23 Jul 2020 - 12:19 a. m.

El cambio climático está empujando a los osos polares a la extinción

Los osos polares (Ursus maritimus) requieren hielo marino para capturar focas y se espera que disminuyan en todo el rango a medida que continúan el calentamiento global y la pérdida de hielo marino.

Los osos polares (Ursus maritimus) requieren hielo marino para capturar focas y se espera que disminuyan en todo el rango a medida que continúan el calentamiento global y la pérdida de hielo marino.

La estimación de cuándo las diferentes subpoblaciones probablemente comenzarán a disminuir no ha sido posible hasta la fecha porque los datos que vinculan la disponibilidad de hielo con el rendimiento demográfico no están disponibles para la mayoría de las 19 subpoblaciones de osos polares que habitan desde los mares de Alaska hasta Siberia.

Por eso, investigadores de la University of Toronto Scarborough publicaron un estudio en la Nature Climate Change, que trata de hacer el cálculo de cuándo comenzarán a declinar las poblaciones de osos polares del mundo. Calcularon el número de días que los osos polares pueden ayunar antes de que el reclutamiento de cachorros y / o la supervivencia de los adultos se vean afectados y disminuyan rápidamente.

“Nuestro modelo captura las tendencias demográficas observadas durante 1979-2016, mostrando que los umbrales de impacto de reclutamiento y supervivencia ya pueden haberse excedido en algunas subpoblaciones. También sugiere que, con las altas emisiones de gases de efecto invernadero, la reproducción y la supervivencia en declive abrupto pondrán en peligro la persistencia de todas las subpoblaciones del Ártico, excepto algunas, para el año 2100″, escriben los autores.

De acuerdo con el New York Times, incluso si las emisiones se redujeran a niveles más moderados, todavía perderemos algunas, especialmente algunas de las poblaciones más meridionales, por la pérdida de hielo marino. El destino de los osos polares ha sido durante mucho tiempo un punto crítico en el debate sobre el cambio climático causado por el hombre, utilizado por científicos y ambientalistas, así como por negadores en sus argumentos.

Según estimaciones aproximadas, hay unos 25,000 osos polares en el Ártico. Su hábitat principal es el hielo marino, donde cazan focas esperando que salgan a la superficie en los agujeros en el hielo. En algunas áreas, los osos permanecen en el hielo durante todo el año, pero en otras el derretimiento en primavera y verano los obliga a desembarcar.

Los osos polares están oficialmente “en vía de extinción” desde 2015. Una reevaluación mundial de los osos polares indica que la pérdida de su hábitat de hielos marinos debida al calentamiento climático es la principal amenaza a la supervivencia de la especie a largo plazo, según la última actualización de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN).

Los osos polares son importantes para los medios de subsistencia de los pueblos indígenas y, como depredadores situados en la cúspide de la cadena alimenticia, desempeñan un papel esencial en el mantenimiento del equilibrio de los ecosistemas en la región ártica. Se suman a la pérdida de la capa de hielos otros riesgos, tales como la contaminación, la exploración de recursos y los cambios en el hábitat inducidos por el desarrollo. La explotación petrolífera en el Ártico, por ejemplo, conlleva una amplia gama de amenazas, desde los derrames de petróleo hasta una mayor interacción entre los osos y los seres humanos.

Comparte:
X