18 Jul 2018 - 3:09 a. m.

El largo camino hacia el aire limpio en Colombia

El Ideam presentó el informe de la contaminación del aire en Colombia 2017. Bogotá y Medellín continúan siendo los casos más inquietantes.

Maria Paula Rubiano

Ómar Franco, director saliente del Ideam, se mostró satisfecho ante los periodistas, académicos y ciudadanos que asistieron a la presentación del quinto informe sobre la calidad del aire en Colombia. La entidad que dirige no solamente entregó los datos del año 2017 en tiempo récord —seis meses antes de lo esperado—, sino que la información recopilada demostró que al menos los 19 municipios que hoy miden el aire que respiran van por buen camino.

El informe del Ideam recogió más de tres millones de datos provenientes de 204 estaciones de monitoreo. Había expectativa, pues en la entrega del pasado informe, el Ministerio de Ambiente presentó la nueva Norma Nacional de Calidad del Aire, que endureció los estándares de calidad, y se temía que los municipios se rajarían con esta nueva normativa. No obstante, al menos en 2017, el 88 % de las estaciones pasaron la prueba.

El avance es claro: en 2016, apenas el 65 % cumplió con la normativa. Asimismo, la mayor parte de las estaciones registraron concentraciones aceptables de material particulado menor a 10 micras (PM 10) y a 2,5 micras (PM 2,5). En el caso del PM 10, el 92 % de las estaciones superaron la prueba y tan sólo seis se rajaron. Para el PM 2,5, el 73,2 % de las estaciones que miden este polvillo fino registraron concentraciones dentro de la ley. Sólo cinco lugares —de los cuales cuatro están en el Valle de Aburrá— se corcharon (ver infografía).

Si bien estas son buenas noticias, Franco fue cauteloso y aclaró que Colombia todavía está lejos de cumplir con los estándares de calidad de aire que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS), incluidos en la legislación que Minambiente presentó en diciembre pasado.

Esa norma, la 2254 de 2017, se construyó para que la exigencia en la calidad del aire vaya aumentando de manera gradual hasta igualar los niveles de las normativas más exigentes del mundo en 2030. “Si hoy fuera 2030, ninguna, absolutamente ninguna de nuestras estaciones cumpliría las concentraciones legales”. En ese sentido, la tarea que queda todavía es grande.

Para cumplirla hay varias acciones urgentes. La primera de ellas es terminar de instalar estaciones en los 46 municipios que tienen más de 150.000 habitantes, pero que no hacen seguimiento del estado de su aire. Entre ellos hay municipios tan importantes como Tunja, Cúcuta, Buenaventura, Sincelejo y Barrancabermeja. Otras siete ciudades deben instalar más estaciones de monitoreo.

También es urgente aumentar el número de estaciones que tienen la tecnología para medir el material particulado menor a 2,5 micras, que según la OMS es el más peligroso de todos los contaminantes, pues su tamaño es tan pequeño que se filtra sin problema hasta los rincones de pulmones y vías respiratorias y está relacionado con cáncer y otras enfermedades potencialmente mortales. En este momento, 89 de las 204 estaciones instaladas son capaces de medir este material (42 más que en 2016).

Al mismo tiempo es necesario que el Ministerio de Ambiente unifique la forma como las entidades, tanto públicas como civiles, reportan la contaminación atmosférica, además de entender con detalle qué es lo que estamos respirando los colombianos. Para ello, esa cartera diseñó la guía para la elaboración de inventarios de emisiones atmosféricas y, de acuerdo con Paula Cárdenas, funcionaria del Minambiente, en diciembre de este año estará listo el primer inventario nacional de emisiones.

Asimismo es necesario que el Mintransporte se vincule de forma activa con esta política. En Colombia, el 80 % de la contaminación proviene de la flota vehicular. Para eso, señaló el viceministro Willer Eliberto Guevara, ambos ministerios están ajustando los últimos detalles del Conpes de aire limpio, la hoja de ruta que esperan dejar lista antes que del cambio de gobierno.

Ese documento, tal como explicó Guevara, contiene “los pasos que debe seguir el país para cumplir la meta al año 2030, indica quiénes son los responsables de hacerla realidad y qué estrategias deben seguirse, y da pistas para que las entidades empiecen a gestionar los recursos para el cumplimiento de la meta”.

Las acciones prioritarias, de acuerdo con el Ministerio de Ambiente, tienen que ver con la renovación del parque automotor y dar incentivos al uso de combustibles más limpios y la eliminación del diésel como combustible. También busca promover tecnologías con cero emisiones que ayudarían a cumplir las metas de cambio climático que se trazó el país para el año 2030.

 

 

 

Comparte:
X