10 Apr 2018 - 6:44 p. m.

Denuncian mortandad de peces en Santander

En solo dos semanas ciudadanos que viven cerca del río Carare y del río Sogamoso han reportado eventos similares. Pescadores piden investigar.

-Redacción Medio Ambiente

Según advierte el periódico Vanguardia Liberal,  comunidades ribereñas cercanas al río Carare en Santander han denunciado una nueva mortandad de peces que vienen registrando desde la semana pasada.

En palabras de los pobladores, hay una mancha blancuzca en el río que puede estar causando la mortandad. "Desde enero el agua se tornó de un color diferente. Históricamente, en los tres primeros meses de cada año el río bajaba sus niveles. Se apreciaban playas y agua cristalina. Este año no. En enero bajó el caudal, pero el agua permaneció oscura, con un tono diferente al que estábamos acostumbrados", dijo un poblador del corregimiento de Puerto Araújo al diario bumangués.

Lo preocupante es que la mortandad no frena en este sector, pues pescadores de otros corregimientos como Palmas de Guayabito, también vienen denunciando el mismo problema. En un solo día los pobladores han llegado a encontrar hasta 40 libras de pescado descompuesto en la orilla del río. Peces de gran tamaño como el bagre rayado y el bagre sapo han sido encontrados muertos.

Ante esto, en palabras de la Vanguardia Liberal, el concejal de Cimitarra, Liévano Téllez, envió un informe a la Corporación Autónoma Regional de Santander y a la Secretaría de Planeación de Cimitarra para que inicien una investigación. Razón por la que los funcionarios de estas entidades se dirigirán a la zona para conocer cuál puede ser la causa de la mortandad de peces, que los ribereños creen que puede estar relacionada con algún tipo de actividad minera.

Igualmente, el 7 de abril de la semana pasada pescadores del corregimiento La Playahan reportaron la aparición de peces muertos sobre el río Sogamoso. Específicamente, a cuatro kilómetros abajo de las turbinas que descargan el líquido de la Central Hidroeléctrica del Sogamoso (Hidrosogamoso), operada por Isagén. Por medio de un comunicado, la empresa  ya advirtió que la culpa no es de la hidroeléctrica, ya que no han agregado ningún elemento químico ni realizado descargas en la central desde el 2016, y que ya avisaron a la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales sobre el inconveniente.

Comparte:
X