En vivo
Enrique Vives: juez dicta medida de aseguramiento en centro carcelario
Después de escuchar las intervenciones de todas las partes, la juez Olmis Cotes dictó medida de aseguramiento en centro carcelario en contra de Enrique Vives. El empresario es acusado de atropellar a siete jóvenes, (seis muertos y un menor herido), en el sector de Gaira, Santa Marta. Vives tendrá que enfrentar juicio desde la cárcel.
Después de escuchar las intervenciones de todas las partes, la juez Olmis Cotes dictó medida de aseguramiento en centro carcelario en contra de Enrique Vives. El empresario es acusado de atropellar a siete jóvenes, (seis muertos y un menor herido), en el sector de Gaira, Santa Marta. Vives tendrá que enfrentar juicio desde la cárcel.
Minimizar
9 Dec 2020 - 11:12 p. m.

“El mundo camina hacia un aumento de temperatura superior a los 3°C”, ONU

“El mundo todavía está en camino de un aumento catastrófico de la temperatura superior a los 3 grados para final de siglo” con relación a la era preindustrial, informó este miércoles la Organización de las Naciones Unidas (ONU) luego de la presentación de su informe anual sobre la Brecha de Gases de Efecto Invernadero 2020.

Tres días antes de una cumbre que pretende dar un nuevo impulso a los compromisos internacionales del Acuerdo de París para mantener el calentamiento global por debajo de 2°C, y preferiblemente del 1,5°C en comparación con la era preindustrial, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) vuelve a lanzar un mensaje de alarma.

“El mundo todavía está en camino de un aumento catastrófico de la temperatura superior a los 3 grados”, informó este miércoles luego de la presentación de su informe anual sobre la Brecha de Gases de Efecto Invernadero 2020.

Según el informe, en el 2019, y por tercer año consecutivo, las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI) aumentaron y se situaron en un máximo histórico. A pesar de que la crisis del COVID-19 ralentizó temporalmente la emisión de dióxido de carbono (C02) a la atmósfera en 2020, el mundo todavía camina hacia un aumento catastrófico. Para mantener la esperanza de limitar el calentamiento global a 1,5°C, se tendrían que reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 7,6% por año, cada año desde 2020 a 2030.

De acuerdo con los datos presentados, desde 2010 las emisiones de GEI que causan el calentamiento global (sin contar las producidas por el uso de la tierra, de las que no se tiene datos confiables y son más variables) han registrado un crecimiento promedio anual de 1,3% -cuando deberían estar reduciéndose-. Además, en 2019, el aumento fue más pronunciado y alcanzó un 2,6% (equivalente a 59,1 gigatoneladas o miles de millones de toneladas más que en 2018).

“Las emisiones fósiles de dióxido de carbono (CO2), que se producen a partir de combustibles fósiles y carbonatos, representan el grueso de las emisiones totales de GEI con el cambio de uso de la tierra (65%) y, por consiguiente, de la escalada de las emisiones de gases de efecto invernadero. Los datos preliminares apuntan a que las emisiones fósiles de CO2 alcanzaron en el 2019 un nivel sin precedentes: 38 GtCO2e (rango de ±1,9)”, señala el informe. El Programa para el Medio Ambiente explica que para que el calentamiento global se estabilice, es imprescindible que la reducción en las emisiones se mantenga con vistas a llegar a las cero emisiones netas de dióxido de carbono. Situar a los gases de efecto invernadero en el cero neto provocará la cúspide del calentamiento global y su descenso a partir de entonces.

Aunque la pandemia del covid-19 detuvo gran parte de la economía mundial y las actividades humanas durante varios meses, provocando una caída en las emisiones de cerca del 7%, lo cierto es que las concentraciones atmosféricas de GEI siguen aumentando, por lo que este fenómeno no supondrá una contribución de peso a la reducción de emisiones a largo plazo: solo se habría evitado alrededor de 0,01°C de calentamiento para el 2050. Si se cumplieran todos los compromisos del Acuerdo de París, se estima que para final de siglo la trayectoria del calentamiento será 3,2°C superior a niveles preindustriales, por lo que se hacen urgentes medidas y reducciones más drásticas.

“El único contexto en el que las proyecciones muestran una disminución sustancial de las emisiones mundiales de GEI para 2030 es el que se materializaría si la recuperación económica tras la COVID-19 se tratase como una oportunidad para promover una descarbonización de enjundia. Estas circunstancias podrían traducirse en que las emisiones mundiales de GEI se situaran en 44 GtCO2e para el 2030, 15 GtCO2e menos (algo más del 25%) que en la situación anterior a la COVID-19 en cuanto a políticas vigentes”, resalta el informe.

Por su parte, los emisores principales se mantienen a lo largo de la última década: China, Estados Unidos, La Unión Europea (con Reino Unido) y la India contribuyen al 55% de las emisiones totales. Si a estos se les suman las emisiones de la Federación de Rusia, Japón y el transporte internacional, el porcentaje de emisiones alcanzaría el 65%. De hecho, solo los países miembros del G20 generan el 78% del total de las emisiones.

Una reactivación verde

Detrás de este sombrío panorama, la ONU espera que la pandemia sirva de lección y que el mundo ponga en marcha una verdadera “reactivación verde”.

Esta debería incluir un apoyo directo y masivo a las infraestructuras y tecnologías descarbonizadas, una reducción de los subsidios a los combustibles fósiles, el cierre de las centrales eléctricas de carbón, el desarrollo de “soluciones basadas en la naturaleza” y la reforestación a gran escala, entre otros.

Esto permitiría “reducir las emisiones previstas para 2030 hasta un 25% sobre la base de las políticas anteriores al covid-19” y daría un 66% de posibilidades de contener el calentamiento por debajo de 2°C.

La ONU señaló que “la equidad” en los esfuerzos será “central”, pues las emisiones del 1% de la población mundial más rica representan el doble de las de la mitad más pobre.

Tim Gore, responsable clima de Oxfam International, llamó a “un relanzamiento verde” y Jennifer Morgan, directora de Greenpeace International pidió a los gobernantes “probar que hacen todo lo posible” cumpliendo los compromisos del acuerdo de París.

Comparte: