31 Dec 2021 - 12:27 a. m.

Colombia ya tiene su Comisión Accidental del Agua y la Biodiversidad

El espacio, que había sido propuesto desde el 19 de marzo de este año, y había sido aprobado por la plenaria del Senado el pasado 24 de agosto, busca ser un espacio formal para impulsar leyes y políticas ambientales alrededor del agua.
El PNN Chingaza, vital para el ecosistema andino y la mayor despensa de agua de Bogotá, está conformado por 11 municipios: 7 de Cundinamarca y 4 del Meta.  / Óscar Pérez
El PNN Chingaza, vital para el ecosistema andino y la mayor despensa de agua de Bogotá, está conformado por 11 municipios: 7 de Cundinamarca y 4 del Meta. / Óscar Pérez
Foto: ”scar PÈrez

Este jueves, mediante la resolución 118 de 2021, la mesa directiva del Senado creó la Comisión Accidental del Agua y la Biodiversidad. Su objetivo es ser un espacio formal del Estado para el impulso de una política ambiental que permita al país la resolución pacífica de conflictos socioambientales alrededor de estos recursos. (Le recomendamos: Colombia tendrá una Comisión Accidental del Agua. ¿Por qué es un paso muy importante?)

La Comisión Accidental del Agua, que había sido propuesta desde el pasado 19 de marzo durante la Audiencia Pública del Día Mundial del Agua y fue aprobada en la Plenaria del Senado el 24 de agosto de 2021, estará conformada por 29 senadores de los distintos partidos políticos, pero tendrá participación de la sociedad civil.

Desde hace meses académicos, ambientalistas, ONG nacionales e internacionales y senadores venían advirtiendo la necesidad de que en el país se destinara un espacio exclusivo para impulsar proyectos de ley de política ambiental relacionados con el agua, mediar conflictos socioambientales y garantizar y promover el derecho fundamental al agua en Colombia. (Le puede interesar: Este es el invento colombiano que transforma agua salada en energía)

Según la Red Nacional del Agua de Colombia, uno de los impulsores de la Comisión, lo que se busca es “fortalecer y generar nuevos escenarios de participación ciudadana mediante el desarrollo de debates de control político, audiencias públicas, análisis de proyectos de ley ambiental de interés, foros, entre otros, impulsando un nuevo modelo de desarrollo económico y ecológico”.

Como comentaba hace unos meses el investigador Mauricio Madrigal, director de la Clínica Jurídica de Medio Ambiente y Salud Pública (MASP) de la Universidad de los Andes, la Comisión “es una puerta que se abre para poner sobre la mesa varios puntos centrales: por un lado, hacer un diagnóstico de si el país está cumpliendo o no los objetivos de calidad del agua, contaminación, gobernanza y disponibilidad del agua plasmados, por ejemplo, en la Política Nacional de Agua, que se estableció en 2010 y vence el próximo año. Asimismo, discutir y divulgar los pilares sobre los que se orientará la próxima política de agua en el país. Por otro lado, visibilizar las problemáticas puntuales de diferentes territorios e impulsar el reconocimiento del derecho humano al agua en Colombia”.

En palabras del senador Guillermo García Realpe, presidente de la Comisión Quinta, quien llevó la proposición de la Comisión Accidental del Agua a la plenaria, el objetivo específico de este espacio es dedicarse de manera exclusiva a promover estrategias e iniciativas legislativas para proteger el agua y garantizar los derechos de los colombianos al acceso al recurso, así como impulsar un espacio de mediación de los conflictos sociales y ambientales. “El Senado debe acompañar a la sociedad colombiana en esta nueva actitud de conservación. Eso no se puede quedar solo en manifestaciones o movimientos, sino que debe convertirse en acciones efectivas, porque hay decisiones de Estado y de particulares que están atentando contra la vida y la biodiversidad, y necesitamos abordar estos temas desde lo institucional en defensa de la naturaleza y nuestros derechos”, afirmó.

Síguenos en Google Noticias