Competitividad y desarrollo regional, dos claves en los nuevos manejos de regalías

Noticias destacadas de Ambiente

La Ley 2056 de 2020, con la que se regula la organización y funcionamiento de las regalías a nivel nacional, trae en este nuevo bienio 2021-2022 una serie de desafíos en materia de competitividad y desarrollo regional. ¿Cómo analizarlas y cuáles son las fortalezas adquiridas desde la innovación y autonomía a los territorios?

La descentralización política en el país, que tomó forma tras el nacimiento de la Constitución Política de 1991, trae en este 2021, tres décadas después del surgimiento de la Carta, un avance significativo en materia de decisiones con alto grado de autonomía que pueden tomar gobernadores y alcaldes, con el fin de acceder a recursos de regalías que beneficien a sus entidades territoriales.

La Ley 2056 de 2020 (conocida como la nueva Ley de Regalías), que en el bienio 2021-2022 contará con recursos que superan los $17.3 billones de pesos, también representará en terreno un impulso mayor a las regiones productoras al otorgarles un monto cercano al 25% del presupuesto para cumplir con objetivos eficacia. A su vez, sus directrices irán en clave de impulsar a los pueblos étnicos y prestarle mayor atención a los recursos que se pueden destinar para la educación a nivel regional.

Entidades estatales como el Departamento Nacional de Planeación (DNP) socializan esta nueva ley por medio de espacios con las autoridades subnacionales y dándoles un rol importante a las Comisiones Regionales de Competitividad e Innovación - CRCI y así llevar las políticas de regalías a más zonas del país.

Ahora, con altos intereses en promover un enfoque de desarrollo económico local, en el que los ejercicios de socialización a las comunidades sea un eje transversal, tanto el DNP como las demás entidades involucradas en temas de regalías, buscan seguir afianzando las agendas locales de desarrollo económico, tomando como referencia las fortalezas adquiridas en el Programa Competitividad Estratégica Territorial.

¿Cuál es la importancia de priorizar comisiones?

Desde el Gobierno Nacional, como iniciativa del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, y Confecámaras, se diseñó una guía metodológica que acompañe a distintas Comisiones Regionales de Competitividad e Innovación en la implementación de la nueva Ley de Regalías, en particular en lo relacionado en el artículo 30.

Según Paula Escobar, Coordinadora de Competitividad de la Consejería Presidencial para la Competitividad y la Gestión Pública Privada, es necesario manejar una continuidad sobre acciones gubernamentales que ya se han ejecutado para cumplir con metas de articulación nacional y local en materia de regalías.

Acorde a su explicación, Escobar dice que en Colombia se ha fortalecido el Sistema Nacional de Competitividad e innovación y “muestra de esto fue la expedición e implementación del Decreto 1651 del 11 de septiembre del 2019, en esta línea hemos enfocado acciones decididas para fortalecer la articulación regional, a través de la consolidación de las Comisiones Regionales de Competitividad e Innovación como las instancias de interlocución y diálogo de la academia, sector privado y sector público con el objeto de apalanca la productividad a nivel Departamental. En el marco de estos esfuerzos, la Red ADELCO ha sido un actor de apoyo clave”.

Ahora, entendiendo el nuevo curso del artículo 30 de esta ley, cabe señalar que, en cuestiones de apoyo técnico y coordinación intersectorial para mejorar estándares de competitividad, las comisiones regionales que se priorizaron para este ejercicio por sus niveles de gobernanza, son las que corresponden a los departamentos de: Caquetá, San Andrés, Arauca, Nariño, Guajira y Guainía.

El porqué de estos lugares son sustentados por Paula Escobar quien indica que “esta priorización se basó en los niveles de Gobernanza de las CRCI de cada uno de los Departamentos y un análisis previo de los retos que podrían presentarse en la implementación de la Ley 2056 del 2020. No obstante, este ejercicio de priorización; una de las líneas de trabajo del Equipo de Regiones de la Dirección de Competitividad y Productividad del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, durante el 2021 será acompañar la implementación del artículo 30, a través del acompañamiento a las CRCI; por lo cual este ejercicio realizado con el apoyo de la Red Adelco”.

En adición a esto, hasta el 17 de abril, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo realizó cuatro talleres regionales, subdivididos en Caribe; centro y Santanderes; Pacífico, Eje Cafetero y Antioquia; Amazonas y Orinoquía, en el marco de los cuales se establecerán diálogos abiertos con el propósito de identificar los avances en la implementación del artículo 30 de la Ley 2056 del 2020 desde las CRCI, abordar buenas prácticas y barreras comunes y de esta manera contar con un balance que permita definir una ruta de acción de rápida respuesta, para que iniciando el mes de junio, las 32 CRCI logren acompañar a cada una de sus Gobernaciones en la construcción del capítulo independiente con cargo al Sistema General de Regalías, en el acápite de Asignaciones Regionales”, como explicó la coordinadora Escobar.

Este tipo de actividades son, ineludiblemente, parte del resultado positivo al impulso a la competitividad que se desarrollaron desde el Programa CET y un legado que para el bien del desarrollo de las regalías se debe mantener.

Pasos por seguir

De acuerdo con Juan Sebastián Robledo, Director de Innovación y Desarrollo Empresarial del DNP, “los departamentos vienen adelantando los ejercicios de planeación y los proyectos de inversión que se prioricen deberán incorporarse en el Plan de Desarrollo de cada departamento en un capítulo independiente de inversiones con cargo a los recursos del Sistema General de Regalías antes del 30 de junio de este año. El reto hacia adelante estará en la estructuración y formulación de los proyectos identificados y priorizados para llevarlos del papel a la práctica de forma exitosa. Para eso será clave seguir fortaleciendo las capacidades para la estructuración de proyectos a nivel territorial”.

Esto que marca el director deberá estar en armonía con lo que establezca la Comisión Rectora del Sistema General de Regalías para estudiar cada caso de asignación y así gestionar los proyectos de inversión que se manejen de una forma más eficiente.

En ese sentido, y para entender con mayor claridad al artículo 30 de la Ley de Regalías, Robledo sugiere que se deben entender los roles de las ADCI y las CRCI, en tanto que “Si bien las CRCI ya jugaban roles importantes en articular actores y definir hojas de ruta para la competitividad de sus departamentos, no tenían tanta injerencia en la asignación de recursos. Eso empieza a cambiar a partir de ahora. Las comisiones podrán empezar a empujar para que los recursos de regalías financien las iniciativas estratégicas para la competitividad regional que se hayan identificado en las agendas departamentales”, sintetiza.

Y claro, esto se armoniza con las Agendas Departamentales de Competitividad e Innovación (ADCI), en la medida que allí es donde se especifican las asignaciones de inversión para el departamento.

Sin fortalecimiento de la Competitividad Territorial esta discusión no sería posible. La priorización de proyectos de las Agendas Departamentales de Competitividad e Innovación susceptibles de ser financiados con la asignación para la inversión regional de la nueva Ley de Regalías promete tener mayores alcances que permitan un desarrollo económico local de largo aliento, en los territorios, en el que los propósitos de desarrollo subnacional perduren y sigan a la vanguardia.

Lea también:

Sistema de regalías eleva recursos para regiones productoras y reduce ahorros

Reforma a las regalías: ¿golpe a la descentralización?

Con regalías financiarán obras y conectividad en Sumapaz

Comparte en redes: