9 Mar 2018 - 8:49 p. m.

Crean el primer seguro para proteger un arrecife de coral

Hoteles del Caribe y organismos públicos acordaron este viernes una póliza para la segunda barrera de coral más grande del planeta, el Arrecife Mesoamericano. Los recursos serán utilizados cada que un huracán fuerza 4 o 5 lo impacte.

Caty Arévalo / EFE Verde

Una alianza público-privada nacida este viernes en el caribe mexicano ha dado un paso más allá en el aseguramiento de personas y bienes frente a siniestros, suscribiendo la primera póliza para proteger un arrecife de coral, el principal dique de protección de la costa frente a los huracanes.

Esta póliza pionera para asegurar la naturaleza se sufragará mediante una “hucha”, a la que contribuirán con sus impuestos los hoteles de Cancún y Riviera Maya, organismos públicos y donantes interesados, y su objetivo es disponer de recursos de manera rápida para ejecutar los “primeros auxilios” del arrecife tras el impacto de un huracán fuerza 4 o 5.

El bien asegurado lo componen 60 kilómetros de arrecife comprendidos entre Cancún y Puerto Morelos, que constituyen el comienzo de la segunda barrera más grande del planeta, tras la australiana, el Arrecife Mesoamericano, que salvaguarda más de mil kilómetros de costa del Caribe de México, Belice, Guatemala y Honduras.

Este extenso bosque submarino situado a aproximadamente un kilómetro de la costa disminuye la fuerza del oleaje de tormentas y huracanes hasta en un 97 %, por lo que está comprobado que por cada metro de altura que pierde el arrecife el impacto de los fenómenos extremos en las personas y bienes costeros se triplica, suponiendo 1.300 kilómetros cuadrados de inundación en tierra.

Gran Arrecife Mesoamericano

El Gran Arrecife Mesoamericano ha convivido con los huracanes y se ha regenerado de manera natural tras su paso hasta tiempos recientes, pero eso ha cambiado por dos factores “la pérdida fortaleza por el deterioro causado por la presión humana, y la cada vez mayor frecuencia e intensidad de los huracanes”, asegura a Efe María del Carmen García, directora del Parque Nacional de Puerto Morelos.

“Un arrecife sano se recupera solo ante cualquier eventualidad, pero esta capacidad natural de regeneración ya no existe”, afirma la hondureña Calina Zepeda, bióloga marina de The Nature Conservancy (TNC), quien asegura que el 80 % de la cobertura de coral vivo en el Caribe mexicano se ha perdido o degradado desde 1980 debido a la contaminación (aguas residuales, sobre todo), pesca y expolio ilegal, especies invasoras o blanqueamiento.

Restauración tras huracán

Restaurar el arrecife los 30 días siguientes al impacto de un huracán severo es crucial, por eso la póliza será de tipo paramétrico, diseñada para desembolsar la suma necesaria para que los científicos puedan ejecutar un “protocolo de respuesta temprana” tan pronto como la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) determine que un huracán con categoría 4 o 5 impactará la zona.

El protocolo ha sido diseñado y sería ejecutado por parte de los socios de esta iniciativa: la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas de México (CONANP), la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Centro Regional de Investigación (CRIAP) del Instituto Nacional de Pesca de este país, y las ONG, TNC y Oceanus.

Esos “primeros auxilios” se basan en acciones como desenterrar el coral que queda sepultado, retirar los trozos muertos, recolocar los individuos en su posición original, pegar los trozos rotos con un cemento especial, o sellar corales rajados para que no los devoren las algas, detalla la investigadora de CRIAP, Claudia Padilla.

Aunque la mayor parte de la restauración se lleva a cabo en el mar, hay partes de la colonia que han de ser trasladadas al “hospital” de corales de CRIAP en Puerto Morelos para su recuperación o posterior plantación.

Comparte:
X