa de pago por servicios ambientales, que está generando una unión relevante para que este tipo de herramientas sean efectivas. Todo esto contribuye a la mitigación de acciones que atentan contra el medioambiente y llevan poco a poco a la transformación de actividades y reflexiones en la comunidad, que de algún modo participa y aporta desde sus labores cotidianas. Y es que todos estos escenarios de participación ayudan a generar, como ciudadanos, actores privados y departamentales, la responsabilidad que se tiene como aportadores de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

En el Encuentro Regional por el Agua y la Energía Renovable de Meta sobresalen las intervenciones y la participación que vienen adelantando organizaciones socioambientales con respecto al NDC, en el que para su implementación tienen un papel remarcado la planificación, la información, la ciencia y la tecnología de temas como seguridad alimentaria, la transición justa de la fuerza laboral, la equidad de género y la protección del agua, de los ecosistemas y la biodiversidad.

“Como un reto principal está el financiamiento a la implementación de las actividades en temas orientados a generación de información e investigación específicamente para la transición energética. En cuanto a la gobernanza del agua, se resalta la importancia de involucrar las comunidades en los espacios de gestión, ya que en la región se ha visto cómo las comunidades están involucradas”, aseguró Sofía A. Rincón, coordinadora Ecorregional Orinoquia, especialista ambiental de WWF.

Por último, con respecto a eso, el Plan de Cambio Climático de la Orinoquia tiene como uno de los objetivos frenar el cambio climático, transitar a energías limpias, las acciones interinstitucionales, el apoyo a proyectos de investigación y los procesos de reforestación que se están llevando a cabo.

El próximo 17 de noviembre se llevará a cabo el gran Encuentro Nacional por el Agua y la Energía Renovable, que recogerá los hallazgos del primer encuentro nacional y de los cinco regionales que se han realizado a lo largo del año en territorios estratégicos para conversar con las regiones sobre su aporte al cumplimiento de las metas climáticas de agua y energía del país.

Comparte: