6 Sep 2020 - 6:13 p. m.

El proyecto fotográfico que busca visibilizar a los pequeños productores de Soacha

“Pan pal arte” es el nombre del proyecto del fotógrafo Santiago Rodriguez, que busca dar a conocer el trabajo de pequeños productores agrícolas del municipio de Soacha.

Redacción Ambiente

Medio Ambiente

Santiago Rodríguez fue uno de los ganadores del programa de estímulos “Eche pa´ la casa” del Idecut; una convocatoria que busca que artistas, gestores, investigadores, artesanos y creadores de Cundinamarca creen contenidos culturales y artísticos desde sus hogares.

El fotógrafo de 26 años presentó un proyecto que tituló “Pan pal arte” y que surgió a partir de una pregunta: ¿Cómo los fotógrafos y artistas pueden ayudar y aportar a las comunidades en medio de la pandemia?

Durante sus seis años de trayectoria como creador de imágenes se ha interesado por visibilizar lo que ocurre en Soacha, su pueblo natal y con el proyecto que presentó a la convocatoria pretende continuar con esa labor. (Le puede interesar: Los niños colombianos que sueñan con ser fotógrafos de aves)

“He visto cómo los campesinos han arriesgado su vida durante la pandemia para llevar alimentos a las plazas y gracias a su trabajo decenas de frutas y verduras han llegado a las mesas de los colombianos; por eso, decidí ayudarles mejorando la imagen con la que ellos están vendiendo lo que producen” afirma Rodríguez.

Sergio Avelino, quien tiene un criadero de corderos en la vereda El Charquito, municipio de Soacha, fue uno de los productores que se vio beneficiado por el proyecto fotográfico.

“Sergio se enfoca en el mejoramiento de razas de corderos para la adaptación en climas fríos y algunos de los ejemplares que vende han sido premiados por la calidad de su especie”, afirma Rodríguez.

Este fotógrafo Soachuno asegura que, en la mayoría de los casos, los pequeños productores no tienen los conocimientos necesarios para realizar imágenes que den cuenta de la calidad de los productos que están vendiendo; además, denuncia que muchas veces la parte más grande de los ingresos se queda en los intermediarios.

“Los productores son los que se espinan las manos recogiendo las cosechas, también se encargan del transporte y gracias a su trabajo es que estos alimentos llegan a nuestras casas, pero los intermediarios se quedan con la parte más grande de los ingresos. Yo espero que con mis fotos las personas los contacten directamente a ellos y así las ganancias de su trabajo aumenten”, explica Rodríguez.

Gerardo Flores, otro campesino de Soacha que hace parte del proyecto, produce arveja y mora. Cada una de las 120 libras de mora que produce en tres días se vende en el mercado en unos 2.000 pesos, pero de ese monto a Gerardo sólo le llegan 300, según cuenta el fotógrafo.

Por su parte, los hermanos Morales tienen distintos productos en sus pequeñas huertas y en este momento están comercializando curuba en la vereda Alto de la Cruz.

Rodríguez asegura que quiere continuar visibilizando a los pequeños productores del pueblo que lo ha visto crecer y para eso seguirá buscando fondos que le permitan continuar con su proyecto fotográfico.

Comparte:
X