6 Nov 2020 - 12:48 p. m.

El cambio climático está causando cambios masivos en los animales del Ártico

Una investigación publicada en la revista Science, que recopila datos desde 1991, muestra cómo el fenómeno climático está afectando los comportamientos de varias especies.

Con información de Europa Press

Un artículo publicado este jueves en la revista Science y firmado por más de cien científicos muestra cómo, debido al cambio climático, los animales que viven en el Ártico han sufrido un gran cambio de comportamiento. Esta región “está entrando en un nuevo estado ecológico, con consecuencias alarmantes para la humanidad”, apuntan los autores. (Lea Lanzan estrategia para proteger al jaguar en 14 países)

Para llegar a esa conclusión, los científicos, encabezados por Sarah C. Davidson, del Departamento de Ingeniería Civil, Ambiental y Geodésica, Universidad Estatal de Ohio (EE.UU.) y del Departamento de Migración del Instituto Max Planck de Comportamiento Animal (Alemania), recopilaron más de 200 estudios de rastreo de animales terrestres y marinos desde 1991 hasta el presente. En ellos se han rastreado los movimientos de más de 8.000 especies que muestran que varias especies están cambiando sus comportamientos y esto podría afectar su capacidad para alimentarse, aparearse y sobrevivir.

“Lo que obtuvimos es este enorme conjunto de datos que puede decirnos cómo está evolucionando el comportamiento de los animales frente al cambio climático”, explica Gil Bohrer, profesor de ingeniería civil, ambiental y geodésica en la Universidad Estatal de Ohio, quien desarrolló la base de datos y es otro de los autores principales del artículo.

La base de datos, según dice, permite a los investigadores compartir su trabajo con otros científicos, lo que potencialmente ahorra dinero y tiempo y, por primera vez, permite a los ecólogos identificar y localizar datos recopilados por otros en cualquier parte del Ártico y utilizar datos compartidos para evaluar Movimientos a largo plazo y a gran escala de múltiples especies de una fuente de datos común.

Los científicos saben que el Ártico se está calentando. Las temperaturas promedio han aumentado alrededor de 2,3 grados desde la década de 1970, según muestra una investigación. Y las primaveras más tempranas, los inviernos más cálidos, la reducción del hielo y el aumento del desarrollo humano están afectando el comportamiento de los animales.

Junto con los detalles de la base de datos, el artículo incluye los resultados de tres estudios basados en los datos que muestran cambios de comportamiento a largo plazo y a gran escala en los comportamientos de águilas reales, osos, caribúes, alces y lobos.

Los ecologistas han estado observando especies individuales y animales individuales durante años, pero hasta la realización de este trabajo, no existía una fuente completa para recopilar los datos recopilados a lo largo del tiempo por agencias académicas, privadas y gubernamentales. La base de datos está alojada en Movebank, una plataforma de investigación y colaboración para el movimiento de animales, desarrollada y alojada en el Instituto Max Planck, en Alemania.

Pero, recopilar, limpiar y sintetizar los datos en una base de datos fácil de usar implicó navegar las fronteras políticas, las políticas de las instituciones de investigación individuales y 30 años de notas de miles de investigadores.

Pero reunir toda esta información en un solo lugar era importante, explica Bohrer. Sin la base de datos, los científicos de todo el mundo tendrían dificultades para cuantificar los efectos a largo plazo del cambio climático y otras actividades humanas en los animales en todo el Ártico.

“Los ecologistas están haciendo lo mejor que pueden, pero a menudo, los datos de seguimiento de movimiento se perderían: los investigadores se retiran o se trasladan a otras posiciones, el disco duro termina perdiéndose, el cuaderno de investigación se pierde o se desecha, y luego esos datos se pierden desaparecido”, apunta Bohrer.

“Y el seguimiento de animales es muy difícil de hacer, por lo que un proyecto de investigación podría abarcar un puñado de animales, tal vez decenas como máximo. Cada etiqueta de movimiento de animales cuesta cientos, y a veces miles de dólares, y es necesario capturar el animal y seguirlo. Es mucho trabajo y mucho dinero”, señala.

Un estudio, por ejemplo, comparó los movimientos de más de 100 águilas reales entre 1993 y 2017 y descubrió que las aves inmaduras que migran hacia el norte en la primavera llegaron a esa región antes después de un invierno suave, lo que indica que las temperaturas más cálidas pueden empujarlas a migrar antes.

Otro estudio rastreó a más de 900 hembras de caribú entre 2000 y 2017 y encontró que más manadas del norte están dando a luz a principios de la primavera, mientras que las fechas de parto de las poblaciones del sur no han cambiado.

Una tercera investigación analizó las velocidades a las que los osos, caribúes, alces y lobos se movieron por la región de 1998 a 2019 y encontró que esas especies se movían a diferentes velocidades dependiendo de las temperaturas estacionales, la lluvia y la nieve del invierno.

Comparte:
X