5 May 2020 - 1:32 p. m.

El “avispón asesino”, la plaga que inquieta a EE.UU. y amenaza a las abejas

Desde finales de 2019 llegó a Norteamérica un insecto que mide hasta 5 centímetros y que puede acabar con un panal de abejas en unas pocas horas. Aunque no es usual que suceda, múltiples picaduras pueden causar la muerte a un humano.

- Redacción Medio Ambiente

Los estadounidenses tienen una gran preocupación. Además del incremento de casos de COVID-19 (van más de 1 millón 180 mil infectados y casi 69 mil muertes en ese país), otra inquietud los tiene nerviosos: la llegada de una plaga que podría disminuir las poblaciones de abejas productoras de miel. (Lea Registran el lagarto más pequeño del mundo en el parque Tayrona)

Se trata de la Vespa mandarinia, un insecto que fue identificado por primera vez a finales del año pasado y que poco a poco se ha expandido por territorio estadounidense. Puede medir hasta 5 centímetros y, aunque no es usual que suceda, puede causar la muerte a un ser humano si lo pica en repetidas ocasiones. El “avispón asesino” es como lo llaman. También suele ser conocido como el “avispón gigante asiático”. (Descifran la historia evolutiva de los leones)

“Son como algo sacado de una caricatura de monstruos", le dijo a la BBC Susan Cobey, criadora de abejas del Departamento de Entomología de la Universidad Estatal de Washington. En Japón, de donde son originarias, se registran cada año entre 30 y 50 víctimas mortales por su picadura. 

Aún no es muy claro cómo llegó a Estados Unidos. Es posible que haya llegado primero a Canadá en algún cargamento. Allí fue visto por primera vez en Columbia Británica y, con el tiempo, arribó al Estado de Washington. 

Aunque solo se ha reportado su presencia en un par de ocasiones, los entomólogos se están preparando para lo peor. ¿El motivo? "Las reinas hibernan en invierno y no salen de casa durante ese tiempo, normalmente. Ahora es la época del año en la que creemos que comenzarán a salir y a establecer nuevas colonias", aseguró a la BBC el Departamento de Agricultura del Estado de Washington (WSDA, por sus siglas en inglés).

La gran preocupación es que, pese a que esa especie se alimenta de la savia de frutas, entre su menú también se encuentran las abejas productoras de miel. Suelen decapitarlas con sus poderosas pinzas para luego llevar los cuerpos a donde sus crías. De hecho, basta un par de horas para que destruyan un panal por completo. 

Se trata de un gran problema si se tiene en cuenta otro ingrediente: entre 1947 y 2017 las poblaciones de las abejas melíferas, claves en procesos de polinización, se desplomó. Pasó de 6 millones a 2,5 millones.

Comparte: