Publicidad
4 Jun 2022 - 12:31 a. m.

El glifosato también afecta a las colonias de abejas

Un estudio publicado en la revista Science indica que las abejas expuestas al herbicida tienen menos posibilidades de poder mantener su colonia a la temperatura adecuada para la reproducción, unos 32°C. Esto, a largo plazo, puede ser “un problema masivo” para la reproducción, sostienen los investigadores detrás de la publicación.
La temperatura adecuada a la que deben estar las abejas es de unos 32°C.
La temperatura adecuada a la que deben estar las abejas es de unos 32°C.
Foto: Mauricio Alvarado Lozada

El pasado 31 de mayo, la Agencia Europea de Sustancias Químicas (ECHA por sus siglas en inglés) indicó que la clasificación del glifosato como cancerígeno “no está justificada”, pero que mantenía su clasificación como herbicida tóxico para la vida acuática. Aunque estudios previos habían establecido que glifosato no es mortal para animales como las abejas, un nuevo estudio publicado en la revista Science indica que el herbicida, de hecho, puede representar un problema “masivo” para la reproducción de las colonias, como dijo la bióloga y coautora Anja Weidenmüller al portal Phys.org.

En épocas o contextos de escasez de recursos, la exposición a largo plazo de glifosato hace que las colonias tengan menos probabilidad de mantener la colonia a la temperatura óptima de necesitan para el desarrollo de las crías, es decir, entre 30-35° centígrados. El estudio reveló que las colonias expuestas al herbicida pudieron mantener la temperatura de la colmena por encima de 28°C durante un 25 % menos de tiempo que las abejas no expuestas. “Eso puede tener efectos masivos en el crecimiento de las colonias”, dijo al respecto Weidenmüller. (También puede leer: Políticas actuales traerán un colapso climático catastrófico: exlíderes de la ONU)

La bióloga explicó que, cuando las colonias tienen suficiente néctar disponible, este actúa como una especie de combustible para mantener a las crías en una temperatura constante de aproximadamente 32°C. “Así como los humanos mantenemos la temperatura de nuestro cuerpo constante, los animales de una colonia muestran una homeostasis colectiva en la regulación de la temperatura de sus crías”, explicó al portal Phys.org. La alta temperatura es muy importante para asegurar que la colonia se pueda reproducir rápidamente. Así que, incluso un leve retraso en este proceso podría ser grave, aún más si la colmena no encuentra suficientes recursos.

“La combinación de escasez de recursos en paisajes agrícolas despejados y los plaguicidas, por lo tanto, pueden representar un enorme problema para la reproducción de colonias”, dijo Weidenmüller. El estudio se llevó a cabo examinando 15 colonias, que fueron divididas en dos por una malla de alambre, con una mitad expuesta al glifosato en los niveles observados en los campos. (Le puede interesar: Los Alpes blancos se están volviendo verdes, ¿por qué?)

Para la bióloga, vale la pena que se haga una mejor revisión de los efectos de herbicidas en las vidas o comportamientos de los animales. Usualmente, explica, se examina si los animales mueren uno o dos días después de entrar en contacto con la sustancia. Los efectos subletales, es decir, los que no son letales pero se pueden ver en “la fisiología o el comportamiento de los animales, puede tener un impacto negativo significativo y debe tenerse en cuenta en cuenta cuando se aprueben plaguicidas en el futuro”, indicó la investigadora.

🌳 📄 ¿Quieres conocer las últimas noticias sobre el ambiente? Te invitamos a verlas en El Espectador. 🐝🦜

Síguenos en Google Noticias