7 Apr 2017 - 4:49 p. m.

Cajamarca espera que se haga realidad su voto

Renzo García, integrante del Comité Ambiental en Defensa de la Vida del Tolima, explica que pasó después de la consulta minera.

PABLO CORREA

Dos semanas después de la consulta popular que tuvo lugar en el municipio de Cajamarca, Tolima, en la que el 97.7% de los votantes rechazaron la actividad minera en su territorio, aún no se ha concretado el mandato popular en una acción concreta.

Renzo García, integrante del Comité Ambiental en Defensa de la Vida del Tolima, dice que están pendientes de la actuación del Concejo Municipal “que en primera instancia debe acoger el mandato popular. Deben hacer un acuerdo para integrar la votación masiva y que haya un ordenamiento territorial que esté blindado de actividades mineras, garantice la vocación agropecuaria y también el agroturismo”.

Renzo cree que esta zona del país, en la que habitan más de 300 especies de aves, además de su riqueza paisajística se puede ordenar para compensar su economía agrícola con algo de turismo. “Hay un reto aquí para ayudar al campesinado que ha sido golpeado por el conflicto armado. En el pasado hubo dos masacres, hostigamientos permanentes del ejército y la insurgencia”, dice Renzo.

En cuanto a la presencia de la empresa Anglo Gold Ashanti después de la consulta asegura que no se ha dado ningún contacto con los grupos que promovieron el No en la consulta del pasado domingo 26 de marzo. “Desde un comienzo fueron muy displicentes con la comunidad. Eran ajenos a discutir sus pretensiones con la comunidad. Eso fue parte del rechazo”, comenta.

¿A que se debió el éxito de este movimiento social? Al recapacitar tras ganar la consulta, Renzo cree que se debió a un principio: “Que no nos dividieran”. Pero también tener claro que su contradictor no era la empresa ni ningún otro grupo sino el Estado. “Lo que defendemos es la vocación agropecuaria, toda  vocación campesina y un ambiente sano para las futuras generaciones”.

 

Comparte:
X