24 Dec 2020 - 2:00 a. m.

Colombia y UE lideran reducción de emisiones de CO2

Patricia Llombart Cussac*

Hace un año la Comisión Europea puso en marcha el Pacto Verde Europeo, un nuevo modelo de crecimiento y una hoja de ruta para lograr la neutralidad climática, reto que comparten con Colombia.

El pasado 12 de diciembre se cumplió el quinto aniversario del Acuerdo de París y varios líderes mundiales se reunieron para celebrar la Cumbre sobre la Ambición Climática de 2020. Ahí, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, subrayó que el cambio climático es algo más que una cuestión europea, se trata de una cuestión humana.

Así, en los últimos nueve meses nuestra comunidad mundial se ha visto afectada por un virus que ha tenido efectos sísmicos en nuestra sociedad y nuestras economías. En medio de la pandemia, ¿es realista pedir una acción mundial más firme para luchar contra el cambio climático? Para la UE esto es ahora más pertinente que nunca. El enfrentar la pandemia y la lucha contra el cambio climático deben ir de la mano. Una pregunta más pertinente podría ser: ¿podemos permitirnos que las cosas empeoren?

Incluso antes de la pandemia, la Unión Europea ya se había comprometido a liderar una transición ecológica. Así, hace un año la Comisión Europea puso en marcha el Pacto Verde Europeo, un nuevo modelo de crecimiento y una hoja de ruta para lograr la neutralidad climática en la UE de aquí a 2050, reto que compartimos con Colombia, sí: ser neutros en carbono dentro de treinta años.

Para alcanzar la neutralidad climática, los dirigentes de la UE acordaron por unanimidad nuestro objetivo para 2030 de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 55 % con respecto a los niveles de 1990. Pero Europa genera menos del 10 % de emisiones globales, así que se necesita una acción mundial. Ningún gobierno puede hacer frente al cambio climático por sí solo. No solo debemos seguir adelante con nuestros ambiciosos planes para una transición ecológica, sino también trabajar mano a mano junto a nuestros grandes socios a escala internacional.

Nuestros planes de recuperación mundiales, regionales, nacionales, locales e individuales son una oportunidad para reconstruir mejor. Se lo debemos a la próxima generación: las principales víctimas de las consecuencias sociales y económicas de la pandemia tendrán que soportar la carga del cambio climático y pagar la deuda de la recuperación.

En el caso de Colombia, si se consideran las amenazas que existen sobre sus bosques y páramos, y los claros impactos sobre sus zonas costeras, el compromiso de reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 51 % a 2030 es más que coherente y responsable.

La Unión Europea y sus 27 Estados miembros estamos asociados con Colombia para acompañarnos en el propósito de lograr una transición justa hacia nuevos modelos de desarrollo más sostenibles e inclusivos. Nuestro reto mutuo es transformarnos para ser neutros en carbono en el 2050. Trabajando juntos no solo sentaremos un buen ejemplo, sino que también estaremos transmitiendo un mejor planeta a las generaciones que nos sucederán.

El reto es de todos. Si aún no lo hemos hecho, cada uno de nosotros debemos plantearnos la pregunta clave: ¿y yo cómo voy a contribuir a la neutralidad climática?

*Embajadora de la Unión Europea en Colombia.

Comparte:
X