Publicidad

Descubrieron dos especies de topo que vivían hace 3 millones de años en la montaña

El descubrimiento se reportó en las montañas del este de Turquía.

12 de agosto de 2023 - 04:28 p. m.
Los nuevos topos, llamados Talpa hakkariensis y Talpa davidiana tatvanensis, pertenecen a un grupo familiar de mamíferos subterráneos que comen invertebrados que se encuentran en Europa y Asia occidental.
Los nuevos topos, llamados Talpa hakkariensis y Talpa davidiana tatvanensis, pertenecen a un grupo familiar de mamíferos subterráneos que comen invertebrados que se encuentran en Europa y Asia occidental.
Foto: UNIVERSIDAD DE PLYMOUTH

Los científicos han identificado dos tipos de topos que se cree llevan viviendo en las montañas del este de Turquía desde hace unos 3 millones de años.

Los nuevos topos, llamados Talpa hakkariensis y Talpa davidiana tatvanensis, pertenecen a un grupo familiar de mamíferos subterráneos que comen invertebrados que se encuentran en Europa y Asia occidental (Lea también: Las serpientes están muriendo en las carreteras, pero eso no es lo más grave).

Si bien solo se encuentra una especie, Talpa europaea, en Gran Bretaña, más al este hay varios topos diferentes, muchos de los cuales tienen rangos geográficos muy pequeños.

Los investigadores, utilizando tecnología de ADN de vanguardia, han confirmado que las nuevas formas son biológicamente distintas de otras en el grupo.

Ambos habitan regiones montañosas en el este de Turquía y pueden sobrevivir en temperaturas de hasta 50°C en verano y ser enterrados bajo dos metros de nieve en invierno (No se pierda: Prevén que la temporada de huracanes del Atlántico 2023 sea “por encima de lo normal”).

El estudio, publicado en Zoological Journal of the Linnean Society, fue realizado por investigadores de la Universidad Ondokuz Mayis (Turquía), la Universidad de Indiana (EE. UU.) y la Universidad de Plymouth (Reino Unido).

El autor principal, David Bilton, profesor de Biología Acuática en la Universidad de Plymouth, ha sido anteriormente responsable de identificar casi 80 nuevas especies de animales, particularmente insectos, y dijo que los nuevos descubrimientos fueron notables por varias razones.

“Es muy raro encontrar nuevas especies de mamíferos hoy en día”, dijo en un comunicado. “Solo hay alrededor de 6.500 especies de mamíferos que se han identificado en todo el mundo y, en comparación, se conocen alrededor de 400.000 especies de escarabajos, con un estimado de 1 a 2 millones en la Tierra”.

Bilton explicó que los nuevos topos parecen similares a otras especies, ya que vivir bajo tierra impone ciertas limitaciones en la evolución del tamaño y la forma del cuerpo.

“En realidad, hay un número limitado de opciones disponibles para los topos. Nuestro estudio destaca cómo, en tales circunstancias, podemos subestimar la verdadera naturaleza de la biodiversidad, incluso en grupos como los mamíferos, donde la mayoría de la gente asumiría que conocemos todas las especies con las que compartimos el planeta”, continuó el científico.

Los descubrimientos significan que el número de topos euroasiáticos conocidos ha aumentado de 16 a 18, y cada uno tiene sus propias características genéticas y físicas distintas.

Para identificar sus últimos hallazgos, los investigadores estudiaron el tamaño y la forma de varias estructuras corporales, utilizando análisis matemáticos avanzados, que también les permitieron incluir especímenes recolectados en el siglo XIX que aún están disponibles en las colecciones de los museos.

Luego, un análisis complementario del ADN de los topos y una comparación detallada con especies conocidas confirmaron su carácter distintivo.

Como resultado, Talpa hakkariensis, que se encuentra en la región de Hakkari, en el sureste de Turquía, se identificó como una nueva especie de topo, muy distintiva en términos de morfología y ADN.

Talpa davidiana tatvanensis, que se encuentra cerca de Bitlis, también en el sureste de Turquía, también se identificó como morfológicamente distinta, pero se clasificó como una subespecie de Talpa davidiana. Identificada por primera vez en 1884, T. davidiana está catalogada como datos deficientes por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

El profesor Bilton agregó: “No tenemos ninguna duda de que las investigaciones adicionales revelarán una diversidad adicional, y que aún quedan más especies nuevas de topo por descubrir en esta región y en las adyacentes. En medio de los crecientes llamados para preservar la biodiversidad global, si buscamos proteger las especies, debemos sabemos que existen en primer lugar. A través de este estudio, hemos establecido algo así como un bolsillo oculto de biodiversidad y sabemos mucho más sobre las especies que viven dentro de él que antes. Eso será fundamental para los expertos en conservación y la sociedad en general, al considerar la mejor manera de administrar esta parte del planeta”.

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar